Tú puedes ser el que rompa el ciclo – 9 maneras de sanar después de un trauma infantil

Los secretos de tu fecha de nacimiento

“Depende de nosotros romper las maldiciones generacionales. Cuando digan: ‘Es cosa de familia’, diles: ‘Aquí se acaba'”. ~Desconocido

Nunca supe que lo que vivía era un trauma. Era lo normal. Nací en un mundo en el que tenía que andar con pies de plomo, siempre en alerta por el peligro.

Contuve la respiración y siempre hice todo lo posible para ser buena y no provocar una erupción del temperamento de mi padre. Literalmente, controlaba todos mis movimientos a través del miedo. Accedía a cualquier cosa con tal de sentirme segura y de complacerle.

Crecí con el ejemplo de mi madre y mis abuelas de que las mujeres eran sumisas a los hombres. Que los hombres podían hacer lo que fuera; emborracharse, no pagar las facturas, culpar, avergonzar y abusar de sus esposas, y ellas se quedarían sin importar nada.

Permitían que sus hijos fueran heridos, ya que los hombres estaban en este pedestal. No crecí en un hogar violento, pero siempre existía la amenaza de ello.

Fueron las palabras las que realmente me persiguieron durante décadas. Disminuyeron mi autoestima.

En consecuencia, me aterrorizaban los hombres. Inconscientemente me quedé soltera de adulta porque la creencia que tenía en el fondo de mi mente inconsciente era que los hombres no eran seguros.

Todos los hombres que conocía me reconfirmaban esa creencia. Estaba decidida a no traer hijos a un hogar como en el que crecí. Pero no me atraían los hombres sanos, así que permanecer soltera me mantenía a salvo.

Esta creencia y mi necesidad de seguridad me mantuvieron muy sola. No confiaba en mí misma para no repetir el ciclo que había visto durante mi infancia. Especialmente porque todos los hombres que me atraían tenían algunas tendencias sutiles de abuso o indisponibilidad emocional como mi padre.

Quería tanto ser amada, pero tenía miedo. Así que empecé a dar pequeños pasos para convertirme en la rompedora del ciclo en mi familia. Mi sueño era tener una familia, pero quería un hogar que fuera seguro y nutritivo, sin tolerancia al abuso.

Pero no tenía ni idea de lo que era eso. Era normal que experimentara el tratamiento silencioso o el abuso verbal si no hacía lo que papá quería. A veces era cariñoso y me daba una migaja de amor si hacía lo que él quería.

Una migaja de amor era normal para mí. No tener límites y ser pisoteada y maltratada era normal para mí. Tuve que emprender un viaje de sanación para curar las heridas del pasado y descubrir lo que era realmente normal y saludable, ya que no tenía ni idea.

Estos son mis mejores consejos para romper el ciclo.

Entiende el trauma generacional de tu historia.

De pequeños nos culpamos de cómo nos tratan, pero hay muchas razones por las que nuestros padres se comportan como lo hacen. No es nuestra culpa.

Mira a cada uno de tus padres y abuelos y revisa qué traumas, grandes y pequeños, han vivido. Mira el país del que procede tu familia para entender los traumas más grandes que vivieron tus abuelos, como guerras, pobreza, problemas políticos, etc. ¿Qué ocurrió en la vida de cada persona para que se sintiera insegura?

Es probable que tus padres y abuelos no buscaran ayuda y, por tanto, se quedaran atrapados en el modo de supervivencia. Este es el lugar en el que naciste y te criaste.

Este ejercicio te ayuda a comprender su historia. No tienes que perdonarlos si no quieres, porque te merecías algo mejor. Pero te criaron de la única manera que sabían. No supieron regular su sistema nervioso y cuidarse, y eso es lo que te enseñaron.

Repara a tu niño interior.

Analiza detenidamente lo que has vivido de niño desde el nacimiento hasta los siete años. Estos son los años en los que tu cerebro y tu sistema nervioso se estaban desarrollando. Tu cerebro recibía información sobre lo que era una “amenaza” percibida y lo que se sentía inseguro.

Por ejemplo, crecí rodeado de muchas discusiones, así que las voces elevadas abruman a mi cuerpo con el miedo. Es una herida de la infancia.

En lugar de quedarme congelado por ese miedo en mi vida adulta, ahora reparo a mi niño interior. Visualizo que retrocedo en el tiempo hasta el recuerdo en el que me sentí insegura o asustada y le doy a mi niña interior lo que necesita. Tal vez un poco de seguridad, validación o amor. Le hago saber que está a salvo.

Esto calma el sistema nervioso y ayuda a curar las heridas del pasado.

Revise el plan de supervivencia de la familia.

Todos tenemos un programa de supervivencia, al igual que nuestros padres. Por ejemplo, mi padre aprendió a gritar y a controlar cuando se sentía inseguro o su sistema nervioso estaba desregulado; yo aprendí a quedarme helada y a complacer para intentar sentirme segura. No tuvimos más remedio que utilizar estos programas de supervivencia cuando éramos niños. Los necesitábamos.

Pero como adultos podrían estar causándonos problemas para amarnos a nosotros mismos, tener relaciones sanas y mantener nuestro bienestar general.

Tómate un momento y reflexiona sobre los programas de supervivencia de cada miembro de la familia. ¿Qué está haciendo cada persona o qué hizo durante su infancia cuando las emociones se desencadenaban o esa sensación de inseguridad era intensa?

Estos comportamientos son aprendidos, no genéticos. El primer paso es tomar conciencia de los comportamientos que no te ayudan a sobrevivir, sino que te mantienen atascado.

Ejemplos de comportamientos que son una respuesta del sistema nervioso son

Lucha – control para conectar y rabia para sentirse seguro, por ejemplo, narcisista, explosivo, controlador, con derecho; un matón, un sociópata; exige la perfección
Huir – perfeccionar para conectar y estar a salvo, por ejemplo, un TOC, un adicto a la adrenalina, un adicto al trabajo o a las prisas, a las preocupaciones, a los logros excesivos, a la obligación de ser perfeccionista.
Congelación – evita la conexión y se esconde para estar a salvo, por ejemplo, disociativo, se esconde; ermitaño, adicto al sofá; fóbico a los logros, evita las relaciones
Cervatillo – se fusiona con los demás para conectarse y se arrastra para estar a salvo p. ej., codependiente, esclavo, felpudo, víctima de violencia doméstica, niño parentizado, pequeño adulto, complaciente con la gente, adicto a las relaciones

Trabajar en el cambio de comportamiento.

Una vez que somos conscientes de nuestros comportamientos tóxicos inconscientes, podemos empezar a dar pequeños pasos para cambiarlos. Si damos pequeños pasos cada día, con el tiempo, crearemos nuevos hábitos positivos.

En primer lugar, tenemos que observar el comportamiento que estamos intentando cambiar. Por ejemplo, complacer a la gente, que es una respuesta del sistema nervioso de los cerdos. Podríamos introducir el nuevo hábito de hacer una pausa de media hora antes de decir que sí a alguien. En esta pausa podemos hacer algo que nos haga sentir bien y luego tomar la decisión de si auténticamente queremos decir que sí en lugar de hacerlo sólo para complacer a los demás.

Busca apoyo.

Cuando dejamos de usar viejos comportamientos para adormecer los sentimientos, el dolor del pasado puede surgir. Cuando nos sentamos y sentimos nuestros sentimientos, pueden pasar en noventa segundos. Pero al principio esto puede resultar aterrador y abrumador.

Crea un sistema de apoyo que te ayude. Esto puede incluir terapia, coaching, grupos de apoyo o trabajar con un mentor. No importa cómo obtengas el apoyo, sólo que te haga sentir seguro. Trabajar con personas que están sanando en el mismo viaje puede ser útil, ya que pueden compartir herramientas con usted.

Cultivar prácticas diarias para sanar el sistema nervioso.

Este es uno de los pasos más importantes. Una práctica diaria proporciona un momento del día en el que tu sistema nervioso se siente tranquilo. Elige actividades que te hagan sentir seguro y tranquilo. Todos somos diferentes, así que lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra.

Empieza con quince minutos y ve aumentando el tiempo a medida que lo necesites. Puedes probar a respirar, meditar, bailar, escuchar tu música favorita, escribir un diario, repetir afirmaciones o tumbarte en la hierba, por ejemplo.

Cuando introduzcas una práctica diaria, te darás cuenta de qué es lo que te hace salir de tu estado de calma. ¿Es el exceso de trabajo? ¿O una relación concreta? Cuando nos movemos inconscientemente por la vida, no podemos saberlo.

A continuación, puedes empezar a utilizar herramientas que te ayuden a calmar tus emociones cuando te sientas atraído. Tal vez la respiración o la reeducación de tu niño interior para que vuelvas a estar en equilibrio en lugar de caer en viejos comportamientos.

Practica la autocompasión.

La transición de viejos comportamientos tóxicos a nuevos comportamientos más saludables es imperfecta y llena de baches. Puedes retroceder. Es posible que te sientas frustrado contigo mismo. Sé amable contigo mismo en todo esto. Estás tratando de desaprender generaciones de comportamientos. Tu subconsciente realiza muchos comportamientos de forma automática; lleva tiempo reprogramarlo, pero poco a poco notarás que lo estás consiguiendo.

Celebra cada pequeña victoria, como “hoy hice mi respiración”, y nota cómo te hacen sentir estos nuevos comportamientos.

Aprende a quererte a ti mismo.

Cuando crecemos en familias disfuncionales, estamos desesperados por la validación externa, ya que puede que no la hayamos recibido al crecer. Pero todo el amor que queremos de los demás, podemos dárnoslo a nosotros mismos. Hablándonos a nosotros mismos con amabilidad y amor. Validándonos a nosotros mismos. Cuidando de nosotros mismos, mente, cuerpo y alma.

Si eres bueno para amar a los demás pero no a ti mismo, imagina a tu niño interior y visualízate cuidando de él. Nútrelos, abrázalos y muéstrales amor.

Despeja las creencias que no son tuyas.

Tenemos muchas creencias de nuestras familias. Por ejemplo, una creencia que recibí de mi infancia era “el fracaso no es una opción” porque era literalmente inseguro fracasar. Cuando noté esa voz en mi cabeza unas cuantas veces, me di cuenta de que no era mía sino de mi padre.

Mi creencia es diferente. El fracaso forma parte del crecimiento y la curación. Esta creencia se siente mucho mejor en mi cuerpo, así que la repito a menudo con la mano en el corazón para arraigarla.

¿Qué creencias tienes que no son tuyas? ¿Cuál es una creencia más poderosa para apoyarte a ti y a tu viaje? Repítelo tan a menudo como puedas para que se incorpore a tu subconsciente.


¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.