Los secretos de tu fecha de nacimiento

19 señales de que estás en una relación kármica

Los amas. Los odias. Te arde el corazón y se te revuelven las tripas ante su proximidad.

Bienvenido al mundo de las relaciones kármicas.

Un segundo te ríes y al siguiente te gritas.

Únete al reto de "21 DÍAS DE SANACIÓN ESPIRITUAL"

Consiste en realizar 21 meditaciones guiadas, una por día.;

Las meditaciones guiadas ya están grabadas, luego de la compra se te dará acceso inmediato y de por vida a ellas.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Imagen publicitaria del paquete de llamas gemelas
Un minuto te abrazas, al siguiente, juras que podrías matarlos.

Y sin embargo, a pesar de los altibajos, siempre pareces volver a la pegajosa telaraña de miel de tu relación con ellos.

Todos experimentamos al menos una relación kármica en la vida: es parte de nuestra vocación espiritual.

Pero la pregunta es: ¿cómo sabemos si una determinada relación es kármica? ¿Cuál es el propósito de las relaciones kármicas? ¿Y es saludable permanecer en una o no?

Remontándose a la antigua filosofía oriental, una relación kármica describe una conexión entre dos personas que se ha reavivado en esta vida desde una encarnación anterior (es decir, una vida pasada).

Por la razón que sea, la relación que tuvimos en esa encarnación pasada arrastra “asuntos pendientes” y cuestiones no resueltas. Así, en esta vida, tenemos la tarea de limpiar ese karma para el enriquecimiento y la evolución del Alma.

Otra forma de decirlo es que las relaciones kármicas son vínculos creados entre las Almas de individuos que, antes de nacer en este mundo, acordaron resolver sus asuntos. (También se conoce como la creación de un “Contrato de Alma”).

Tanto si crees en la reencarnación como si no, las relaciones kármicas (como mínimo) pueden verse como oportunidades para aprender importantes lecciones de vida.

Y no, las relaciones kármicas no sólo se dan entre amantes, también se dan entre amigos, familiares, hijos e incluso compañeros de trabajo.

¿Relaciones de llama gemela + alma gemela = relaciones kármicas?

Puede que a estas alturas te preguntes si las relaciones de llama gemela o de alma gemela son relaciones kármicas.

Mi respuesta es que a veces lo son, pero normalmente no lo son.

En nuestro artículo sobre las almas y las llamas gemelas, describimos la diferencia fundamental entre estas dos conexiones de vital importancia.

Para resumir:

Las almas gemelas son personas en nuestras vidas con las que conectamos a un nivel profundo.

Una conexión de alma gemela es suave, profunda y fácil. (Como tal, es poco probable que sea kármica).

Una llama gemela, en cambio, es el espejo de nuestra alma.

Una conexión de llama gemela se siente intensa y transformadora: su propósito es ayudarnos a pasar por la integración y la transformación espiritual.

Es común confundir las relaciones kármicas con las conexiones de llamas gemelas. A veces, ambas van de la mano. Sin embargo, en general, una relación de llama gemela está diseñada para ayudarnos más que para perjudicarnos.

De nuevo, hay una fina línea entre la ayuda y el daño. A veces, por ejemplo, algo que nos perjudica puede acabar ayudándonos, y viceversa.

Pero, por lo general, es fácil distinguir entre las relaciones de llama gemela/alma gemela y las relaciones kármicas.

Una relación kármica huele a tabaco almizclado. Una relación de alma gemela huele a rosas y jazmín. Y una relación de llama gemela huele a incienso y mirra.

Así que cuando se trata de distinguir entre estas relaciones es útil recordar que hay una diferencia entre una lección kármica y una relación kármica.

Si tu relación es como una montaña rusa sin parar, probablemente sea kármica. Pero si tienes discusiones y dramas de vez en cuando (¿qué relación no los tiene?) probablemente sea una lección kármica que estás aprendiendo.

Despertar espiritual y relaciones kármicas

En el centro de las relaciones kármicas se esconde un gran y reluciente rubí rojo. El tesoro que hay que encontrar debe ganarse, y puede llevar tiempo, paciencia y una tremenda humildad.

El regalo del que hablo es la evolución espiritual (involución) y la maduración del alma.

Las relaciones kármicas son la puerta de entrada a un crecimiento más profundo, a la expansión y a la libertad. Por muy irritantes y molestas que sean, son una oportunidad para volver a la Verdad de Quienes Somos.

Pero esta oportunidad de despertar no llega fácilmente. ¿Quién dijo que lo sería?

La naturaleza de la vida es que debe haber fricción para crecer. Un polluelo debe picotear para salir del cascarón. Una plántula debe salir de la tierra. Un recién nacido debe salir del vientre materno apretando y gritando.

Nosotros también debemos pasar por este proceso de tensión y liberación, de muerte y renacimiento.

Y, sin embargo, a pesar de la sangre, el sudor y las lágrimas, al final nos damos cuenta de que nuestro dolor nunca ha disminuido nuestra esencia, sino que la ha forjado. Nuestros egos pueden estar destrozados, pero nuestras almas nunca pueden ser tocadas.

Tal vez esa sea la mayor lección espiritual de las relaciones kármicas: nos abren al poder del Amor a través de la puerta de dejar ir.

Nos recuerdan quiénes somos realmente.

Todos hemos visto cómo se desarrollan las relaciones kármicas en la literatura y la mitología.

Romeo y Julieta, Tristán e Isolda, Catalina y Heathcliff: todas estas historias kármicas nos enseñan algo.

Pero puede ser difícil saber si estamos en una relación kármica o no. Y si es así, qué hacer a continuación.

A continuación, se presentan algunas señales útiles a las que hay que prestar atención, escritas principalmente para quienes tienen relaciones románticas kármicas. (Pero ten en cuenta que no todas las relaciones kármicas son románticas):

Te sientes irresistiblemente atraído por ellos

En el momento en que os conocisteis, ambos tuvisteis una conexión instantánea. Era como si estuvieran magnetizados el uno al otro. Todo parecía tan misterioso y predestinado. O los odiabas o los amabas al principio, no había término medio.

Son adictivos

A medida que los conocías, caías más en la madriguera del conejo. Hay algo en ellos que te embriaga, como una mezcla adictiva de chocolate, vino y heroína. No puedes tener suficiente de ellos. Mantenerse alejado es como pasar por un síndrome de abstinencia.

Experimentar una montaña rusa de emociones

Cuanto más tiempo pasas a su lado, más se dispara tu vida emocional. Oscilas entre el amor, el odio, la lujuria, el asco, la risa y la rabia. Los altos son muy altos, y los bajos son muy bajos.

Dramas constantes

Al igual que vuestras emociones rebotan hacia arriba y hacia abajo, también lo hace la relación. Parece que ambos atraéis o creáis drama y jugáis a juegos inconscientes el uno con el otro.

Algo no funciona

Tus instintos comienzan a activarse y una sensación de pesadez, incomodidad o temor se asienta en la boca del estómago. En el fondo, no puedes quitarte de encima la sensación de que algo está muy mal en tu relación. Tratas de ignorar esta sensación, descartándola como paranoia o tontería.

No te sientes seguro

Ser auténticamente vulnerable con ellos te da miedo de verdad. ¿Se les puede confiar tu precioso corazón? En realidad, no sabes si puedes confiar en ellos debido a su historial.

Cuando te abres, no pueden mantener el espacio para ti. O bien están demasiado absortos en sus propios problemas o bien te rechazan de plano. Al final, no te sientes lo suficientemente seguro como para ser tú mismo a su lado.

El sexo es increíble

Sexualmente, tenéis una conexión caliente, intensa y salvaje. Nunca has experimentado un sexo tan increíble en tu vida. Y sin embargo, después, hay algo que falta. La conexión es deliciosamente carnal, pero también adictiva, ya que te mantiene atascado en el mismo lugar de siempre.

Ciclos y patrones repetitivos

Los mismos patrones negativos siguen apareciendo por mucho que creas que los has “trabajado” juntos. O ellos no están cumpliendo con su parte de la relación o tú no lo estás haciendo.

Por ejemplo, si uno de los dos ha tenido una aventura, lo más probable es que haya sucedido varias veces y que continúe. Incluso las pequeñas irritaciones siguen surgiendo de forma cada vez más provocativa y exasperante.

Problemas de comunicación

Seamos sinceros, los dos no son los mejores comunicadores. Hay muchas suposiciones tácitas, prejuicios, juicios y conclusiones rápidas. Cuando habéis intentado comunicaros abiertamente, no ha funcionado como pretendíais, por mucho que lo intentéis.

Enfado y rabia

En cualquier momento, los dos sois como fósforos esperando a ser encendidos. Uno de vosotros tiende a embotellar esa ira (que se convierte en rabia), y el otro tiende a explotar cada vez que se producen irritaciones. Los dos tenéis una forma especial de sacarle las castañas del fuego al otro.

Sacan lo peor de ti

Vuestros seres en la sombra (es decir, el lado oscuro) disfrutan bailando con el otro y a menudo te choca su comportamiento y el tuyo propio. A veces te quedas preguntando “¿Quién soy yo/quiénes son ellos realmente?”. A pesar de que sacan lo peor de ti, no puedes imaginar la vida sin ellos. Simplemente no quieres dejarlos ir.

Drenaje de energía y agotamiento

Estar en esta relación es agotador. Te sientes mental y emocionalmente agotado a su lado, pero lo más probable es que te culpes por estos sentimientos.

La verdad es que, si te sientes perpetuamente agotado, el proceso de dejar ir ya se ha iniciado. La relación simplemente no está destinada a durar, y eventualmente te sentirás obligado a dejarlo.

Tu moral y tus valores están a prueba

Toleras un comportamiento que nunca soportarías en otra persona. Tal vez permites una de sus adicciones o adoptas una ética turbia. Sea cual sea el caso, tu carácter está a prueba.

¿Qué estás dispuesto a tolerar? ¿Dónde trazas el límite? ¿En qué momento dices que no?

Autosabotaje y autodestrucción

Extrañamente, es como si ambos se sintieran atraídos por intentar sabotear la felicidad del otro. Puede ser un comentario sarcástico fuera de lugar o un acto de malicia en toda regla.

El resultado es que a menudo se sienten como competidores, no como un equipo que se apoya. Hay una oscuridad subyacente en su conexión, y uno (o ambos) tienden a volverse más autodestructivos.

Codependencia unilateral

En el fondo, sientes que tu felicidad depende únicamente de la de ellos. Cualquier cosa que digan, piensen o sientan sobre ti es inmediatamente tomada como la verdad del evangelio. Mientras tú das-da-da, ellos toman-da-da (o viceversa). Y en última instancia, todo tu sentido de autoestima se basa en la forma en que se comportan.

Las cosas empiezan a estancarse

En algún momento, te sientes estancado. Tu relación se siente como si estuviera encallada en un grueso pozo de alquitrán. Intentas dar dos pasos hacia delante, pero te ves arrastrado diez pasos hacia atrás. La ira, la amargura, la ansiedad y la depresión no tardan en aparecer. Te aterra la idea de dejar esta relación, pero la sientes muerta. No sabes qué hacer.

Intenso deseo de respuestas

Frágil, agotado y desconectado, empiezas a buscar respuestas. ¿Por qué esta relación te produce tanto dolor? ¿Cómo podéis resolver vuestros problemas juntos?

Cuando empiezas a buscar en el alma, comienzas a evolucionar. Empiezas a recuperar un sentido de auto-soberanía. En muchos sentidos, estás empezando a evolucionar al siguiente nivel, aunque esto significa que tienes que dejarlos atrás. Una división entre el deseo de quedarse y el deseo de irse se construye dentro de ti.

Lucha por dejar ir

En realidad, sabes que esta relación no es saludable para ti. Sin embargo, no puedes soltar la idea de que estáis “destinados a estar juntos para siempre”. Y además, salir por tu cuenta te parece aterrador y abrumador.

Puede que decidas dejarlo, pero de nuevo te sientes atraído por ellos. El ciclo seductor y tóxico continúa.

Mientras que algunas personas pueden “cortar el cordón” y terminar el contrato del alma, otras siguen repitiendo el ciclo de aguantar y dejar ir muchas veces antes de la liberación emocional.

Reconectar con el amor y dejar ir

Al final, las lecciones se han aprendido. El karma se ha limpiado. A través del poder del amor, el perdón y una sólida dosis de establecimiento de límites, eres capaz de rendirte y dejar ir tu relación kármica. Este proceso puede ocurrir en tu vida o en una futura, dependiendo del trabajo interior que se realice.

¿Debes quedarte?

Mi respuesta es que depende.

En primer lugar, ¿se trata de una relación kármica o de otro tipo de relación con lecciones kármicas?

Como escribí anteriormente en este artículo, si tu relación es como una montaña rusa sin parar, probablemente sea kármica.

Pero si tenéis discusiones y dramas de vez en cuando (¿qué relación no los tiene?) probablemente sea una lección kármica que estáis aprendiendo.

En segundo lugar, nada es blanco o negro. No todas las relaciones kármicas están destinadas a terminar, pero la mayoría sí.

¿Está la otra persona haciendo el trabajo? ¿Está comprometida con el crecimiento y el cambio? Si es así, procede con cautela. Puede que merezca la pena quedarse.

Si la otra persona no está creciendo o evolucionando o no está comprometida con el cambio, es mejor terminar esa relación.

Cómo dejar ir una relación kármica

Aquí tienes una guía:

  • Acude a otras personas en busca de apoyo mental, emocional y espiritual: estamos programados biológicamente para buscar consuelo en la presencia de otras personas, así que intenta llamar (o construir) una red de apoyo
  • Decide cómo te vas a despedir: ¿cuál es la forma más sana y rápida de decirles adiós?
  • Practica el amor propio y el perdón: esto te permitirá amarlos y perdonarlos.
  • Sé agradecido y decidido – reflexiona sobre lo que agradeces aprender y sé sólido en tu convicción de marcharte
  • Escucha algunas meditaciones curativas para nutrirte espiritualmente
  • Un trabajo de respiración guiada podría ayudarte a liberar las “cuerdas kármicas” que os conectan a los dos
  • Practica activamente el dejar ir y dejar ser
  • Escucha profundamente y déjate llevar por tus sentimientos
  • Comienza a construir los cimientos de tu nueva vida
  • Y recuerda ser amable contigo mismo y estar orgulloso de lo lejos que has llegado.

Llamas gemelas y almas gemelas:

Aprende a forjar un amor verdadero, profundo y duradero de llama gemela y alma gemela, sin importar en qué etapa te encuentres, empezando ahora mismo. Este libro es para cualquiera que busque encontrar y crear una relación auténtica, satisfactoria y despierta.
Botón de descarga


Las relaciones kármicas pueden darse entre nosotros y la pareja, los padres, los hijos, los amigos o cualquier persona, de hecho, que forme parte de nuestra vida.

Estas relaciones ofrecen una enorme iluminación y la oportunidad de evolucionar espiritualmente. Pero el crecimiento del Alma es a menudo una aventura ardua y peligrosa.

Y, sin embargo, como muchas cosas en la vida, las relaciones kármicas son a la vez trágicas y hermosas indicaciones de nuestra Verdadera Esencia que florece a través del poder del amor.

Espero que esta guía te haya ayudado. Por favor, siéntete bienvenido a compartir cómo tu relación kármica ha enriquecido finalmente tu vida.

¿Sigue buscando el propósito de su vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - USD$0.00