Cómo obtener la respuesta cuando habla tu guía

A lo largo de los años, la gente me ha dicho que nunca escuchan a sus guías. Esto no es cierto. Los guías hablan con cada uno de nosotros todos los días. Tenemos que ser más conscientes, prestar atención y escuchar, y luego seguir los consejos, prestar atención a las advertencias o hacer lo que dicen las respuestas.


¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 200 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.


Por lo que he visto, esto suele deberse a la falta de conciencia espiritual y, a veces, al miedo. Los ángeles y los guías espirituales no son seres a los que haya que temer. Están ahí para ayudarte a aclarar lo que deberías estar haciendo con tu vida y qué pasos dar para tomar las decisiones o elecciones correctas a medida que avanzas.

Algunas personas hacen una pregunta al espíritu, y si no les gusta la respuesta, siguen haciendo la misma pregunta una y otra vez, esperando que el espíritu finalmente les dé la respuesta que quieren, no la verdad que es mejor para ellos.

Esto es especialmente cierto para los clientes que hablan con más de un vidente. Seguirán llamando a diferentes lectores hasta que encuentren a alguien que les dé la respuesta que quieren oír. O, harán la misma pregunta una y otra vez durante una lectura, pero de diferentes maneras, para tratar de cambiar cuál es la respuesta.

En estas situaciones, la verdadera pregunta no suele ser lo que está en juego. Lo que importa más es por qué hay que hacerse la misma pregunta una y otra vez. ¿De dónde viene la necesidad? ¿Por qué la gente sigue negando la verdad y engañándose a sí misma? La persona no será capaz de aceptar la verdad y seguir adelante hasta que su verdadera motivación sea encontrada y tratada.

Al igual que la capacidad de pensar, todo el mundo tiene la capacidad de ser intuitivo. Al igual que entrenas tu mente, también puedes entrenar tu intuición. Cuando estamos en contacto con nuestra intuición, estamos en contacto con la realidad: con el mundo de la dicha, con las leyes internas que rigen el mundo espiritual y con Dios.

La gente también me pregunta a menudo cómo pueden estar seguros de que están recibiendo el consejo correcto del mundo espiritual. Bueno, sabrás que estás recibiendo la respuesta correcta a tu pregunta cuando puedas sentirlo en tu ser o cuando la respuesta tenga sentido para ti.

Un sencillo ejercicio de “recepción” de cinco minutos es una forma de trabajar este aspecto. Pon los pies en el suelo y las manos sobre el regazo. Ten cerca un bloc de notas y un bolígrafo, o tu diario, para cuando termine el ejercicio.

Al principio, limítate a hacer preguntas sencillas de tipo “sí” o “no” cuyas respuestas ya conozcas. Por ejemplo: “¿Me llamo Sheri?” o “¿Es aquí donde escribo?”. Hazte la pregunta, luego cierra los ojos y empieza a respirar conscientemente.

Inspira y espira lentamente. Inspira amor, luz y cosas buenas. Exhala todo lo que no te haga bien o no sea positivo. Haz esto durante unos cuatro minutos, y luego sólo inspira y espira durante otro minuto.

Una vez que hayas terminado con los ejercicios de respiración, vuelve a hacerte la misma pregunta con los ojos cerrados y elige la primera respuesta que tenga sentido para ti. Escribe tus pensamientos, aunque sean tan simples como “sí” o “no”.

No te preocupes si la respuesta a una pregunta que sabes que es “sí” es “no”. Significa que tienes energía negativa que está atascada en tu interior y necesita salir. Espera unas horas y vuelve a hacer la misma pregunta. Cuando por fin obtengas la respuesta correcta, espera hasta el día siguiente y formula otra pregunta de “sí” o “no” cuya respuesta ya conozcas.

La mayoría de las veces, nuestro sistema de orientación interior es una sensación o un conocimiento profundo. Podríamos llamarlo una corazonada o algo que sabemos en el fondo. Eso es lo que realmente somos, y siempre podemos confiar en sus impulsos y su sabiduría. Siempre quiere lo mejor para nosotros. Sabe cómo atravesar la niebla y salir al sol.

Si la respuesta a una pregunta tiene sentido para ti y sabes que es la respuesta correcta, no vuelvas a hacer la misma pregunta. La orientación del mundo espiritual no es un juego. Confía en las respuestas que te da tu ser, no tu corazón ni tu mente, y sigue adelante.

Al hacer esto, empezarás a sentirte más ligero a medida que te deshaces de tu “desorden” energético, y pronto serás capaz de entender lo que el espíritu está tratando de decirte con mayor claridad. Sentirás que te acercas mucho más a tu guía interior.

A medida que aprendas más y más, también empezarás a escribir más y más notas. Al principio, no te preocupes por la ortografía ni por releer nada. Simplemente escribe libremente. Cuando sientas que lo has escrito todo, léelo despacio y piensa en lo que significa. Al principio, puede que no tenga ningún sentido, pero con el tiempo empezarás a ver lo importante y significativo que es.