Intenté todo para curar mi insomnio. Esto es lo que finalmente funcionó.

El insomnio es una experiencia espeluznante. Al caer la noche, todos los demás apartamentos están oscuros, pero en el tuyo, una luz arde y estás completamente despierto.


¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 200 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.


Toda mi vida, había dormido al instante. El insomnio era nuevo. Comenzó con el confinamiento. Tenía motivos para preocuparme. Soy un receptor de trasplante de corazón propenso a infecciones. También soy soltera sin familia cerca. Cuando el virus se estaba extendiendo como un incendio forestal, la charla sin parar comenzó en mi cabeza: nunca sobreviviré si estoy infectado. Entonces mi hermana contrajo el virus. Ella estaba en estado crítico y yo estuve nervioso durante tres días y tres noches. Para cuando dobló la esquina, había perdido el sueño por completo.

Mi cardiólogo me recetó un medicamento contra la ansiedad durante un mes. “Debes dormir. Tu corazón necesita descansar”, dijo. Después de 30 noches de buen sueño, dejé de tomar el medicamento y me acosté esperando un milagro. Pero el sueño no llegó.

Consulté a una tele terapeuta. “La pandemia ha afectado a todos”, dijo, y me recetó un tranquilizante por otras 20 noches. Cuando suspendí ese medicamento, la ansiedad por dormir se disparó dentro de mí una vez más. Comencé a sentirme extraño en la cabeza.

Había sido entrenado en meditación auto hipnótica hace 26 años, y la he usado cuando busco respuestas a mis problemas, a menudo con resultados sorprendentes. Frustrado con mi condición, decidí ver si me ayudaría a identificar la raíz del problema.

¿Qué es la meditación auto hipnótica?

Sigmund Freud, el “padre de la psicología moderna”, razonó que los problemas emocionales y psicológicos como el dolor, la depresión y la ansiedad a menudo yacían enterrados en el conflicto entre la mente consciente e inconsciente. Utilizó el psicoanálisis para llevar lo que existe a nivel inconsciente o subconsciente a la conciencia.

En la India, los yoguis estaban acostumbrados a penetrar en la mente inconsciente mucho antes que Freud. Sabían que era el repositorio de todos los eventos, recuerdos y emociones de nuestra vida. Mi maestro de meditación, Mohan Pawar, me había entrenado para meditar en 1996. Me enseñó a hipnotizarme y recordar los momentos dolorosos, las respuestas y las frustraciones en mi vida.

Muchas personas piensan en la hipnosis como una especie de truco de magia o espectáculo secundario. Pero el Instituto Nacional del Cáncer define la hipnosis como “un estado de trance en el que una persona se vuelve más consciente y enfocada en pensamientos, sentimientos, imágenes, sensaciones o comportamientos particulares”. La hipnosis es una técnica comúnmente utilizada para aliviar el dolor, reducir el estrés y la ansiedad. Verá que se ofrece para ayudar a las personas a dejar de fumar o perder peso. También puede ayudar a los pacientes a acceder a recuerdos y traumas reprimidos.

Una persona bajo hipnosis puede sentirse tranquila y relajada. Pueden responder a la sugerencia más fácilmente. Toda hipnosis es autohipnosis porque, en última instancia, eres tú quien controla el proceso. Nadie puede hipnotizarte en contra de tus deseos, y puedes salir de ello a voluntad.

“Cuando te concentras, te enfocas en tu respiración y relajas tu mente. Si, en ese estado, te entregas al subconsciente y haces preguntas, te da las respuestas”, dijo mi maestro.

Cómo utilicé la meditación auto hipnótica para el insomnio

Me acosté en Savasana (postura del cadáver), cerré los ojos y me concentré en mi respiración. Pronto, comencé a relajarme y relajarme. Mientras meditaba más y más profundamente, experimenté una intensa concentración por un tiempo antes de entrar en un estado de trance. Mi mente se había movido a un plano más sutil donde ya no era consciente de mi cuerpo físico.

En ese estado, me dirigí a mi mente suavemente: “Tienes todos mis recuerdos seguros contigo. Por favor, llévame a la causa de mi insomnio”. Durante un rato, hubo un silencio total; No sé por cuánto tiempo, porque el tiempo vuela para mí durante la meditación. Como si buscara en Internet, podía ver mi mente navegando, sondeando. Esperé respetuosamente.

La respuesta, cuando llegó, me derribó. Escuché explícitamente que mi mente me decía: “Te has mantenido a salvo de la infección. Así que deja de imaginar y sentirte ansioso de contraer Covid-19”. Cuando escuché esas palabras mágicas, el alivio instantáneo me inundó.

Había sufrido durante 11 años. Primero con cáncer, seguido de insuficiencia cardíaca inducida por quimioterapia. El trasplante me había dado un respiro de esa existencia desgarradora. Temía caer enfermo de nuevo. A nivel consciente, no podía recordar cuándo el pensamiento molesto se había colado en mi subconsciente y desencadenado insomnio, pero mi inconsciente, en meditación, lo había recuperado ingeniosamente. Cuando salí de mi estado hipnótico, estaba en paz. He dormido bien desde entonces.


La ciencia detrás de la hipnosis

Según la Fundación del Sueño, la hipnosis es un cambio en la conciencia en el que las personas ya no son conscientes de lo que sucede a su alrededor y parecen estar en una especie de trance. Puede parecer que está dormido, pero está enfocado de una manera que parece “zonificada”. Bajo hipnosis, su función cerebral cambia para que se vuelva más receptivo a la sugestión, pero aún puede controlar sus decisiones.

Si bien se necesitan más estudios, la investigación apoya la hipnosis como un tratamiento prometedor para el insomnio. Podrías pensar que es la hipnosis misma la que te pone a dormir. No lo es. En cambio, el proceso ayuda a cambiar los pensamientos o hábitos que interfieren con su descanso; También puede ayudarlo a mantener mejores hábitos de sueño. Se puede combinar con terapia cognitiva conductual u otros tratamientos. El objetivo es ayudarle a dormir mejor después de la hipnoterapia, no durante una sesión.

Para comenzar una sesión típica, el hipnoterapeuta explica los procesos. Luego se le pedirá que visualice imágenes o piense pensamientos relajantes mientras el hipnoterapeuta lo guía sobre cómo mejorar su atención y profundizar su enfoque. Una vez que esté en el estado de trance, pueden hacer sugerencias para ayudar a abordar su insomnio. Es posible que se le anime a dejar de lado la ansiedad por dormir o a ajustar su horario de sueño. Cuando llega el momento de que termine su sesión, se le guiará de regreso a la vigilia completa.

Es posible que aprendas la técnica, por lo que no tienes que depender de otra persona para hipnotizarte. La autohipnosis con una grabación de video o audio puede ayudar al insomnio. Un estudio reciente que se centró en mujeres menopáusicas encontró que la autohipnosis les ayudó a dormir más profundamente.

La meditación autoguiada y la hipnosis son generalmente seguras, pero si ha experimentado un trauma, estas técnicas deben realizarse con un hipnoterapeuta capacitado o solo si ha dominado la técnica con un entrenador calificado.