Los secretos de tu fecha de nacimiento

8 signos de ansiedad de alto funcionamiento que nunca deben ser minimizados

Es algo muy interesante tener una enfermedad mental de “alto funcionamiento” en el mundo actual. Es algo extraño sentir que te estás desmoronando por dentro, mientras sigues adelante por fuera.

Hace años, me internaron en un hospital psiquiátrico. La mayoría de mis compañeros de trabajo a los que se lo acabé contando (unos pocos elegidos) se sorprendieron cuando se lo dije porque había aguantado durante mucho tiempo. Desde fuera, era una gran trabajadora, siempre llegaba a tiempo, siempre cumplía mis objetivos laborales y mi vida estaba bastante bien. Pero por dentro, la historia era muy diferente. Me bebía dos botellas de vino cada noche después del trabajo, mientras limpiaba la casa. Lloraba en la ducha. Cada vez que hacía el balance de mi chequera me sentía como un fraude porque podía sentir que apenas estaba sosteniendo todo tan bien. No me malinterpreten, estaba haciendo un gran trabajo, pero estaba construyendo un castillo de naipes.

Al final, la vida me alcanzó y tuve que ser hospitalizado. Desde entonces, he aprendido mucho sobre la salud mental. Y una de las cosas de las que me he dado cuenta es que el hecho de que alguien parezca tenerlo todo controlado no significa que lo tenga. Sin embargo, hay señales. Si te preocupa que algo no vaya bien, ya sea contigo mismo o con los demás, aquí tienes algunas señales a las que debes prestar atención. Ojalá me hubiera dado cuenta, mucho antes de mi crisis, de que estaba tratando con ansiedad de alto funcionamiento.

Únete al reto de "21 DÍAS DE SANACIÓN ESPIRITUAL"

Consiste en realizar 21 meditaciones guiadas, una por día.;

Las meditaciones guiadas ya están grabadas, luego de la compra se te dará acceso inmediato y de por vida a ellas.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Contenido

Sientes que en cualquier momento puedes romper.

No importa cuánto hagas, siempre te preguntas cuándo caerá el otro zapato. Es posible que termines una tarea y te lances a otra, no porque quieras, sino por miedo. Si alguna vez te detienes, te preocupa que todo se desmorone.

Te preguntas constantemente: “¿Y si?”.

Cuando vas a pasar por un puente, puedes preguntarte qué pasaría si te tiraras por el borde. Puede que incluso tengas un plan preparado. O, cuando vas a la tienda, puedes ver un coche detenerse e inmediatamente observar a la gente con el rabillo del ojo, por miedo a que puedan robarte o algo peor. Siempre estás buscando cuál puede ser el peor escenario posible.

Te sientes incapaz de relajarte y disfrutar de algo.

Cuando llega el momento de relajarte y tomarte un tiempo para ti, te sientes incapaz. Te cuesta tomarte un tiempo para reagruparte y relajarte. Incluso cuando sabes que lo necesitas, permitirte relajarte puede parecer imposible porque te preocupa lo que pasará si lo haces.

EstáS constantemente preocupado por el futuro.

Siempre se está preguntando por lo que está por venir. Puede prever la posibilidad de perder el trabajo o de recibir una multa. Todos los aspectos de lo desconocido y su potencial parecen aterradores.

Dificultad para conciliar el sueño.

Te cuesta conciliar el sueño por la noche porque no puedes detener los pensamientos acelerados. Por mucho que intentes alejarlos, vuelven a surgir y te mantienen despierto durante horas.

Lo analizas todo en exceso.

Antes de tomar una decisión, tienes que repasar cada detalle una y otra vez. Te haces largas listas de preguntas y piensas en cada situación desde todos los ángulos posibles. A veces, te atascas analizando las cosas y dejas de vivir tu vida.

Te obsesionas con tus errores.

Todos los errores que has cometido viven libres de renta en tu mente. Simplemente no puedes deshacerte de tus fracasos, y especialmente en un mal día, tiendes a quedar atrapado en las trampas del pensamiento negativo.

Tienes hábitos nerviosos.

A menudo te encuentras moviendo los dedos, jugando con tu pelo o incluso moviendo los pies. Te cuesta mantenerte quieto y eso puede ser un problema.

¿Sigue buscando el propósito de su vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - USD$0.00