Los secretos de tu fecha de nacimiento

Está bien no tener ningún propósito más allá de estar y disfrutar de este momento

“No creo que la gente busque el sentido de la vida tanto como la experiencia de estar vivo”. ~Joseph Campbell

Estaba sentada en mi esterilla de yoga con las piernas estiradas delante de mí. Me incliné hacia delante en un pliegue, resoplando y apretando la mandíbula mientras extendía las puntas de los dedos de los pies. Me enfadaba cada vez más.

Una serie de pensamientos agrios se pasean por mi cerebro.

Esto es una estupidez. Creía que el yoga debía ser relajante. Estoy tan fuera de forma. Otras personas no tienen problemas con esta postura. Esto duele. ¿Por qué molestarse en hacer yoga? No funciona.

Únete al reto de "21 DÍAS DE SANACIÓN ESPIRITUAL"

Consiste en realizar 21 meditaciones guiadas, una por día.;

Las meditaciones guiadas ya están grabadas, luego de la compra se te dará acceso inmediato y de por vida a ellas.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Mi resistencia a la esterilla era fuerte en este momento, pero también era indicativa de un problema mucho mayor. Hacer la postura “bien” no era el problema aquí; era mi creencia de que a menos que pudiera doblarme de cierta manera, no estaba progresando en mi formación de profesor de yoga.

No estaba cumpliendo mi objetivo. No estaba siendo “productiva”.

Y seguramente, no había mayor pecado que ese.

Un hongo colectivo

La idea de que no eres digno a menos que estés produciendo resultados se ha filtrado como un insidioso moho negro en cada faceta de nuestras vidas modernas.

Se nos presiona para que estemos siempre haciendo objetivos, yendo a algún sitio, o logrando algo. “No hacer nada se considera perezoso. Perseguir una afición sin valor monetario o social se considera una pérdida de tiempo.

Sólo tienes un número determinado de días en este planeta. Si no los pasas trabajando, no le sirves a nadie.

¿Estás escribiendo una novela? ¿Ya la has publicado? ¿Cuánto dinero has conseguido por ella?

Oh, ¿has empezado a correr? ¿Por qué? ¿Piensas correr una maratón? ¿Cuáles son tus objetivos de peso?

¿No quieres dejar un legado? ¿No quieres que la gente lea una lista de logros impresionantes en tu funeral?

Pero la verdad es que las cosas más significativas que nos ocurren en la vida no tienen un punto claro.

No se puede sacar provecho de la belleza de una puesta de sol. No hay un “propósito” en la observación de las estrellas. Escuchar una canción que te transporta fuera del tiempo y del espacio no sirve para pagar las facturas.

Momentos como estos nacen de la alegría y el asombro, y son los que dan sentido a nuestras vidas. Es hora de que nos demos permiso para sentirlos.

Programar tiempo para no hacer nada.

Una vez que me di cuenta de que la carga de ser productivo estaba cuajando mi alegría general en la vida, empecé a reservar tiempo para simplemente “ser”. Para mí, esto implicaba sentarme en mi porche con una copa de vino en la mano, intentando simplemente estar presente a lo que ocurría a mi alrededor.

Sin teléfono, sin música, sin pantallas.

Lo que se hizo muy evidente, muy rápidamente, fue lo inquieta que me sentía sin ningún tipo de trabajo. Me sentía culpable y perezoso. ¿Qué sentido tenía estar sentado aquí, disfrutando del paisaje? Debería estar ahí fuera haciendo algo.

Pero hice todo lo posible por ignorar esos sentimientos y seguí acudiendo a esos ratos de descanso asignados. Lo que noté fue que, poco a poco, la vergüenza empezó a desaparecer. Cuanto más me daba permiso para no hacer nada, más sentía que mi espíritu se expandía en el espacio que había creado para él.

Estas sesiones de relajación con alcohol en el porche eran sólo una forma de cultivar la gratitud y la quietud. También probé otras cosas, como introducir una actitud más centrada en la presencia -y menos orientada a los objetivos- en mi práctica de yoga.

La meditación “5-4-3-2-1” fue otra práctica útil para centrarse. Es algo así:

Tómate un momento para mirar a tu alrededor y anota cinco cosas que ves. Luego anota cuatro cosas que oigas, tres que puedas tocar, dos que puedas oler y una que puedas saborear. Puedes mezclar y combinar qué sentidos van con cada número.

Estos momentos de “ser tiempo” serán diferentes para cada persona. La cuestión es que te tomes un momento para observar lo que ocurre a tu alrededor aquí y ahora.

Deja de lado la vergüenza que tan a menudo conlleva ser “improductivo”. Date permiso para no hacer nada, aunque sea unos minutos al día.

Abandona la idea de que “amor propio” significa “egoísta”.

Concederse la gracia de “ser” es un componente integral del amor propio -un término complicado y que nos hace sentir culpables a muchos de nosotros porque nos han dicho con mucha frecuencia que “amor propio” es lo mismo que “egoísmo”.

Este concepto erróneo es otra forma en que nuestra sociedad ha priorizado el “afán de lucro” sobre la paz interior, y tal actitud a menudo conduce a la trágica desestimación de nuestros propios sentimientos y límites.

Etiquetar el amor propio como egoísta no proviene de una consideración sana de los que te rodean, sino de una devaluación de tu propia humanidad.

El amor propio es el reconocimiento de que tienes un valor inherente como ser humano que ocupa un espacio en esta hermosa canica verde y azul.

En la práctica, significa hacer cosas que refuerzan esta verdad, de cualquier manera, que te nutra emocional, mental y espiritualmente.

Para mí, significa comer más verde y hacer yoga. Significa respetar mi proceso creativo descansando para no quemarme.

Significa darme permiso para dejar de lado las relaciones que se rigen por la culpa o el miedo. Significa practicar la personificación a través de ejercicios de respiración y controlar mi salud mental.

Estas son mis formas de practicar el amor propio. No tienen por qué ser las tuyas. Presta atención a lo que te hace sentir libre y alegre. Luego, hazlo.

Intenta abrazar el hecho de que vale la pena priorizarte, cada día, hasta que esta idea florezca en tu realidad vivida.

Date permiso para no tener un “propósito”.

Alguna vez has estado en una entrevista de trabajo y la persona sentada frente a ti te ha preguntado: “¿Y dónde te ves dentro de cinco años?”.

Pues bien, considera esto como tu carta oficial de permiso para no tener ni idea de lo que harás dentro de cinco años, o incluso dentro de un año. Ni siquiera tienes que saber lo que harás mañana.

El único “propósito” que tenemos como seres humanos es avanzar hacia el amor y reflejarlo. Hay muchas maneras diferentes de hacerlo, y todo el mundo merece el espacio para descubrir el camino que es adecuado para ellos.

En última instancia, la vida consiste en la alegría, no en la productividad ni en los objetivos subjetivos del éxito. Concédase la gracia de existir en este mundo. Estar vivo es un milagro.

Eres suficiente simplemente porque lo eres.

¿Sigue buscando el propósito de su vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - USD$0.00