9 razones por las que NUNCA debes enseñar a tu hijo a reprimir sus emociones

Los secretos de tu fecha de nacimiento

Vivimos en un mundo en el que se ha convertido en norma que veamos a las niñas con guantes de seda, pero les decimos a los niños que no pueden sentir nada demasiado profundo, para que no les llamen débiles, femeninos o llorones. Y aunque este doble rasero ha estado presente durante bastante tiempo, estamos empezando a comprender desde un punto de vista psicológico lo peligroso que es obligar a los niños pequeños a reprimir sus emociones.

Cuando crecí, siempre me di cuenta de que cuando los niños pequeños se derrumbaban, lloraban o expresaban alguna otra emoción profunda, nuestros mayores se apresuraban a intentar acallarla. “Deja de llorar. Suenas como una niña”, decían. O: “Deja de llorar, los niños no lloran. Vas a ser un hombre algún día, actúa como tal”. Es muy triste que tener emociones se considere débil, y que la ausencia de ellas (la frialdad) se considere fuerte/hombre. Incluso ahora, oigo a la gente actuar como si tener emociones y gestionarlas responsablemente te hiciera débil.

Esto no podría estar más lejos de la realidad. Cuando les decimos a los niños que no lloren, que no se quejen, que no sean “débiles”, les enviamos el mensaje de que las emociones son una debilidad. En realidad, las emociones son la condición humana. Están intrínsecamente en nosotros, y por una buena razón: nos ayudan a sobrevivir. Sentir amor es lo que nos hace establecer vínculos con nuestros amigos, familiares y seres queridos. Sentir tristeza nos permite procesar el dolor de la pérdida que es inevitable en esta vida. Sentir felicidad nos ayuda a encontrar nuestro camino. Y sentir rabia es lo que nos ayuda a protegernos del daño.

Las emociones son necesarias, y la cuestión es que, aunque obligues a tu hijo a reprimir sus emociones, no es físicamente posible también para siempre. Eventualmente, salen, y desafortunadamente, cuando no se manejan y se reprimen, salen de manera negativa (a través de estallidos de ira, adicciones, etc.)

Aquí tienes 9 razones por las que NUNCA debes reprimir las emociones de tu hijo.

Los estudios han relacionado la agresividad con la represión de las emociones.

Según varios estudios y científicos, cuando reprimimos las emociones, especialmente en los hombres jóvenes, esas emociones salen después de una nueva forma: la agresión. Es probable que esto se deba a que la regulación emocional se produce a través de la práctica, y cuando se les dice a los hombres jóvenes que simplemente no tengan emociones, esas emociones tienen que salir de alguna manera.

Tendrán relaciones más sanas si no lo haces.

Ser capaz de entender tus propias emociones es una gran parte de ser parte de una relación saludable. Cuando no puedes manejar tus propias emociones, te será difícil comunicar cómo te sientes o incluso empatizar con otra persona. Yo diría que los hombres más fuertes son los más inteligentes emocionalmente.

Tendrán mejor salud mental.

Nuestras emociones son la mayor parte de lo que constituye nuestra salud mental. La supresión emocional provoca vergüenza no resuelta, sentimientos de inutilidad y confusión de identidad. Al ayudar a tu hijo a reconocer sus emociones y a procesarlas, le estás ayudando a mejorar su salud mental en general.

Será menos probable que sucumba a la adicción.

Cuando uno no aprende a gestionar y aceptar sus emociones, acaba huyendo de ellas. Para la mayoría, esto ocurre a través de la adicción. Y puede ser una adicción a la comida, al juego, al alcoholismo, a las drogas e incluso al sexo o a la tecnología. Sea como sea, las adicciones destruyen vidas, relaciones y salud mental.

Tendrán mejor salud.

¿Sabías que reprimir las emociones puede dañar tu corazón? Según la Biblioteca Nacional de Medicina, el estrés y las emociones reprimidas pueden causar presión arterial alta. El estrés puede literalmente matarte, y por eso es tan importante aprender la forma correcta de gestionarlo. Y aunque pueda parecer algo que sólo afectaría a un adulto, la Asociación Americana del Corazón no está de acuerdo.

Serán más responsables.

Parte de la inteligencia emocional y de enseñar eso e inculcarlo a tus hijos, es que los equipará para ser más responsables. Aprender a comunicar cómo te sientes está ligado directamente a ser capaz de admitir cuando te equivocas y asumir la responsabilidad de tus actos.

Serán más empáticos.

La empatía es muy importante. Las personas que no tienen empatía son mucho más propensas a terminar causando un gran daño a los demás, y a tener derecho y ser crueles. Si haces que tu hijo se endurezca con sus propias emociones, también se endurecerá con las de los demás.

Serán mejores comunicadores.

Imagina un mundo en el que en lugar de dañar a los demás o huir de nuestros problemas, todos supiéramos dar un paso adelante y aceptar nuestras emociones y comunicarlas con facilidad. Sé que suena descabellado, pero la única manera de llegar a ese lugar es convirtiéndonos en el cambio que deseamos ver en el mundo, y ese cambio comienza con nuestros pequeños. Ellos nos necesitan más que nunca para ayudarles a entenderse a sí mismos.

Tendrán más confianza.

Cuando entiendes tus emociones, en lugar de temerlas, las cosas cambian. De repente, el mundo es un lugar más fácil para vivir y navegar. De nuevo, esto puede sonar “demasiado fácil”, pero las emociones son prácticamente el núcleo de nuestra existencia. ¿Por qué íbamos a querer que los hombres de nuestra sociedad no entendieran sus emociones? No es de extrañar que nuestro mundo esté en la forma en que se encuentra.


¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.