Esta es la razón por la que algunas personas permanecen en relaciones tóxicas, de un terapeuta

Los secretos de tu fecha de nacimiento

Has estado enviando mensajes de texto a alguien que conociste en una aplicación de citas. Esta persona es inteligente, atractiva, encantadora, y esperas que sea la elegida… aunque a menudo no responda a tus comunicaciones durante días.

Estás viviendo con alguien, y sientes que conoces a esta persona y que dependes de ella. Pero también sigues sintiéndote defraudado e insatisfecho, y has hecho todo lo posible para intentar mejorar la relación. No quieres estar solo, y esperas que con el tiempo dejen de ser despectivos, ególatras o controladores.

Llevas un año con tu pareja y habéis tenido muchas discusiones intensas y momentos dolorosos. Han sido duros e implacables contigo en los conflictos, pero son cariñosos contigo cuando las cosas van bien. Te dices a ti mismo que esos momentos más crueles fueron sólo cosas puntuales, y esperas que las cosas sean diferentes en el futuro.

Esta es la dura verdad que debemos comprender: Una persona es un patrón de comportamiento. Una persona no es una serie de momentos consecutivos creados por tu esperanza y fantasía de lo que podría llegar a ser.

El problema de tener demasiada esperanza en las relaciones.

La esperanza es una gran fuerza de motivación e inspiración. La esperanza puede ayudarnos a terminar de escribir un libro o a entrenar para una maratón. La esperanza puede mantenernos junto a la cama de una persona enferma a la que queremos. La esperanza es una hermosa cualidad en muchos contextos, pero cuando se trata de personas, la esperanza sin conciencia crítica puede oscurecer la realidad de una relación. Como terapeutas, a menudo estamos invitando a una persona a alejarse y ver el patrón, en lugar de centrarse en el potencial momentáneo de lo que esa persona podría o podría llegar a ser.

En lo que respecta a las relaciones interpersonales, la esperanza se disfraza a menudo en forma de patrones de apego repetidos. Por ejemplo, es posible que hayamos sufrido abusos narcisistas de niños o que hayamos tenido un cuidador no disponible, por lo que la esperanza de que alguien cambie y nos dé por fin el amor que queremos nos resulta familiar y atractiva. El sentimiento de anhelo o privación también puede resultar familiar, por lo que esperamos que si somos lo suficientemente buenos, talentosos, delgados, inteligentes y atractivos, finalmente obtendremos la atención que tanto anhelamos de esa persona.

Sin ni siquiera darte cuenta, estás intoxicado por la fantasía de quién esperas que sea esa persona. Pero cada vez que estás en la película de la proyección, has abandonado el terreno de tu realidad.

Observar los patrones.

Cuando se trata de personas, lo mejor es centrarse en el patrón de esa persona. Por ejemplo, si alguien sigue sin devolverte las llamadas después de que le hayas expresado lo mal que te hace sentir, ese es el patrón de quien es. Si alguien ha sido hiriente en múltiples ocasiones y se niega a disculparse o a asumir la responsabilidad de su parte en el conflicto, ese es el patrón. Si alguien te ha mentido varias veces, ese es el patrón.

Y si te encuentras excusando su comportamiento, o dándole una oportunidad tras otra, y sigue haciendo lo mismo, estás ignorando el patrón.

Para comprobar la realidad de una relación, aléjate y observa el patrón. Pregúntate a ti mismo:

  • ¿En qué aspectos es satisfactoria esta relación?
  • ¿De qué manera no es satisfactoria esta relación?
  • ¿Qué comportamiento está demostrando esta persona que se siente inseguro, negligente, insatisfactorio?
  • ¿Con qué frecuencia se comportan de una manera que se siente insegura o insatisfactoria?
  • ¿He sido asertivo al expresar mis necesidades? ¿O estoy esperando que las cosas avancen mágicamente con esta persona sin hacer el trabajo duro de saber lo que necesito y comunicar esas necesidades?
  • ¿Hay algo que pueda hacer para comunicar mis necesidades o mi experiencia de forma más directa, de modo que pueda obtener más información sobre cómo responden?
  • ¿He visto evidencias de que esta persona está intentando satisfacer mis necesidades y hacer que la relación sea mejor para mí?
  • ¿Qué historias me estoy contando a mí mismo sobre quién será esta persona para mí o para mí?
  • ¿Estoy siendo realista sobre quién es esta persona, o la estoy idealizando y creando una realidad mágica?

Al ser consciente de tus sentimientos de esperanza o fantasía, estás siendo tu propio protector.

Lo que hay que saber.

Cuando se trata de esperanza y fantasía, el discernimiento es primordial. La esperanza tiene un lugar en las relaciones cuando puedes ver la evidencia de que alguien está tratando de satisfacer tus necesidades y quiere hacer que la relación sea mejor para ti. La fantasía tiene cabida en la creatividad, la ensoñación o en el dormitorio con alguien en quien confías.

De vez en cuando, es importante que hagas un inventario y una prueba de realidad para ver si estás deseando tanto una relación que no ves la realidad de una persona y te cuentas una historia sobre lo que podría llegar a ser un día, un día que nunca llega.


¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.