¿Por qué doy más de lo que recibo en las relaciones?

Los secretos de tu fecha de nacimiento

“Antes tenía miedo de que la gente dijera: ‘¿Quién se cree que es? Ahora tengo el valor de pararme y decir: ‘Esto es lo que soy'”. ~Oprah Winfrey

En mayo de este año, decidí hacer un curso de desarrollo personal, con la esperanza de resolver algunas de mis creencias limitantes y aumentar mi confianza para perseguir mis objetivos profesionales.

El curso resultó ser muy diferente de lo que pensé que sería, y me dejó boquiabierta. En sólo tres días, transformé la forma en que funcionaba en la mayoría de mis relaciones.

Una semana antes del curso, empecé a analizar mis amistades, y una en particular me llamó la atención. Me estaba dando cuenta de los desencadenantes que me llevaban a dudar de nuestra conexión y de lo saludable que había sido esta relación. El resentimiento que se había acumulado en mí se estaba revelando poco a poco, y quería hacer un cambio.

"21 DÍAS DE LIMPIEZA ESPIRITUAL"

El reto consiste en realizar 21 meditaciones guiadas, una por día.

Las meditaciones guiadas en español ya están grabadas, luego de la compra se te enviará un correo con tu usuario y contraseña para tener acceso de por vida. Puedes realizar las meditaciones las veces que desees. Cada meditación dura aproximadamente 10 minutos.

INSCRIPCION: 25 dólares o su equivalente en tu moneda local.

QUIERO SANAR DE UNA VEZ

Al principio, me mostré muy distante con la situación. Me cerré y dejé de tender la mano. Razoné con mi ego que no es mi trabajo hacer que las personas sepan lo que se supone que deben hacer, o lo que creo que deberían hacer para hacerme sentir digna y valorada. ¿Qué puedo decir? La autosuficiencia es una amiga divertida.

No tenía previsto abordar la situación entre nosotros, creyendo que ella tenía la culpa, ya que no invertía en nuestra amistad y yo era el único que hacía el trabajo.

El primer día del curso, el líder nos retó a hacer las paces con las personas con las que no éramos auténticos. De repente, mi razonamiento empezó a desmoronarse. Tenía que enfrentarme a la situación, sin importar el resultado. Me aterrorizaba.

Por mucho que me molestara la verdad de haberme descuidado y, por tanto, de haber creado relaciones en las que no se me apreciaba ni se me valoraba, tardé unas tres horas en dejarlo pasar y buscar la humildad en su lugar.

Eran las 19:15 cuando marqué el número. Estaba nerviosa, me temblaba la voz y me recordaba a mí misma que no debía parecer culpable. Al iniciar la conversación, le dije que había algo de lo que tenía que hablar.

Le dije que no sentía que nuestra amistad fuera un equilibrio de dar y recibir y que había una buena cantidad de negatividad.

Después de expresarle mis preocupaciones, me dijo que no lo entendía. Me pidió ejemplos concretos de lo que no me gustaba de nuestra relación, y le cité varios casos en los que me sentía rechazada y poco apreciada.

Se puso a la defensiva y, tras escucharme un rato, dijo: “No creo que pueda darte lo que pides”.

Ouch. De repente, sentí el familiar nudo en el estómago que suele producirse cuando alguien me rechaza. Mi valía se veía amenazada, y podía sentirlo con cada gramo de mi ser.

Ojalá pudiera decir que esta conversación terminó con la resolución del problema y el fortalecimiento de nuestra amistad. Por desgracia, no fue así. Continué con el curso durante otros tres días mientras me sentaba orgullosa en mi estado de ánimo santurrón.

Cuando no abordamos nuestras luchas relativas a nuestra valía, tendemos a descuidar nuestras necesidades de obtener la validación, el amor y la atención de los demás. Aunque, en el fondo, sabemos que nuestras necesidades no están satisfechas y nos estamos abandonando a nosotros mismos, alimentamos nuestro ego encontrando significado en ser la persona más grande.

Poniendo las cosas en perspectiva, estas son las preguntas sobre las que reflexioné: ¿Quién desempeña el papel más importante en una relación insana? ¿Es una persona que siente que todo gira en torno a ella, o una persona que le da espacio para ser así con el fin de sentirse valorada y necesitada? Llego a la conclusión de que ambos son igualmente responsables. La falta de autoestima puede presentarse de muchas formas, y ésta era la mía.

Dos días después de terminar el curso, hablé con otra de mis amigas, compartiendo lo que había sucedido y lo herida que me sentía por toda la situación.

Ella cuestionó mi historia preguntándome: “¿Le has dicho alguna vez que necesitas ayuda? ¿Le has demostrado alguna vez que tienes problemas y que la necesitas?”. Sus preguntas me provocaron porque, en el fondo, era plenamente consciente de que a menudo no expreso mis necesidades o luchas a los demás.

Algunas de mis frases favoritas son “Lo tengo” o “Es lo que hay”. Sabiendo lo que sé ahora, puede que esto sólo funcione como lema de una camiseta. Pero, hablando en serio, rara vez comunicaba mis necesidades, ya que no las consideraba tan importantes como las de otras personas.

Continuó preguntándome: “Teniendo en cuenta que nunca eres lo suficientemente abierta y vulnerable como para permitir que los demás estén ahí para ti, ¿dirías que podrías haber sido una amiga falsa?”.

Otra vez. De repente, me enfrenté a lo poco auténtica que era. Hacer creer a la gente que era la Mujer Maravilla sin necesidad de ayuda era un arma de doble filo. Significaba que negaba mis necesidades mientras me volvía resentida y enfadada en secreto.

Me di cuenta de que actuar desde un lugar malsano de indignidad, mientras intentaba mantener el papel de una persona más grande, nunca fue para ayudar a los demás. Intentaba llenar un vacío en mi alma que no había sanado.

Si creemos, por la razón que sea, que no somos dignos o suficientes, buscaremos constantemente la validación del mundo exterior y utilizaremos comportamientos autodestructivos para probarnos a nosotros mismos, ya que nuestras almas están hambrientas.

A menos que sanemos nuestras heridas de la infancia y dejemos de buscar la validación de nuestros logros o de otras personas, entraremos en una espiral tóxica de carencia e insuficiencia.

Después de una conversación muy honesta y dolorosa con mi amiga, durante la cual lloré como un niño de cuatro años que pierde su juguete más preciado, decidí volver a acercarme a ella. Me daba demasiado miedo llamar por teléfono, así que decidí enviarle un mensaje de voz.

El objetivo de la conversación era ser auténtica por haber sido inauténtica. Le expresé el dolor que sentía y lo falsa que había sido nuestra amistad. Le expresé mi resentimiento y que mi ego seguía interponiéndose en el camino, pero que al menos era consciente de ello. También le dije que ella no era la única persona negativa en nuestra amistad, y que mi resentimiento creaba una cantidad igual de negatividad y toxicidad para ambas.

Me contestó diciendo que reconocía mi mensaje pero que necesitaba reflexionar sobre él. Desde entonces, no he vuelto a saber nada de ella.

Aunque esto pueda parecer un final triste, yo no lo veo así. Por primera vez en mi vida, me defendí y defendí lo que es importante para mí. En lugar de negar mis necesidades, las expresé. Fui consciente de los límites que me faltaban y les di importancia. Actué desde un lugar de valía y amor propio. Aunque significaba que estaba perdiendo la amistad, al menos no me estaba perdiendo a mí misma, como me ha pasado a menudo.

Mientras trabajamos en nuestra curación y abordamos nuestros traumas, a menudo pasamos por alto la importancia de los demás en nuestro proceso de curación. Si queremos recuperarnos de los dolores del pasado causados por relaciones difíciles, debemos crear vínculos con personas basados en el amor, la compasión y el apoyo mutuo.

Aunque nuestra recuperación es personal, e incluso a veces aislante, una gran parte de nuestra curación se produce dentro de las asociaciones con los demás.

Por ejemplo, consideremos un escenario en el que se rompió nuestra confianza, y quedamos traumatizados para volver a confiar. Es difícil sanar este problema por nuestra cuenta. Debemos cultivar nuevas relaciones o arreglar las antiguas, ya que la confianza es la base esencial de una relación. Así es como sanamos y ganamos confianza para volver a confiar en los demás.

De cara al futuro, sé que me enfrentaré al reto de ayudar a los demás o de estar a su lado desde un estado mental codependiente de nuevo. Sin embargo, esta vez podré reconocerlo, hacer una pausa y reevaluar las acciones e inversiones que hago en otras personas.

Aunque romper la creencia limitante sobre mi valor ha sido una tarea difícil para mí, estoy vislumbrando lo que se siente al estar en mi poder y valorar lo que soy. Sabiendo que tengo el potencial de sentirme digna en las relaciones, puedo decir, con confianza, que ciertamente no me voy a detener ahora.

¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - USD$0.00