8 señales de que no eres una mala persona, es tu trauma

Los secretos de tu fecha de nacimiento

El trauma no se parece a nada en el mundo, y nos hace actuar de formas que nunca habríamos soñado antes. Puede moldearnos y convertirnos en una persona que ya no reconocemos.

Lo más extraño del trauma es que nos afecta de múltiples maneras. Cuando se observan los síntomas del trastorno de estrés postraumático (TEPT) queda claro que los efectos del trauma pueden imitar una variedad de trastornos y malos comportamientos. Mientras que muchos pueden percibirlo erróneamente y pensar que es una mala persona o alguien manchado o tóxico, en realidad, si usted ha sido traumatizado, es mucho más probable que todavía esté sanando de su trauma.

Ahora bien, para ser claros, estas señales son más bien una explicación, no una excusa. Si reconoces que estás actuando de formas que no te sirven a ti o a los que amas, entonces también estás reconociendo que hay más trabajo que hacer en tu viaje de curación. Reconócelo y empieza a dar los pasos necesarios para encontrar la curación.

Aquí hay 8 señales de que no eres una mala persona, es sólo tu trauma.

Tienes grandes arrebatos de ira.

La más mínima cosa puede llevarte al borde de un ataque de ira. Las cosas pequeñas te agitan, y cuando te enfadas, te cuesta volver a bajar al centro. Aunque mucha gente puede malinterpretar esto, viéndote como una persona enfadada, no lo eres. Los traumas afectan a nuestro sistema nervioso central, que en última instancia puede desregular nuestros estados emocionales. Puede ser necesaria la terapia e incluso la medicación para superar este periodo de TEPT.

No confías fácilmente en los demás.

Después de haber sufrido un grave trauma, ya no ves el mundo con gafas de color de rosa. Ahora, todo el mundo que conoces es una persona potencialmente mala, hasta que demuestra lo contrario. Puede ser especialmente difícil confiar si tu trauma puede remontarse a alguien en quien confiabas de todo corazón.

Eres extremadamente precavido.

Siempre tienes la guardia alta y mantienes a la gente a distancia. Te cuesta conectar de verdad con los demás porque eso requiere que seas vulnerable, algo que te cuesta. Mucha gente que intenta acercarse a ti puede molestarse por esto, cuando en realidad, no entienden que quieres acercarte a ellos, simplemente estás aprendiendo a hacerlo de nuevo.

A veces te retraes socialmente.

De vez en cuando, te parece necesario alejarte de todo el mundo. No es porque no los quieras o no quieras estar cerca de ellos, sino porque estás completamente agotado emocional y físicamente. Algunos podrían tomarse esto a mal, pero si hubieran pasado por el mismo camino que tú, lo entenderían.

Saboteas tus relaciones.

Las cosas pueden ir muy bien en una relación, pero como te cuesta confiar en ella, cualquier cosa puede ser una señal de que las cosas se van a estropear. Así que, en lugar de permitir que eso ocurra, te encuentras saboteando las cosas, ya sea volviéndote demasiado pegajoso o distante. No hay un punto intermedio para ti.

Eres emocionalmente inestable.

Tus emociones y estados de ánimo cambian rápidamente y sin apenas activarse. A veces, puedes estar feliz en un momento, triste unos minutos después, y luego ansioso no mucho después. Cuando sientes emociones, éstas son intensas. No están bajo tu control, y eso causa problemas en tu vida social.

Siempre estás esperando que caiga el otro zapato.

Por muy bien que vayan las cosas en tu vida, siempre estás esperando que algo vaya mal. Como lo peor de lo peor ya ha pasado, sabes que algo malo puede ocurrir en cualquier momento. Para tratar de sortearlo o para protegerte, siempre estás en vilo.

Tienes problemas de abuso de sustancias.

Tiendes a hundirte en tus adicciones para hacer frente a la situación. Para algunos, esto puede ser el alcohol o las drogas duras. Pero en otros casos, también puede tratarse de atracones, juegos de azar, sexo, amor o adicciones a la adrenalina a las que se aferra. Este es a menudo el caso de las víctimas del trauma porque las adicciones proporcionan una satisfacción momentánea y un escape. Sin embargo, en última instancia, con las víctimas del trauma, ciertas adicciones sólo pueden hacer una bola de nieve y empeorar el trauma original.


¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.