Los secretos de tu fecha de nacimiento

Cómo seguir avanzando cuando tienes ganas de rendirte

“No puedo creer lo que estoy logrando superar”. ~Frank Bruni

Hace tres meses se me infligió mi peor temor: un diagnóstico de cáncer: linfoma no Hodgkin. ¡De la nada!

A decir verdad, muchas de las cosas horribles que nos ocurren surgen de repente de la nada: un accidente de coche, un suicidio, un ataque al corazón y, sí, un diagnóstico. Nos quedamos parados en seco, aparentemente paralizados mientras entramos en estado de shock y disociación.

Mi mundo, tal y como lo conocía, se detuvo. Quedó encerrado en el universo de la enfermedad, pequeño y limitado. Me convertí en un paciente enfermo unidimensional.

Únete al reto de "21 DÍAS DE SANACIÓN ESPIRITUAL"

Consiste en realizar 21 meditaciones guiadas, una por día.;

Las meditaciones guiadas ya están grabadas, luego de la compra se te dará acceso inmediato y de por vida a ellas.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Y entré en shock. Hasta el punto de no sentir. Como persona que valora la salud mental y entiende la importancia de las emociones, aparentemente me alejé de la parte de los sentimientos. No fue intencionado; es como lo afronté.

Me las arreglé poniendo un pie delante del otro y haciendo lo que había que hacer, como un buen soldado, atravesando los campos de minas abiertos. Las acciones y la mentalidad intencionada fueron mis estrategias.

Mi mayor temor era: ¿Superaré los tratamientos? ¿Y si no lo consigo?

Así que empecé a controlarme para no pensar demasiado en el futuro, en la madriguera del miedo y la ansiedad. Al ser una persona pequeña y sin peso extra, tenía miedo de que la quimioterapia me aplastara. El terror aparecía cuando permitía que estos pensamientos entraran en mi delgado cuerpo. ¿Y si me marchito y muero? ¿Y si no puedo hacerlo?

Y así comenzó mi trabajo mental. Me propuse poner esa señal de stop en mi cabeza para no adelantarme y proyectarme en un futuro desconocido y aterrador. Empecé a tomar todo un paso a la vez.

Me detengo ahora y hago una digresión. Me encontraba en las profundidades de la desesperación y la oscuridad cuando, hace muchos años, a mi hija mediana, Nava, le diagnosticaron discapacidades neurológicas de por vida.

Tenía una soga de amargura y rabia tan apretada alrededor de mi cuello que ni siquiera podía ir al parque con ella. La envidia que sentía por los otros bebés que podían sentarse y empezar a salir de sus cochecitos era demasiado para mí; hasta el punto de que dejé de ir al parque.

La terapia que recibí entonces me salvó la vida y me ayudó a pasar de las preguntas sin respuesta de “¿por qué yo/por qué ella?” al “cómo” y “qué”: cómo seguir adelante con una gran decepción y un golpe, hacia la creación de nuevas expectativas y objetivos, y qué hacer con esto para seguir construyendo una buena vida.

Cambiar las preguntas me ayudó a sobrellevar la situación y a seguir adelante. Esto me ha servido en otros desafíos a lo largo de los años, como mi divorcio y los problemas médicos críticos de Nava años después, por los que estuvo hospitalizada durante un año.

Así que, con el diagnóstico de cáncer, fui al “cómo” y al “qué”. ¿Cómo puedo afrontar esto de la mejor manera posible? ¿Qué puedo hacer para optimizar mis habilidades de afrontamiento? ¿Cómo puedo minimizar mi ansiedad y mi miedo?

Habiendo estudiado psicología positiva, construcción de resiliencia y atención plena, he recogido algunas herramientas a lo largo de los años que me están sirviendo ahora durante mi crisis médica personal.

Veamos algunas.

La ansiedad y el mantenimiento del presente

Sabemos que la ansiedad está causada por la preocupación por el futuro. Por eso, mantenerse presente es la clave. Trabajar en nuestra mente para estar en el momento y no en una espiral hacia el exterior es crucial. Sé que se acerca mi escáner PET y, naturalmente, estoy ansioso por los resultados. Me digo a mí misma que debo aprovechar el día de hoy y hacerlo lo mejor posible y no pensar en el fin de semana. Hay mucho trabajo intencional para controlar la mente.

Y cuando entramos en espiral, como hacemos los humanos de forma natural, también nos lo permitimos. “Permiso para ser humano”, como afirma el psicólogo positivo Tal Ben-Shahar. Lo importante es recuperarnos a nosotros mismos. No es que no vayamos a lugares oscuros, sino que nos demos cuenta de ellos y no nos quedemos absortos en ellos. Lo reconocemos y podemos salir de él”.

Expansión

Una vez que la conmoción y el horror de la enfermedad comienzan a asentarse y vemos algún patrón o previsibilidad, podemos buscar ampliar nuestra identidad y nuestro papel más allá de una persona enferma o, en mi caso, de un paciente de cáncer/quimioterapia. Empiezo a salir de mí mismo, de mi enfermedad, hacia los demás y hacia otras cosas que son importantes para mí.

Conectar con lo que eres más allá de tu enfermedad te abre y te recuerda el gran Tú. Somos más que nuestra difícil circunstancia.

Siempre recuerdo a Morrie Schwartz en el libro Los martes con Morrie, cómo lloraba cada mañana (mientras se moría de ELA) y luego estaba disponible y presente para todos sus visitantes, para ser de ayuda y servicio para ellos.

Así que me pongo en contacto con un par de clientes para ofrecerles sesiones durante mis semanas aparentemente mejores (entre tratamientos). Creo algunas publicaciones (genéricas) en las redes sociales. No he ido a lo personal con esto en línea, por lo que esta entrada del blog es un gran asunto (público).

El sentido de tu vida

Hacer cosas que tengan sentido, por pequeñas que sean, y que te hagan sentir bien es una forma segura de mantenerte comprometido y en movimiento. Son las cosas ordinarias las que nos hacen seguir adelante. Como me encantan los colores, me despierto y me pongo ropa y maquillaje de colores (a menos que sea demasiado débil), ya que eso me hace sentir bien.

La naturaleza y la belleza son mis mayores fuentes de alivio y curación. Cuando me siento bien, voy a un parque, me siento junto al agua/océano y visito jardines, simplemente salgo al exterior y contemplo el extenso cielo.

Me ocupo de mis plantas de interior y exterior. Corto las cabezas muertas, las riego, tomo algunas fotos y reviso los vegetales. Esto representa el crecimiento y la belleza.

Las palabras me inspiran y levantan el ánimo, y me encantan los libros de no ficción sobre personas que superan sus adversidades. Leo, subrayo y me pongo en contacto con los autores.

Y aprendo. He empezado una clase de creatividad con alguien que encontré en este sitio. Creo que es un buen momento para incorporar la creatividad y la curación natural.

¿Qué infunde sentido a tu vida? ¿Qué es importante para ti? ¿Qué te expande? ¿Quién eres más allá de tu situación difícil?

Respuesta y elección

Viktor Frankl, psiquiatra, logoterapeuta (terapia del sentido y el propósito) y autor del célebre libro El hombre en busca de sentido, es el artífice del concepto fundamental de que no son nuestras circunstancias las que nos definen, sino nuestra respuesta a las situaciones las que determinan quiénes somos y en qué nos convertimos.

“A un hombre se le puede quitar todo menos una cosa: la última de las libertades humanas: elegir su actitud en cualquier conjunto de circunstancias, elegir su propio camino”.

Y otra más: “Entre el estímulo y la respuesta hay un espacio. En ese espacio está nuestro poder de elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta está nuestro crecimiento y nuestra libertad”.

Estas ideas me han cambiado la vida y me impulsan a evitar una mentalidad demasiado pasiva y victimista.

¿Sigue buscando el propósito de su vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - USD$0.00