¿Alguna vez te has preguntado qué secretos esconde tu fecha de nacimiento? ¿Quieres descubrir tu verdadero propósito en la vida y desatar todo tu potencial? ¡Nuestra Carta Natal Numerológica es la clave que has estado buscando!

Imagina tener una guía personalizada que revela las vibraciones únicas de tus números personales. Desde tus talentos innatos hasta los desafíos que te esperan, cada aspecto de tu vida está escrito en el lenguaje universal de los números.

Con nuestra Carta Natal Numerológica, recibirás:

✨ Análisis Detallado: Descubre las influencias de tu fecha de nacimiento y nombre.
✨ Potencial Oculto: Identifica tus fortalezas y talentos innatos.
✨ Desafíos Personales: Conoce los obstáculos y cómo superarlos.
✨ Guía Personalizada: Consejos prácticos para alinear tu vida con tu verdadero propósito.

Cada carta es elaborada cuidadosamente por expertos numerólogos, ofreciendo una experiencia transformadora y precisa. Ya sea que estés en una encrucijada o busques un nuevo comienzo, nuestra Carta Natal Numerológica te brinda la claridad que necesitas para tomar decisiones con confianza.

No dejes pasar la oportunidad de conocerte a ti mismo en un nivel más profundo. Haz tu pedido hoy y empieza a escribir el siguiente capítulo de tu vida con certeza y propósito.


maldición de mala suerte

Algunas personas que consultan por primera vez a videntes de renombre creen a veces que las muchas cosas desafortunadas que les han sucedido se deben a una “maldición familiar” o a un “maldición de mala suerte“. Aunque puede parecer que a ciertas personas y a sus familias les ocurren más cosas desafortunadas de las debidas, a veces a través de varias generaciones, este tipo de superstición suele ser una reacción exagerada ante acontecimientos vitales desafiantes y, con demasiada frecuencia, una mera excusa para evitar la responsabilidad personal por las propias elecciones.

Un ejemplo famoso de una supuesta maldición familiar es el de la familia Kennedy, que sufrió una serie de extraños accidentes, muertes prematuras, asesinatos y varios otros contratiempos y calamidades, incluyendo varias relaciones románticas malogradas que empezaron muy bien, pero luego dieron un giro para peor y terminaron en tragedia y desastre.

Siempre que leo para un cliente que cree que está “maldito” de alguna manera, le aconsejo que culpar a una supuesta “maldición” de los retos y adversidades de su vida nunca resolverá sus problemas, ni le ayudará a crear una vida mejor en el futuro.

A veces, las personas no están preparadas ni abiertas a examinar con honestidad su propia parte en la creación de ciertos acontecimientos de la vida a través de sus elecciones y decisiones de libre albedrío. Cuando una relación termina mal, por ejemplo, es mucho más fácil y conveniente simplemente imaginar: “Oh, bueno, probablemente estoy maldito en el departamento de amor. Mientras tanto, las banderas rojas de esta relación estaban ondeando alto y brillante desde el principio, pero querían tan desesperadamente una relación que ignoraron las primeras señales de advertencia.

Si escucháramos a nuestro instinto y a las personas que realmente se preocupan por nosotros, experimentaríamos más a menudo la bendición de la buena fortuna, en lugar de la “mala suerte”. El espíritu siempre nos advierte a tiempo cuando estamos tomando malas decisiones en la vida y nos dirigimos al desastre. Algunos de estos mensajes vienen por cortesía de nuestra intuición y guía interior, otros se nos revelan en sueños, señales, sincronicidades y lecturas psíquicas, y algunas advertencias nos llegan a través de nuestros amigos y familiares. Lamentablemente, algunas personas echan la culpa de todo a la “mala suerte” o a las “maldiciones”, ya que prefieren creer que han sido maldecidos antes que asumir cualquier responsabilidad personal aceptando que han hecho una mala elección o una mala decisión.

Las personas que creen que tienen mala suerte crean mala suerte. Los que creen que son muy afortunados, que el mundo es un lugar generoso y lleno de gente de confianza, viven exactamente en ese tipo de mundo ~ Chris Prentiss

Una de mis amigas viaja cada año a Grecia para visitar a su familia durante unos meses. En cada visita, recorre las tiendas locales para comprar los ojos malignos más grandes que pueda encontrar. El mal de ojo se conoce como mati en la cultura griega. Este amuleto se ha convertido en un tradicional regalo de cumpleaños que ella me hace. Ahora, sin revelar mi edad, digamos que he reunido una buena colección.

Sigue leyendo 👉  Terminar la relación tóxica con mi madre fue un acto de amor propio

Se dice que los amuletos del mal de ojo protegen a la persona que los lleva. Mi amiga cree que los necesito por toda la casa y en el coche, mirando por todas las ventanas. Mi amiga incluso cree que los ojos malignos son un regalo ideal para un nuevo bebé, para protegerlo de futuros daños. Los tengo por todas partes y son un divertido tema de conversación. El más grande que tengo es del tamaño de una pizza mediana.

Tradicionalmente, los amuletos del mal de ojo son de cristal azul. Algunos son de oro y plata, pero se puede utilizar casi cualquier material, incluso cartón. Lo que cuenta no es el material con el que están hechos, sino la intención que uno pone en él para apantallar y proteger la energía.

Tu competencia no son otras personas, sino el tiempo que matas, la mala voluntad que creas, los conocimientos que dejas de aprender, las conexiones que no construyes, la salud que sacrificas en el camino, tu incapacidad para generar ideas, las personas que te rodean y que no apoyan ni aman tus esfuerzos, y cualquier dios que maldigas por tu mala suerte ~ James Altucher

El único poder metafísico que tiene realmente cualquier objeto es el poder de la intención que hay detrás de él. Del mismo modo, si aceptas la idea de una maldición y sientes que te han echado una, lo más probable es que se convierta para ti en una realidad experimentada. Cuando una persona cree que le han echado una maldición, esto erosiona su confianza y promueve un miedo infundado. Esto puede convertirse en una devastadora profecía autocumplida. Si siempre estás esperando que el zapato caiga… finalmente lo hará.

Sigue leyendo 👉  Este ejercicio de 20 minutos puede tratar la depresión y la ansiedad mejor que los medicamentos

Una “maldición de la mala suerte” es tan poderosa como el miedo supersticioso y la mentalidad calamitosa de su víctima. Nosotros creamos nuestra propia realidad. Si estás convencido de que te han echado una maldición de mala suerte, lo más probable es que encuentres la manera de crear mala suerte para ti mismo con las decisiones que tomes. Pero si crees que se te ha enviado la intención de la buena suerte, lo más probable es que busques y encuentres lo bueno en cada situación.

Publicaciones Similares