Aprende a dejar atrás el pasado con estas técnicas

Dejar atrás el pasado puede ser un reto. Los acontecimientos que nos resultaron difíciles pueden tener una influencia significativa en nuestra vida diaria, desde nuestras creencias hasta las decisiones que tomamos, y la forma en que elegimos percibir el mundo.

Algunos ejemplos de acontecimientos del pasado que pueden ser difíciles de dejar atrás son

  • Relaciones íntimas
  • Éxitos o fracasos percibidos
  • Errores o arrepentimientos
  • Acontecimientos que fueron molestos o perturbadores


En este artículo, veremos cómo dejar ir los traumas y las heridas del pasado, por qué puede ser difícil hacerlo y algunos consejos para situaciones específicas.

¿Por qué es difícil dejar atrás el pasado?

Únete al reto de "21 DÍAS DE SANACIÓN ESPIRITUAL"

Consiste en realizar 21 meditaciones guiadas, una por día.;

Las meditaciones guiadas ya están grabadas, luego de la compra se te dará acceso inmediato y de por vida a ellas.

QUIERO UNIRME AL RETO

Las experiencias de la vida nos afectan de diversas maneras. A algunas personas les resulta fácil seguir adelante después de una experiencia difícil, mientras que otras consideran que estas experiencias tienen un impacto duradero en su salud mental.

Las personas que tienen dificultades para dejar atrás determinados acontecimientos del pasado pueden haber sufrido un trauma. El trauma es un tipo de herida psicológica que puede resultar de cualquier experiencia angustiosa, como una pérdida, un peligro o una profunda vergüenza.

Algunas personas experimentan rumiación, o una tendencia a pensar excesivamente en las mismas cosas. La rumiación puede dificultar la resolución de problemas, impidiendo así que las personas avancen. Es una característica común de la depresión, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de ansiedad generalizada y el trastorno de estrés postraumático (TEPT).

También hay quienes se aferran a los acontecimientos del pasado por un deseo inconsciente de evitar que les hagan daño en el futuro.

Cómo dejar atrás el pasado

He aquí algunas sugerencias sobre cómo liberarse del pasado

Comprométete a dejar ir

El primer paso para dejar ir es darse cuenta de que es necesario y sentirse preparado para hacerlo. Esto puede ocurrir en diferentes momentos para diferentes personas, pero una vez que se toma la decisión, puede ser fortalecedor.

Sentir los sentimientos

Los recuerdos de acontecimientos pasados pueden hacer aflorar emociones complejas o fuertes. Permitirse sentir esos sentimientos de forma incondicional, sin tratar de combatirlos o arreglarlos, es un paso importante para procesar lo sucedido. Esto puede ser difícil, por lo que puede ser útil expresar estos sentimientos en un lugar seguro, como en un diario, con un amigo de confianza o con un terapeuta.

Liberar el resentimiento

Los sentimientos de ira, traición y resentimiento no resueltos son comunes entre quienes luchan por dejar atrás un acontecimiento del pasado. La ira y el resentimiento también pueden aparecer tras un trauma o como una característica asociada al TEPT.

Algunas medidas adicionales para gestionar esta emoción incluyen expresar la ira de forma segura. Mientras que la ira es un sentimiento y un estado fisiológico, la agresión implica pasar a la acción en función de esos sentimientos, a menudo de una manera que causa daño. Es posible expresar la ira de forma segura. Por ejemplo, podemos probar:

  • Escribir nuestros sentimientos en un papel y luego tirarlo a la basura
  • Expresar nuestros sentimientos a través del arte, la música u otras aficiones creativas
  • Hacer ejercicio o deportes, como correr
  • Dejar de intentar controlar

Aprender a soltar el control puede implicar:

  • Identificar por qué existe la necesidad de control y explorar las creencias en torno a lo que ocurre si uno “pierde” el control
  • Identificar los sentimientos o acontecimientos que desencadenan la necesidad de control y pensar en formas de afrontarlos de forma más saludable.
  • Practicar la cesión del control en pequeños pasos manejables, por ejemplo, delegando una tarea en otra persona.
  • Empezar a tomar decisiones basadas en el amor, en lugar del miedo

Con el tiempo, esto puede ayudarnos a demostrarnos a nosotros mismos que no necesitamos controlar las cosas para ser felices o resolver los problemas.

Practicar la atención plena

La atención plena es una habilidad que nos anima a centrarnos en lo que ocurre en el presente. Algunas formas de practicar la atención plena son

Notar las pequeñas alegrías, como el sabor de una comida deliciosa o el calor del sol en la piel.

Pasar tiempo en la naturaleza, devolviendo la atención al entorno cada vez que la mente se desvíe.

Practicar aficiones creativas con atención plena, como dibujar o tocar instrumentos musicales.

Practicar la meditación de atención plena. Los principiantes que intentan la meditación de atención plena pueden probar este método:

  • Sentarse en un lugar tranquilo y sin distracciones
  • Cerrar los ojos y respirar profundamente varias veces
  • Concéntrate en inhalar y exhalar

Cuando surjan pensamientos del pasado, simplemente permítelos por un momento antes de volver a centrarte en la respiración.

Practique la autocompasión

La autocompasión implica tratarse a uno mismo con amabilidad, cuidado y perdón. Podemos practicar la autocompasión cambiando nuestra autoconversión. Esto implica darse cuenta de cuándo nuestros pensamientos se vuelven críticos y sustituirlos por alternativas más indulgentes. Llevar un diario de autocompasión o trabajar con afirmaciones o mantras puede ser una buena manera de practicar esta habilidad.

Estar abierto al perdón

Perdonar no significa aprobar las acciones dañinas de los demás ni aceptar sus disculpas. En cambio, perdonar puede significar aceptar que las acciones de alguien fueron perjudiciales y, al mismo tiempo, dejar de lado la ira para beneficiar tu bienestar.

Puede llevar tiempo trabajar para perdonar a los demás o perdonarse a uno mismo. Puede implicar procesar el dolor emocional, comprender lo que lo causó y pensar en lo que supondría perdonar.

Cómo dejar atrás relaciones pasadas

Puede ser especialmente difícil dejar atrás las relaciones, ya que los seres humanos forman profundos vínculos con los demás. Además de los consejos anteriores, las personas pueden tomar medidas adicionales para dejar ir una relación, como por ejemplo

  • Limitar temporal o permanentemente el contacto con las ex parejas
  • Reducir los recordatorios de ellas, por ejemplo, ocultándolas en las redes sociales
  • Establecer y respetar los límites
  • Dedicar tiempo al autocuidado y al crecimiento personal
  • Centrarse en lo que es posible fuera de la relación

Cuándo buscar ayuda

Dejar atrás el pasado no siempre es fácil, sobre todo si se ha experimentado un dolor emocional no resuelto. Si dejar atrás el pasado le resulta difícil y los pensamientos y emociones negativas persisten durante semanas o meses, considere la posibilidad de acudir a un terapeuta, a un sanador energético o de hablar con su médico. No tengas miedo de buscar apoyo.

Deja un comentario

Carrito de compra
Ir arriba