¿Alguna vez te has preguntado qué secretos esconde tu fecha de nacimiento? ¿Quieres descubrir tu verdadero propósito en la vida y desatar todo tu potencial? ¡Nuestra Carta Natal Numerológica es la clave que has estado buscando!

Imagina tener una guía personalizada que revela las vibraciones únicas de tus números personales. Desde tus talentos innatos hasta los desafíos que te esperan, cada aspecto de tu vida está escrito en el lenguaje universal de los números.

Con nuestra Carta Natal Numerológica, recibirás:

✨ Análisis Detallado: Descubre las influencias de tu fecha de nacimiento y nombre.
✨ Potencial Oculto: Identifica tus fortalezas y talentos innatos.
✨ Desafíos Personales: Conoce los obstáculos y cómo superarlos.
✨ Guía Personalizada: Consejos prácticos para alinear tu vida con tu verdadero propósito.

Cada carta es elaborada cuidadosamente por expertos numerólogos, ofreciendo una experiencia transformadora y precisa. Ya sea que estés en una encrucijada o busques un nuevo comienzo, nuestra Carta Natal Numerológica te brinda la claridad que necesitas para tomar decisiones con confianza.

No dejes pasar la oportunidad de conocerte a ti mismo en un nivel más profundo. Haz tu pedido hoy y empieza a escribir el siguiente capítulo de tu vida con certeza y propósito.


Terminar la relación tóxica con mi madre

“Está bien dejar ir a aquellos que no pudieron amarte. Los que no supieron hacerlo. Los que ni siquiera lo intentaron. Está bien superarlos, porque eso significa que llenaste el espacio vacío en ti con amor propio en su lugar. Los estás superando porque estás creciendo en ti. Y eso está más que bien, es algo que hay que celebrar”. ~Angelica Moone

Me enseñaron a amar a mi familia y a aceptar el amor que me dan. Con el paso del tiempo y la llegada de la madurez, empecé a dudar de este tipo de amor incuestionable. El estrés emocional y mental crónico de la relación con mi madre salió a la luz tras el nacimiento de mi hija menor.

Ya no podía evitar y aceptar sin más una relación tóxica y vacía de emoción y afecto. Empecé a mirar la relación familiar disfuncional con ella a través de los ojos de un nuevo padre y empecé a ver las cosas de forma diferente.

Empecé a hacerme preguntas como “¿alguna vez trataría a mi hijo a propósito con tanta indiferencia y lo despreciaría tan cruelmente?”. Muchas otras preguntas que me hice se encontraron con un “no”. Entonces, ¿por qué aceptaba este comportamiento? ¿Por qué permitía que este estrés constante ocupara tanta energía en mi vida?

Puedo mirar atrás y ver ahora que estaba esperando un gran gesto mientras ansiaba recibir sentimientos maternales de amor y seguridad. Mi niña interior esperaba el amor de la persona que la había engendrado, pero el adulto que hay en mí ve que el amor que realmente necesitaba era el amor por mí misma.

Los muros de la lealtad familiar incuestionable se derrumbaron a mi alrededor hace unos cinco años. Mi marido y yo habíamos estado viviendo en la zona de la bahía y sentíamos firmemente que sería bueno criar una familia cerca de la familia. Así que, antes del nacimiento de nuestro hijo menor, decidimos, tras quince años de vivir en California, mudarnos al otro lado del país, a Connecticut.

Sigue leyendo 👉  6 maneras de dar las gracias a quienes nos hieren para poder trascender nuestro sufrimiento

Durante nuestros planes de mudanza, me aferré a la ilusión de que si vivía más cerca, mi madre querría formar parte de nuestras vidas. Incluso me llamó mientras empaquetaba las últimas cajas de la mudanza para decirme lo emocionada que estaba de que volviéramos a mudarnos y que no podía esperar a visitarnos siempre. Nunca vino a visitarnos; me había hecho la ilusión de que quería formar parte de nuestras vidas.

El golpe de gracia fue cuando me llamó de improviso en su viaje desde Florida, donde pasa las vacaciones en invierno, para decirme que planeaba hacer una visita rápida de camino a Massachusetts. Me dio un marco de tiempo en cuanto a cuando ella estaría llegando.

A medida que pasaba la semana, no llamaba ni me visitaba. Sin embargo, tres meses después recibí un mensaje inesperado para saludarla, que no reconocía el plan anterior de visita.

Después de este último acto de indiferencia, tomé la decisión de que no podía seguir permitiendo el daño y la manipulación. ¿Qué estaba enseñando a mis hijos sobre los límites si no estaba creando límites saludables?

Mi terapeuta me preguntó una vez: “¿Irías a comprar a una tienda de ropa para hacer la compra? Cuando respondí que no, me di cuenta de que no lo haría, así que ¿por qué esperaba algo diferente de mi madre?

Una vez leí que las personas pueden cambiar, pero las personas tóxicas rara vez lo hacen. Las personas tóxicas, según este adagio, rara vez cambian. Porque si alguien no acepta la responsabilidad de sus actos y carece de conciencia de sí mismo, ¿cómo puedes esperar que cambie su forma de actuar? El cambio que yo esperaba no era que ella cambiara, sino mi voluntad de cambiar.

Sigue leyendo 👉  Protege tu energía con estos poderosos collares de protección espiritual

Al principio, me cuestioné mi decisión de poner fin a esta relación. ¿Era cruel por mi parte no permitir que mis hijos conocieran a su abuela? Sin embargo, al mismo tiempo me di cuenta de que ella no formaba realmente parte de nuestras vidas.

Desenredar este vínculo tóxico ha sido un acto de amor propio. Para mí misma, para mi niña interior que aún está sanando, y para mis hijos, para que puedan ser testigos de que su madre se ama a sí misma lo suficiente como para dejar de permitir que otra persona la dañe.

Desde que tomé esta decisión, mi familia ha intentado hablar conmigo sobre mi decisión. Me han contado historias de cómo sus amigos cortaron su relación con un miembro de la familia y se arrepintieron después de su muerte. Cuando llegue ese momento, me lamentaré, me lamentaré por lo que nunca fue.

En lugar de aferrarme a esta relación tóxica, estoy enseñando a mis hijos mucho más poniendo fin al ciclo de abandono y creando límites saludables. Estoy enseñando a mis hijos a quererse a sí mismos.

Publicaciones Similares