Qué crea la ansiedad y cómo podemos sanar y aliviar nuestro dolor

Los secretos de tu fecha de nacimiento

“Debajo de cada comportamiento hay un sentimiento. Y debajo de cada sentimiento hay una necesidad. Y cuando satisfacemos esa necesidad, en lugar de centrarnos en el comportamiento, empezamos a ocuparnos de la causa, no del síntoma.” ~Ashleigh Warner

¿Te has preguntado alguna vez qué es lo que crea la ansiedad y por qué hay tanta gente ansiosa?

La ansiedad no sólo proviene de un pensamiento que tenemos, sino que viene del interior de nuestro cuerpo: de nuestro patrón interno, donde el trauma no resuelto, la vergüenza profunda y las experiencias dolorosas siguen “corriendo”.

A menudo proviene de falsas creencias subyacentes que dicen: “Algo está mal en mí, soy defectuoso, soy malo, estoy equivocado, no pertenezco”.

La ansiedad puede ser muy incomprendida porque no es sólo un síntoma, sino que a menudo proviene de lo que ocurre subconscientemente como resultado de experiencias pasadas, sobre todo de cuando éramos seres pequeños. Y sí, el cuerpo lleva la cuenta y recuerda aunque la mente no lo haga.

La ansiedad es a menudo una señal/experiencia que ocurre automáticamente desde nuestro sistema nervioso. Son emociones/sensaciones que nos hacen saber que no nos sentimos seguros con nosotros mismos, con la vida, con la persona con la que estamos o con la situación en la que nos encontramos. Es nuestro niño interior diciendo: “Oye, necesito un poco de amor y atención”.

Tal vez, en lugar de culparnos, avergonzarnos o hacernos sentir mal o equivocados por experimentar ansiedad, podemos ser más compasivos y cuidadosos, sabiendo que a menudo proviene de un profundo dolor no resuelto.

Tomar un medicamento o aliviar los síntomas puede ayudar a aliviar la ansiedad, pero ¿realmente estamos curando la causa “de raíz”? ¿Nos tomamos el tiempo necesario para comprender lo que nos transmite la ansiedad? ¿De dónde viene realmente y qué nos está mostrando sobre lo que necesitamos?

Muchas personas viven con ansiedad pero ni siquiera son conscientes de ello. Nuestra mente y nuestro cuerpo no están tranquilos, y puede que intentemos calmarlos estando ocupados, comiendo en exceso, bebiendo alcohol, navegando por Internet, fumando, comprando compulsivamente, superando los objetivos o trabajando constantemente.

Desde que tengo uso de razón me he sentido ansioso. No me sentía seguro ni en casa ni en la escuela. Me sentía diferente a los demás niños; en cierto modo, era un marginado.

Estaba muy solo, y la comida se convirtió en mi compañera y en mi mecanismo de supervivencia. Cuando comía, sentía que me calmaba. Me daba una forma de concentrarme en otra cosa para evitar mis sentimientos dolorosos, y también me ayudaba a sobrellevar los gritos o la ignorancia de mi familia.

A los ocho años empecé a sufrir mareos, que eran otra forma de ansiedad que se manifestaba en mi cuerpo. Mis padres me llevaron al médico, que me revisó los oídos y me hizo otras pruebas, pero no pudo encontrar nada malo en mí físicamente.

Eso es porque los mareos no eran causados por algo físicamente malo en mi cuerpo, sino que eran el resultado del miedo y la ansiedad que estaba experimentando. Tenía miedo de todo y de todos, tenía miedo de vivir y de ser.

Experimentaba un pánico extremo. No sabía cómo ser, y nadie me consolaba cuando tenía miedo; en cambio, mi padre me llamaba “bebé grande”.

Cuando tenía diez años, mis padres empezaron a dejarme sola en casa, a veces por la noche, lo que me daba mucho miedo, y yo lloraba y me sentaba en la puerta esperando a que entraran. Cuando lo hacían, no había ningún reconocimiento. Sólo decían: “Vete a la cama”.

No satisfacían mis necesidades de conexión; mis necesidades de ser escuchada, amada, vista y aceptada; o mis necesidades de seguridad y consuelo cuando estaba herida y asustada. Por eso, experimenté un pánico y una ansiedad graves. No sabía cómo estar conmigo misma cuando esos sentimientos se producían, lo que ocurría constantemente.

Entonces, cuando tenía trece años, mi médico me dijo que me pusiera a dieta. Empecé a tener miedo a la comida y a hacer ejercicio para calmar mi ansiedad. No sabía que haría ejercicio compulsivo, hasta el punto de agotamiento, diariamente, durante los siguientes veintitrés años de mi vida.

No podía quedarme quieta ni un minuto. Si lo hacía, mi corazón se aceleraba y mi cuerpo sudaba y temblaba. Mi trauma afloraba y no sabía cómo estar. La única forma de sentirme bien era moviéndome constantemente y estando ocupada.

También me autolesionaba y limitaba mi ingesta de alimentos, así que a los quince años ingresé en mi primer hospital por anorexia, depresión, corte/suicidio y ansiedad.

¿Había realmente algo malo en mí? No, sólo era un ser humano asustado que intentaba desesperadamente sentirse amado, aceptado y en paz con lo que era. Sólo quería sentirme segura de alguna manera.

No me daba cuenta de lo que estaba pasando en ese momento, y las personas que me estaban “tratando” no entendían la verdadera curación. Se limitaban a aliviar los síntomas, lo que nunca se ocupaba de mi dolor interno, del trauma en el que mi mente/cuerpo estaba atrapado.

En el fondo, vivía con la idea de que había algo malo en mí, que no era un ser humano suficientemente bueno, que no encajaba en la sociedad. Tenía una identidad basada en la vergüenza y trataba de reprimir mi dolor y mis heridas.

Estaba atrapada en el miedo y preocupada por el futuro y por lo que me ocurriría. Intentaba tomar las decisiones “correctas”, pero hiciera lo que hiciera mi padre me llamaba fracasado. No es de extrañar que estuviera tan ansiosa todo el tiempo. No podía cumplir las normas sobre cómo debía ser según mi familia y la sociedad, y nunca me sentía segura.

Cuando tuve la edad suficiente, empecé a trabajar y descubrí que cuando ganaba dinero, por fin me sentía digno, lo que aliviaba temporalmente mi ansiedad.

Esto se convirtió en una obsesión, y me convertí en una adicta al trabajo, basando mi identidad en mis ingresos y tratando de probarme a mí misma a través de mis ganancias.

También ocultaba mis pensamientos, sentimientos y necesidades porque nunca sabía, cuando era niña, si me castigarían por hacer, decir o pedir algo. Esto me dejó con muchas necesidades insatisfechas y con continuos sentimientos de ansiedad.

¿Cómo puede alguien vivir así? No se puede. No es vivir, es correr. Es tratar de pasar el día, pero luego llega el día siguiente y el pánico se instala, y la rutina comienza de nuevo. Vivir probando, autopreservándose y tratando de encontrar una manera de sentirse seguro: qué vida, ¿eh?

También tuve que lidiar con la ira que mi familia proyectaba sobre mí por “ser un cachorro enfermo”. Decían que estaba arruinando a la familia, por no hablar de todo el dinero que mis padres se gastaron en tratamientos que nunca me ayudaron a mejorar. Eso molestó mucho a mi padre y me hizo sentir culpable.

Todo ese pánico, el miedo, la culpa, la vergüenza, el dolor -sentir que no era lo suficientemente buena, que no era digna de ser amada- se producía de forma inconsciente, y como intentaba reprimir lo que realmente sentía, experimenté el síntoma de la ansiedad, así como la depresión, los trastornos alimentarios, los cortes y otras formas de autolesión.

Muchas personas tienen estos sentimientos pero hacen un gran trabajo para encubrirlos a través de medios físicos. Internamente, están en guerra.

Por eso comparto mi historia: Sé que hay otras personas que también sienten esto. Si este es tu caso, por favor, sé amable y gentil contigo mismo.

Ten en cuenta que, sean cuales sean tus mecanismos de supervivencia o de afrontamiento, no eres malo ni te equivocas; de hecho, eres muy inteligente y has encontrado una forma de ayudarte a sentirte seguro.

Y, si estás experimentando ansiedad, por favor, sabe que no es tu culpa; es la forma en que tu sistema nervioso está respondiendo a lo que está sucediendo interna y externamente.

A veces la ansiedad puede significar que nos importa mucho y que estamos en una situación o con una persona que significa mucho para nosotros. Queremos que nos quieran y nos acepten, por lo que nos sentimos ansiosos por intentar hacer y decir las cosas correctas, lo que dificulta que nos expresemos con autenticidad.

La ansiedad también puede ser una respuesta de nuestro sistema nervioso que nos hace saber que estamos en situaciones peligrosas o que nuestras necesidades de pertenencia, seguridad y amor no están siendo satisfechas. Sin embargo, hay una diferencia entre una amenaza real y una amenaza percibida basada en un patrón neurológico obsoleto derivado de experiencias traumáticas del pasado.

La verdad es simple: todos tenemos algo de ansiedad -es parte del ser humano-, pero cuando la ansiedad aparece en nuestra vida diaria y es extrema, como lo fue para mí, puede ser útil notarla con compasión y amor para que podamos hacer algo de sanación interior.

Empecé a sentirme a gusto abrazando la parte de mí que experimentaba ansiedad, escuchando por qué se sentía como se sentía y dándole lo que necesitaba; esto se llama curación del niño interior, re-paternidad amorosa.

Empecé a sentirme tranquila cuando hice de la ansiedad mi amiga y la vi como un mensajero de mi interior. Al tomarme el tiempo de escuchar, vi cómo la ansiedad me estaba sirviendo; a veces realmente necesitaba protección o un cambio de percepción, o hablar o salir de una situación, y sólo lo supe escuchando.

Cuando empecé a amarme y aceptarme incondicionalmente -mis inseguridades, mis imperfecciones, mi forma de ser salvaje, mi expresión libre, auténtica y loca, las formas en que amo y me preocupo profundamente y las cosas que me asustan- me volví verdaderamente libre.

Todos hemos sido condicionados a ser de una determinada manera para ser amados y aceptados, y esto a menudo crea una desconexión con la esencia amorosa de nuestra alma y puede hacer que estemos ansiosos con las falsas ideas de que no somos lo suficientemente buenos y que hay algo malo en nosotros.

Para aquellos de nosotros que también experimentamos un trauma -el trauma de no ser escuchados, vistos o consolados cuando estábamos asustados o heridos, o de no tener nuestras necesidades satisfechas cuando éramos pequeños, o de ser golpeados física o emocionalmente-, es comprensible que nos sintamos inseguros y ansiosos.

Cuando nos encontramos en situaciones que desencadenan nuestra ansiedad, debemos respirar profundamente y preguntarnos:

¿De qué tengo miedo?

¿Qué me está provocando esta experiencia?

¿Qué estoy sintiendo y qué estoy creyendo que es verdad sobre mí mismo, el otro y/o lo que está sucediendo?

¿Es realmente cierto?

¿Qué necesito? ¿Cómo puedo dármelo a mí mismo?

Una cosa que me ha ayudado mucho es la idea de que no se trata realmente del problema o de la otra persona, sino de cómo me siento, de lo que creo que significa y de lo que está pasando internamente, ya que todos vemos el mundo a través de nuestros propios filtros, creencias y percepciones.

Encontramos facilidad con la ansiedad cuando la hacemos nuestra amiga, nos relacionamos con ella y respondemos a ella en lugar de hacerlo desde ella, y nos ofrecemos compasión en lugar de juicio.

Encontramos facilidad con la ansiedad cuando nos perdonamos por traicionarnos a nosotros mismos para conseguir amor y aprobación y/o nos perdonamos por los errores del pasado, viendo lo que podemos aprender de ellos y cómo podemos cambiar.

Encontramos alivio a la ansiedad cuando nos arriesgamos y nos hacemos pequeñas promesas a diario, lo que nos ayuda a aprender a confiar en nosotros mismos y en nuestras decisiones, para no sentirnos ansiosos cuando no hay nadie cerca para ayudarnos.

Encontramos tranquilidad con la ansiedad cuando nos damos cuenta de que no hay nada malo en nosotros, y nos tomamos el tiempo para descubrir qué expectativas irreales estamos tratando de cumplir para ser un “ser humano suficientemente bueno”.

Encontramos facilidad con la ansiedad cuando tenemos un lugar seguro para compartir nuestros miedos, vergüenza e inseguridades, de modo que ya no tenemos que reprimir esa energía.

Encontramos tranquilidad con la ansiedad cuando nos damos cuenta de la “guerra” entre nuestra mente y nuestro corazón, nuestro condicionamiento y nuestro verdadero ser.

También encontramos facilidad con la ansiedad cuando la vemos como algo positivo. Debido a mi ansiedad, soy empático y sensible a mis propios sentimientos y necesidades y a los de los demás. Esto me ayuda a entender lo que necesito, así como lo que mis amigos, clientes y otras personas necesitan y lo que están experimentando internamente.

Encontramos tranquilidad con la ansiedad cuando entendemos lo que la está causando internamente; expresamos, procesamos y resolvemos nuestra rabia, herida, vergüenza y dolor; y ofrecemos a esas partes de nosotros mismos compasión, amor y una nueva comprensión.

Encontramos tranquilidad con la ansiedad cuando hacemos una pausa, respiramos profundamente, ponemos las manos en el corazón y decimos: “Estoy a salvo, soy amado”. Esto calma nuestro sistema nervioso y nos devuelve al momento presente.

Encontramos alivio a la ansiedad cuando experimentamos una reconexión con la esencia amorosa de nuestra alma; aquí es donde experimentamos un verdadero regreso a casa, una integración amorosa.

Si eres alguien que ha experimentado un trauma, por favor no te obligues a sentarte con tus sentimientos a solas. Encuentra a alguien que pueda apoyarte amorosamente en tu curación, alguien que pueda ayudarte a trabajar con esas partes de ti que están sufriendo para sentirse seguras, amadas, escuchadas y vistas.

Ah, y una cosa más, por favor, sé amable y gentil contigo misma. Eres un alma preciosa y hermosa, y mereces que te sostengan con compasión y amor.


¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.