Las 7 principales razones por las que las personas son infieles, según un consejero matrimonial

Los secretos de tu fecha de nacimiento

Una aventura descubierta es una de las crisis más desgarradoras que presencio en mi práctica de asesoramiento. Las relaciones secretas pueden ir desde una relación amorosa a largo plazo hasta una relación de una sola vez. La traición también puede venir en forma de mensajes de texto coquetos, una aventura emocional o un hábito de porno no revelado. La infidelidad se ha vuelto tan común que algunos estudios indican que entre el 20% y el 40% de los hombres casados heterosexuales y entre el 20% y el 25% de las mujeres casadas heterosexuales tendrán una aventura extramatrimonial en algún momento de su vida.

Con la prevalencia de las aventuras hoy en día, es importante entender por qué ocurren en el nivel emocional, porque si podemos entender las razones más profundas detrás de las personas que tienen aventuras, podemos ser más capaces de proteger proactivamente nuestras relaciones de la posible caída.

Entender la naturaleza de las aventuras.

Antes de sumergirnos en las causas principales y a menudo inesperadas de una aventura, permítanme ofrecer primero una señal de esperanza. Como consejero matrimonial, veo a una pareja tras otra curarse de la profunda traición a la confianza que crea una relación secreta. Tanto es así que muchos miembros de la pareja coinciden en que, si bien el proceso fue insoportable, la versión radicalmente nueva de sí mismos y de su relación era muy necesaria. Los que utilizan el trauma como una llamada de atención para crecer y cambiar, personalmente y en su relación, suelen alcanzar un nivel de intimidad más profundo en el que se atreven a llamarlo un regalo, sin duda doloroso. La cruda ruptura puede despertar una vulnerabilidad que, a su vez, puede convertirse en la tierra fértil necesaria para el crecimiento y la conexión real. Por eso, ayudar a las parejas a sanar de una aventura es una de mis especialidades favoritas.

No todas las parejas sobreviven (o deberían hacerlo) al impacto devastador de una aventura. Esto es especialmente cierto para aquellos que consideran que la relación no merece el tremendo esfuerzo que se requiere para llorar, transformar y sanar la confianza. Algunas relaciones tienen unos cimientos tan desmoronados, o quizás nunca hubo uno fuerte para empezar. Es posible que ambos miembros de la pareja no estén preparados para asumir la responsabilidad de haber llegado a un punto tan bajo, individualmente y como pareja, lo cual es un primer paso esencial en el proceso de reparación y crecimiento.

Aunque muchos utilizan el dolor de una aventura como catalizador para la transformación, definitivamente hay una forma mejor. La clave es hacer todo lo posible para adelantarse a este tipo de choque devastador.

El primer paso proactivo es la conciencia. No puedo decirle cuántas veces escucho: “No estoy seguro de cómo sucedió esto. Nunca pensé que yo (o mi pareja) fuera capaz de tener una aventura”. Muchos caen en la ilusión de que son inmunes al encanto de una aventura. Se sienten desorientados sobre cómo han podido dejar que esto ocurra. Querer saber el por qué es el deseo constante de la pareja traicionada, sólo superado por el intento de calmar la tormenta emocional y el dolor por haberlo descubierto.

Por eso es tan importante profundizar y conocer las razones por las que las personas forman relaciones secretas y traicionan a sus parejas, a menudo a las que quieren mucho.

Por qué la gente tiene aventuras.

Aquí están las siete razones principales que he encontrado por las que la gente tiene aventuras:

Conceptos erróneos sobre el amor (enamoramiento y desenamoramiento)

No importa cuántas veces oigamos que las relaciones requieren trabajo, la mayoría de las personas de nuestra sociedad no aprecian la inversión necesaria para crear una relación duradera y exitosa. Además, a menudo esperamos seguir sintiendo ese subidón en la relación igual que al principio. La dopamina y el cortisol, la hormona que amortigua el estrés, se desbordan durante las primeras etapas de limerencia de una relación. Estas subidas fisiológicas son de corta duración, ya que nos aclimatamos a nuestra pareja con el tiempo. Muchos de los que engañan a sus parejas dicen: “Me he desenamorado”.

Desenamorarse es un término pasivo; es decir, me acaba de pasar. La verdad es que la plenitud y la buena sensación que buscamos en nuestro interior sólo pueden mantenerse, y ampliarse infinitamente, mediante el esfuerzo y el crecimiento a medida que evolucionamos creativamente en la relación. Nuestra inclinación natural es quedar atrapados en lo que no estamos recibiendo en la relación, perdiendo totalmente la importancia de poner la piel en el juego. Muchos no son conscientes o no están preparados para el nivel de esfuerzo que requiere una relación exitosa, lo que les deja más vulnerables a la sensación de bienestar instantáneo de la nueva y prohibida atracción.

Oportunidad e ingenuidad de los límites

La posibilidad de mantener una relación secreta ha crecido enormemente en las últimas décadas, ya que los hombres y las mujeres trabajan más juntos, se mueven en los mismos circuitos de crianza y, en general, tienen más interacciones entre sí. Asimismo, a medida que la comunidad LGBTQ es más aceptada y visible, también es probable que se presenten más parejas viables.

Muchas personas en una relación de pareja comprometida no se dan cuenta de que deben estar en guardia ante el aumento de dopamina que se produce al recibir una atención romántica o una escucha comprensiva. Los límites nítidos son esenciales. Muchas relaciones secretas comienzan con un pequeño coqueteo o una revelación emocional, y antes de que te des cuenta, esa pequeña chispa se convierte rápidamente en una brasa más grande, y luego en un fuego furioso. Nadie es inmune a una aventura, especialmente cuando se siente perdido, incluso si amas a tu pareja y todavía la consideras tu pareja elegida para toda la vida.

Falta de cuidado emocional y personal

Una relación secreta y seductora estimula como la mejor droga que existe. Veo a muchas parejas después de haber caído presas de este subidón embriagador porque estaban reprimiendo y/o no se ocupaban de su ansiedad o dolor emocional, en casa, en su familia de origen o en el trabajo. Muchos no se dan cuenta de lo vulnerables que son a una huida o distracción rápida porque no están en contacto con su sensación de carencia o sus emociones angustiosas y están mal equipados para regularlas.

Si no somos conscientes, aceptamos y sabemos cómo ocuparnos eficazmente de nuestras emociones difíciles (por ejemplo, si nos sentimos ansiosos, atrapados, deprimidos, solos, infelices, sin inspiración, infravalorados o inseguros), el bienestar instantáneo de una nueva relación puede ser demasiado difícil de resistir. Para demasiadas personas, las relaciones secretas pueden convertirse en una adicción, utilizada para disociarse aún más de las emociones exiliadas.

El autoconocimiento, y el aprendizaje de habilidades para regular las propias emociones, nos da una oportunidad de lucha para resistir la intoxicación de la atracción y la atención sexual.

Convertirse en padres

Muchas parejas con las que me reúno se sienten abrumadas por la responsabilidad de ser padres, día tras día, especialmente los hombres. Por no hablar de que, de forma natural, se produce un cambio de enfoque, a menudo demasiado drástico, que se aleja de la relación y se dirige hacia los hijos. Cuando los niños entran en la dinámica del dúo -aunque esto puede contribuir enormemente al vínculo y a la experiencia compartida- puede aparecer la falta de diversión, juego e intimidad. Muchos se sienten avergonzados de estar luchando contra la libertad frustrada y la falta de atención a la relación, por lo que no lo abordan.

Las parejas que tienen éxito mantienen conversaciones más profundas sobre su relación y comparten tiempo juntos en la medida de lo posible -sin responsabilidad- cuando vuelven a salir. Por muy difícil que sea sacar tiempo y espacio emocional para tu relación, tú y tu familia tenéis todas las de ganar.

Sentirse poco apreciado

Cuando no nos sentimos bien con nuestra relación, tendemos a desviarnos hacia donde sí lo hacemos. Muchos dicen sentirse poco apreciados, nunca lo suficientemente buenos, y no respetados o valorados como les gustaría. Nos encanta tener algo que ofrecer a nuestras parejas que valoren y aprecien profundamente. Queremos estar cerca de quienes no sólo no nos juzgan, sino que nos ven de forma positiva y admirativa. Las parejas que se sienten criticadas, infravaloradas o controladas tienen más riesgo de buscar o morder el anzuelo de una relación secreta.

Problemas no resueltos y desconexión

Cuando las parejas no resuelven sus problemas de forma eficaz, crean un espacio entre ellas. Sin sentirse física, emocional y espiritualmente conectados, la serpiente de la infidelidad puede atacar. Entre los problemas más comunes de la relación se encuentran las necesidades o estilos de apego diferentes, la forma en que se manejan las peleas, el equilibrio de las responsabilidades domésticas, el no sentirse una prioridad, los problemas con los suegros, o tal vez no hay suficiente diversión, coincidencia o aprecio en la relación. Es fácil para las parejas dar una patada a la lata en sus problemas, pero el espacio que se crea sólo se convierte en una invitación a la oscuridad.

La química de nuestro cerebro

Gran parte de lo que no tiene sentido sobre las buenas personas que toman la oscura decisión de traicionar a sus parejas puede entenderse profundizando en cómo funciona nuestra química cerebral. Los neurólogos utilizan un término llamado neuroplasticidad para explicar los cambios en nuestro cerebro como resultado de nuestras experiencias y conocimientos. Como escribe la consejera licenciada Deborah S. Miller, LPC, en su libro More Than Sorry, “…entiende que, en el contexto de una aventura, el cerebro activa la dopamina, la serotonina, la oxitocina, la prolactina y la testosterona. Estas hormonas contribuyen a la impulsividad, a la mala toma de decisiones y a la energía, las emociones y los sentimientos de posesividad intensos.”

Una relación secreta puede desencadenar el mismo tipo de respuesta que el abuso de sustancias, el juego u otras adicciones. Podemos volvernos “adictos” al enamoramiento y a la atención de un potencial interés amoroso. Una vez que se ha establecido la vía cerebral para el tipo de placer que proporciona una relación secreta, hay que estar atento a los antojos. Cuando las ansias se apoderan de nosotros, perdemos el contacto con la lógica y nos dejamos llevar por la aventura impulsiva como un adolescente. Es más probable que juzguemos la realidad de forma atrozmente sesgada cuando no conocemos la química de nuestro cerebro.

Otros factores biológicos también pueden influir en nuestro riesgo de tener una aventura. Por ejemplo, una encuesta descubrió que aquellos con una neurología de TDAH, que viene con una corteza prefrontal más débil, son incluso más propensos que la población general a tener una aventura física. Además, un estudio de 2019 descubrió que los hombres con niveles más altos de testosterona eran más propensos a ser infieles que aquellos cuyos niveles de testosterona eran más bajos.

Si bien nuestra biología no nos define ni determina definitivamente nuestras acciones, nuestra propia química cerebral juega un papel enorme en las decisiones que tomamos y, de hecho, puede hacer que nos engañemos a nosotros mismos desde nuestro conocimiento interno. Ser consciente de esto es un primer paso importante para protegerse (y en muchos casos curarse) de la locura que crea la lujuria y del profundo trauma que provoca la infidelidad.

Para finalizar.

Hablar de la infidelidad no es un tema fácil ni cómodo, pero es peligroso mantenerlo en la sombra. Ser más abierto acerca de las trampas inesperadas que causan que tantas parejas sean infieles es un lugar esencial para empezar, para prevenir este doloroso camino y ayudar a las parejas afectadas a sanar y crecer hacia adelante.


¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.