¿Alguna vez te has preguntado qué secretos esconde tu fecha de nacimiento? ¿Quieres descubrir tu verdadero propósito en la vida y desatar todo tu potencial? ¡Nuestra Carta Natal Numerológica es la clave que has estado buscando!

Imagina tener una guía personalizada que revela las vibraciones únicas de tus números personales. Desde tus talentos innatos hasta los desafíos que te esperan, cada aspecto de tu vida está escrito en el lenguaje universal de los números.

Con nuestra Carta Natal Numerológica, recibirás:

✨ Análisis Detallado: Descubre las influencias de tu fecha de nacimiento y nombre.
✨ Potencial Oculto: Identifica tus fortalezas y talentos innatos.
✨ Desafíos Personales: Conoce los obstáculos y cómo superarlos.
✨ Guía Personalizada: Consejos prácticos para alinear tu vida con tu verdadero propósito.

Cada carta es elaborada cuidadosamente por expertos numerólogos, ofreciendo una experiencia transformadora y precisa. Ya sea que estés en una encrucijada o busques un nuevo comienzo, nuestra Carta Natal Numerológica te brinda la claridad que necesitas para tomar decisiones con confianza.

No dejes pasar la oportunidad de conocerte a ti mismo en un nivel más profundo. Haz tu pedido hoy y empieza a escribir el siguiente capítulo de tu vida con certeza y propósito.


Nadie venía a salvarme

“Nunca cometas el error de pensar que estás solo -o que eres intrascendente”. ~ Rebecca McKinsey

Todavía lo recuerdo tan vívidamente como si hubiera ocurrido ayer.

Nuestra cocina era pequeña. Sólo había espacio para unas pocas personas, y éramos cuatro niños gorroneando para conseguir el resto de las sobras. No fue una pelea, pero puedo decir con certeza que había una suposición subyacente de que quien pusiera sus manos primero podía reclamarlo, así que había competencia.

Cogí mi cuchara primero y luego fui a la nevera para coger mi comida cuando mi padre me quitó la cuchara de las manos.

“¡Papá! ¡Devuélvemela!” Dije con mi voz de adolescente más grosera.

No pasó ni un segundo y su mano se encontró con mi mejilla con un golpe que me hizo caer al suelo. Debió de oírse un fuerte ruido al caer al suelo, golpeando el lavavajillas, porque mi madre, que estaba haciendo la colada, entró corriendo para ver qué pasaba.

Me quedé indefensa en el suelo, sin luchar, pero tampoco peleando.

Miré a mi madre, que me devolvió la mirada, y luego a mi padre. Dio un suspiro de desaprobación, dobló la esquina y se alejó.

Todavía en el suelo, miré a mi hermano que estaba comiendo en la barra que daba a donde yo estaba tumbada. Me miró masticando su comida, siguió comiendo y no dijo nada.

Era la primera vez que recordaba haberme sentido sola. Fue un recordatorio que me golpeó como una tonelada de ladrillos de que nadie iba a venir a salvarme… nadie.

Por supuesto, este golpe de realidad no vino sin consecuencias. Dejó un hueco en mi corazón y cerró partes de mí que luego fueron casi imposibles de romper. Pero sobreviví. Sólo aprendí a sobrevivir sin las partes de mí que estaban abiertas al amor y la compasión.

Sigue leyendo 👉  8 lecciones sobre el dinero y la vida que la mayoría de la gente aprende demasiado tarde en la vida

Aunque el trauma de ser golpeado por un padre tiene repercusiones, creo que fue el hecho de ignorar el sufrimiento lo que tuvo consecuencias más catastróficas para mí.

El hecho de que mis dos padres me fallaran en el mismo momento y de que luego levantara la vista para ver a mi hermano seguir con su vida como si nada se saliera de lo normal fue una devastación total para mí.

En ese momento, fue un recordatorio de mi valor, y fue un recordatorio de mi insignificancia dentro de mi familia.

Y eso se convirtió en mi voz durante gran parte de mi vida.

Es curioso, porque nunca recuerdo haberme sentido sola de niña, y probablemente sea porque nunca entendí lo que era eso. Me costó años de intentar sentarme con mis sentimientos para entender que lo que sentía era insignificancia. Años.

No tener el vocabulario alrededor de mis sentimientos hizo que normalizarlos fuera muy difícil. Ahora puedo mirar lo que sentía con confianza y no darle más peso del que merece. Puedo etiquetarlo, sentirlo, mirarlo objetivamente y seguir adelante sin tomarlo como algo personal.

Hoy me doy cuenta de que sentirme sola, invisible e insignificante era simplemente un producto de unos padres emocionalmente inmaduros, no un reflejo de quién era yo. Pero de niño, lo interioricé como un problema conmigo mismo porque no podía etiquetarlo adecuadamente y asignarle un significado. En su lugar, convertí lo que sentía en una parte de mi carácter, y así me convertí inconscientemente en un imán para todas las cosas que validaran ese “defecto de carácter” en mí.

Salí con personas que me trataban como una mierda y busqué a tipos malos. Tenía amigos que me hacían daño. Y todo el tiempo sentí que tenía un problema que me hacía no ser amada.

Y no voy a mentir, soy mucho “demasiado” para mucha gente, pero las personas emocionalmente maduras no sólo pueden manejarme, también pueden amarme. Porque, aunque soy mucho, también estoy llena de mucho amor.

Sigue leyendo 👉  No temas a la soledad porque nunca estamos solos

Cuento esta historia porque me di cuenta de que nombrar nuestros sentimientos es fundamental para aprender a comunicarnos sin proyectar la culpa en los demás. Esto no sólo es cierto para los niños que pasan por un momento difícil. También es cierto para muchos de nosotros, los adultos, que nunca hemos aprendido el vocabulario sobre cómo son ciertos sentimientos.

Cuando nos apropiamos de nuestros sentimientos, es menos probable que culpemos a otras personas por haberlos causado, porque entendemos su origen y sabemos que es nuestra responsabilidad superarlos.

Es probable que mis sentimientos de insignificancia nunca desaparezcan en lo que respecta a la relación con mi familia. El Día de la Madre fue difícil para mí este año porque me trajo de vuelta esos mismos sentimientos de soledad (y un poco de tristeza), pero ya no tienen el mismo peso. Ahora puedo ver mis sentimientos al pie de la letra sin juzgarme a mí misma y a mi carácter como resultado.

En cambio, sé que…

No soy insignificante, y soy digna de amor. Y por eso he creado una vida llena de amor y significado en mi propia familia.

Mi “demasiado” es sólo “demasiado” para aquellos que no tienen la capacidad de ver la belleza en mí. Y por eso me rodeo sólo de aquellos que me ven a través de una lente de amor.

Es muy valioso aprender qué son nuestros sentimientos, definirlos, reconocer su aspecto y darse cuenta de que pueden hacernos perder el control si no los controlamos. Si haces una cosa este año, aprende a conocer tus sentimientos para que ya no puedan controlarte.

Publicaciones Similares