El paso que te falta para hacer realidad tu sueño

Los secretos de tu fecha de nacimiento

Todos tenemos sueños, algunos realmente grandes. Y si nos tomamos en serio la realización de esos sueños, el siguiente paso lógico es fijar un objetivo, elaborar un plan y empezar a actuar.

Pero nos falta un paso muy importante en el camino de la creación de sueños.

Este paso es uno que, a mí, personalmente, me ha llevado dos décadas realizar. Y mi primera pista vino del libro de cuentos de mis hijos, ¡de todos los lugares!

"21 DÍAS DE LIMPIEZA ESPIRITUAL"

El reto consiste en realizar 21 meditaciones guiadas, una por día.

Las meditaciones guiadas en español ya están grabadas, luego de la compra se te enviará un correo con tu usuario y contraseña para tener acceso de por vida. Puedes realizar las meditaciones las veces que desees. Cada meditación dura aproximadamente 10 minutos.

INSCRIPCION: 25 dólares o su equivalente en tu moneda local.

QUIERO SANAR DE UNA VEZ

En las profundidades del océano vivía una ballena triste y solitaria que se pasaba los días buscando y buscando el siguiente objeto brillante, sin sentirse nunca completa o realizada en su búsqueda de más. Entonces, un día, al tropezar con un hermoso arrecife, un astuto cangrejo lo detiene y le pregunta:

“Eres la ballena que siempre quiere más. Pero, ¿para qué lo quieres realmente?”.

Parece que nos pasamos la vida fijando objetivos y planeando nuestros sueños, pero rara vez nos detenemos a preguntarnos para qué queremos esas cosas. ¿Para qué queremos el nuevo coche, el trabajo, el ascenso o la casa?

Si nos paráramos a pensar, y si fuéramos realmente sinceros con nosotros mismos, todos tendríamos una respuesta similar. Porque nuestros objetivos y sueños se reducen a menudo a la misma necesidad humana subyacente de significación: sentirse suficientemente bueno, valorado, validado, aceptado, amado o digno.

La mayoría de nuestras metas están esencialmente ligadas a nuestra necesidad de sentirnos lo suficientemente buenos a los ojos de los demás y de nosotros mismos.

El paso que falta para tener una meta sin ataduras

Tener una meta sin ataduras es el paso que falta en nuestro proceso de vivir los sueños. Es un paso tan importante por dos simples razones. Cuando tenemos objetivos que están unidos a la necesidad de ser lo suficientemente buenos, sólo podemos terminar con una de las dos fotos de la línea de meta:

Tú en el podio con la medalla de ganador alrededor de tu cuello, pero mirando a la siguiente medalla brillante para perseguir, sin estar satisfecho con tu logro.

Tú no cruzando la línea de meta, con un cartel de “soy un fracaso” alrededor de tu cuello, quedándote con un hambre aún mayor de validación y autoestima.

Dejar de buscar más sin fin

Al igual que en el libro infantil La ballena que quería más, un patrón típico es perseguir una meta tras otra, descubriendo que nunca estamos satisfechos durante mucho tiempo y tramando continuamente planes para el siguiente objeto brillante que perseguir.

Tiene todo el sentido del mundo cuando te das cuenta de que esas metas se forjan junto con la necesidad de significación, aceptación o validación. Porque si no satisfacemos primero esas necesidades y, en cambio, utilizamos nuestras metas para satisfacerlas, no hay coche, casa, ascenso o pareja que lo haga. Y siempre estaremos buscando esa próxima cosa para satisfacer esas necesidades.

Dejar el autosabotaje

El autosabotaje fue mi modus operandi durante muchos años. Al igual que un herrero que golpea su metal rojo fuego para darle forma, yo había golpeado y doblado mi propósito para que cumpliera lo que me faltaba de autoestima y lo que secretamente anhelaba de aceptación y validación. Sólo sería suficiente cuando lograra mi objetivo relacionado con el propósito.

Y aquí está lo mejor: no sólo tenía que vivir mi propósito para satisfacer mi necesidad de importancia, sino que también tenía que nadar contra la corriente de sentir que no era capaz de hacerlo.

El miedo al fracaso era muy real, porque si fracasaba en esto no obtendría la validación y el valor que necesitaba. Así que cada vez que sentía que el fracaso estaba a la vista, me rendía y tramaba un nuevo plan para alcanzar mi objetivo, y al hacerlo, saboteaba mi propio camino hacia él. Mi forma de ver el mundo se había convertido en: mejor mantener vivo el sueño de una posibilidad que la realidad del fracaso.

La pregunta que me abrió los ojos a mis objetivos adjuntos

Viví durante veinte años bajo la apariencia de un propósito puro, una llama ardiente para ayudar a los demás. Y aunque eso formaba parte de mi impulso y mi trabajo a lo largo de los años, estaba sutilmente entrelazado con la necesidad de reconocimiento y de “llegar a ser alguien”. Y se había transformado lenta y silenciosamente en un grillete para la autoestima y la importancia.

Aproximadamente uno o dos meses después de leer ese libro para dormir a mis hijos, escuché una pregunta que partió mi cuerda de tira y afloja por la mitad; una pregunta que dejó mi objetivo en un lado y mi autoestima a salvo en el otro. Me dio la separación, la distancia y la libertad que necesitaba para ser yo e ir tras mis objetivos sin agendas emocionales, sólo con pura pasión y propósito.

Y la pregunta mágica era:

Si no consigues lo que quieres, ¿qué significaría eso de ti?

Cuando escuché esa pregunta por primera vez, mi respuesta llegó rápidamente:

Sería un fracaso.

Me pareció una simple verdad matemática: no conseguir mi objetivo de toda la vida es igual a fracaso. ¿Qué otra respuesta podría haber?

Resulta que sólo hay una respuesta correcta a esta pregunta. Y no fue la que yo di. La respuesta correcta parecía sencilla. No tenía nada de complicado, pero no se asentaba, ni se asentaba, ni se dispersaba de ninguna manera. Se quedó ahí, delante de mí, esperando a que pasara algo.

Y algo sucedió, aproximadamente una semana después.

Estaba repasando mi patrón típico: la forma en que siempre abordaba mis objetivos relacionados con el propósito y cómo, después de ver y concluir que nunca se obtendría nada de mis esfuerzos, simplemente me rendía.

Pero ese día, recordé de repente la pregunta: si no consigues lo que quieres, ¿qué significaría eso de ti?

Y lo que es más importante, recordé la respuesta correcta:

Nada.

Sí, has leído bien. La respuesta correcta es nada. No conseguir lo que quieres no cambia nada de lo que eres. Sigues siendo tú.

Sigues siendo digno. Eres digno, tanto si consigues tu objetivo como si no. Cuando vinculamos tanto significado y valor a lo que intentamos conseguir, se convierte en un enorme bloqueo. Y terminamos persiguiendo esa meta o ese sueño por todas las razones equivocadas: para no sentirnos fracasados; para sentirnos amados, aceptados y reconocidos.

Tus objetivos no te completan. Estás completo tanto si los consigues como si no.

Cuando sientes de verdad que no conseguir lo que quieres no significa absolutamente nada sobre ti, sabes que tienes una meta sin apego. Y cuando tienes un objetivo sin ataduras, eres libre de ir tras él sin esos típicos patrones de autosabotaje y de disfrutar de la consecución de tu objetivo cuando lo alcanzas.

Un sueño escrito con una fecha se convierte en una META. Un objetivo desglosado en pasos se convierte en un PLAN. Un plan respaldado por la ACCIÓN hace que tus sueños se hagan realidad.

Pero un sueño desvinculado de tu autoestima es el verdadero sueño hecho realidad.

¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - USD$0.00