6 hábitos que aumentan las probabilidades de divorcio, según un terapeuta matrimonial

Los secretos de tu fecha de nacimiento

Sí, las parejas necesitan tiempo a solas, aunque vivan juntas: Así es como hay que hablar de ello.

¿Qué es lo que hacen de manera diferente las personas que tienen relaciones exitosas y las que tienen relaciones insatisfactorias?

Desde la década de 1970, el psicólogo John Gottman, Ph.D., y su equipo han estudiado a miles de parejas para ver qué hacen exactamente las personas en sus relaciones, y han hecho un seguimiento de estas parejas durante muchos años después de su paso por el laboratorio.

Su investigación ha descubierto que las parejas que se separan a los seis años de casarse tienden a tener seis hábitos similares. Hablemos de ellos -y de lo que puedes hacer si ves alguno de ellos en tu relación:

Arranques bruscos

Los tres primeros minutos de una conversación son un indicador de cómo terminará esa conversación. Así, si una conversación comienza con suavidad, es más probable que la conversación siga avanzando en una dirección suave y positiva. Mientras que, si una conversación comienza con dureza, es probable que termine de la misma manera.

Un inicio áspero suele incluir la palabra “tú” seguida de un término absoluto como “siempre” o “nunca”. Por ejemplo: “Nunca ayudas en la casa” o “¡Siempre estás con el teléfono!”. Otro indicador de que estás utilizando un arranque duro es sacar el tema en un momento que pilla a la otra persona desprevenida o utilizar un tono de voz amenazante.

Por supuesto, todos estamos obligados a iniciar una conversación de forma brusca, crítica o con un tono inquietante de vez en cuando; los humanos no somos robots. Sin embargo, las parejas que acaban divorciándose tienden a utilizar arranques bruscos en sus conversaciones difíciles con más frecuencia que sus homólogos más felices.

En definitiva, los arranques ásperos consisten en sacar a relucir temas difíciles mediante el uso de la crítica -lo que nos lleva a nuestro siguiente hábito poco saludable-.

Uso de los cuatro jinetes en el conflicto

Gottman les dio su nombre como un juego de palabras con la historia bíblica de los “Cuatro Jinetes del Apocalipsis” que señalan el fin de los días, la presencia de los “cuatro jinetes” del conflicto en las relaciones señala una relación en peligro.

Los cuatro jinetes son

  • La crítica: En esta definición, la crítica es diferente de la queja. La crítica es cuando se señalan los defectos de carácter de la pareja como un ataque.
  • Defensividad: Cuando las personas están a la defensiva, sobreexplican, justifican y niegan las quejas de su pareja sin tomarse un momento para escucharlas realmente.
  • Entorpecer: Cuando las personas se ponen a la defensiva, tienen el mismo aspecto que la palabra: como un muro de piedra. Mientras su pareja habla, se retiran y desconectan.
  • Desprecio: El desprecio es la crítica sobrecargada, y puede ser una forma de abuso emocional. Cuando las personas son despectivas, menosprecian a su pareja.

Cuando las parejas utilizan habitualmente los cuatro jinetes, las investigaciones de Gottman muestran que es más probable que rompan.

Inundación crónica

A medida que una pareja se va incrustando en un ciclo de conflicto negativo a través del uso de arranques duros y de los cuatro jinetes, empezará a experimentar lo que se llama “flooding”. La inundación se produce cuando estamos expuestos al estrés y al conflicto una y otra vez. Nuestro cuerpo empieza a liberar hormonas del estrés que afectan a nuestra capacidad para relacionarnos y resolver conflictos con otras personas. Esto lleva a las personas a luchar, huir o congelarse en sus discusiones de conflicto.

Cuando las parejas pueden navegar por sus inundaciones tomando descansos y auto-calmándose, no se convierte en algo crónico, y son capaces de neutralizar los impactos. Sin embargo, cuando las parejas no saben cómo tomar descansos y auto-calmarse, su relación a menudo se vuelve más infeliz con el tiempo.

Problemas de lenguaje corporal

El lenguaje corporal es importante en nuestras relaciones. Lo queramos o no, nuestra pareja está automática y constantemente escudriñando nuestro lenguaje corporal en busca de pistas sobre si se siente o no segura y querida en la relación. Las parejas que tienen un lenguaje corporal cerrado y amenazante con el otro preparan su relación para el conflicto.

Reparación fallida

En cualquier relación, estamos obligados a meter la pata. De hecho, es natural que las parejas entren en conflicto de vez en cuando. Sin embargo, las parejas más sanas son capaces de reparar después de estos percances. Incluso más, son capaces de aceptar los intentos de reparación del otro. En comparación, las parejas que se dirigen al divorcio tienden a hacer muchos menos intentos de reparación y también son menos propensas a aceptar el intento de reparación de su pareja.

Una reparación fallida podría sonar como:

“Oye, ¿podemos empezar de nuevo? Siento que esto va en mala dirección y no quiero pelear”. (intento de reparación)
“¿Estás bromeando? De ninguna manera. Has dicho lo que has dicho!” (rechazar el intento de reparación)
El éxito de la reparación podría sonar como:

“Oye, ¿podemos empezar de nuevo? Siento que esto va en mala dirección y no quiero pelear”. (intento de reparación)
“Estoy de acuerdo. Tenemos que volver a empezar esta conversación. ¿Podemos hacer una pausa de 20 minutos?” (reparación aceptada)

  1. Hiperfocalización en los malos recuerdos
    Las parejas felices pasan tiempo hablando de los buenos momentos. Comparten recuerdos de sus vacaciones favoritas, de cómo se conocieron y de lo que “echan de menos” de sus primeros tiempos. Cuando las cosas se ponen difíciles, tienden a negar lo difícil con lo bueno. Por ejemplo: “Vaya, este es un mes muy duro… pero hemos pasado muchos años buenos juntos. Sé que lo superaremos”.

En comparación, las parejas infelices tienden a pasar más tiempo centradas en lo que ha ido mal. Sus pensamientos y conversaciones gastarán grandes cantidades de energía dirigidas a lo malo. Esto puede sonar como: “Este fue un mes realmente bueno para nosotros… lástima que el resto de nuestra relación sea una mierda”.

Antídotos conductuales.

La buena noticia es que todos estos hábitos tienen antídotos conductuales. Esto significa que si notas alguna de estas cosas en tu relación, puedes cambiarlas cambiando tu comportamiento. Y, a medida que cambias tu comportamiento, también podrías notar que tu relación cambia también.

El antídoto para un inicio duro es aprender a sacar los temas con una asertividad suave y hablar de tus necesidades. En lugar de decir algo como “¡siempre estás con el teléfono!”, puedes aprender a decir “me siento muy sola. Necesito que pasemos tiempo juntos sin nuestros teléfonos”.

Los antídotos contra los cuatro jinetes son:

  • En lugar de criticar, utiliza un arranque suave (ver arriba).
  • En lugar de estar a la defensiva, empatiza y asume la responsabilidad de tu parte.
  • En lugar de dar largas, aprende a tranquilizarte para poder estar presente.
  • En lugar de despreciar, haz tuyos tus sentimientos.
  • Si sufres un desbordamiento crónico, también deberás aprender a tranquilizarte haciendo pausas (incluso cuando sea difícil) y utilizando la respiración para calmar tu cuerpo.
  • En cuanto al lenguaje corporal, comprueba con tu pareja cómo se siente durante vuestras conversaciones para asegurarte de que lo que intentas expresar a través de tu cuerpo está aterrizando de la manera correcta.

El antídoto para la reparación fallida es aprender a reparar rápidamente y aceptarlo, incluso cuando es difícil.

Y si tiendes a hiperconcentrarte en los malos recuerdos, querrás dedicar un tiempo consciente a hablar de lo que es bueno. Podéis hacerlo compartiendo recuerdos u ofreciéndoos aprecio mutuamente con regularidad.

En resumen.

Si ves alguna de estas señales en tu relación, no es inútil. Puedes crear una relación que sea más satisfactoria utilizando los consejos anteriores para cambiar tus hábitos.

La conclusión es la siguiente: para construir relaciones sanas, tenemos que ser conscientes de nosotros mismos y asumir la responsabilidad de la forma en que interactuamos. Aprender a reconocer los comportamientos perjudiciales en tu relación puede ayudarte a cambiarlos.


¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.