Comprender las diferencias entre narcisismo y alta autoestima

El narcisismo se ha convertido en una especie de palabra de moda en los últimos años, y mucha gente la utiliza para describir prácticamente a cualquier persona que tenga una sana obsesión consigo misma y su propia estima. A pesar de ello, existe una brecha significativa entre el narcisismo y los niveles saludables de autoestima.


¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 200 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.


Cuando piensa en alguien narcisista, ¿qué le viene a la mente? ¿Piensa en alguien que tiene un gran sentido de sí mismo o que se respeta mucho? Aunque la mayoría de la gente supone que los narcisistas son personas que tienen niveles sanos de autoestima, no siempre es así. Existen diferencias significativas entre el narcisismo y los niveles saludables de autoestima.

En primer lugar, el narcisismo es un trastorno de la personalidad que se caracteriza por un sentido de grandiosidad, egocentrismo, falta de empatía y un sentido exagerado de la autoestima. El narcisismo también puede caracterizarse por un sentido inflado de la autoestima. Una persona que tiene niveles saludables de autoestima se tiene a sí misma en mayor estima, pero lo hace de forma positiva. Según una explicación de este fenómeno proporcionada por Psychology Today y que para mí tenía mucho sentido, una persona con alta autoestima puede verse a sí misma como “buena”, mientras que un narcisista creerá que es “el mejor”.

Un estudio que merece ser mencionado analizó las diferencias entre el narcisismo y los niveles saludables de autoestima. Para ello, invitaron a 71 niños de 4,5 años acompañados de sus padres a visitar el laboratorio de ciencias. Debían cantar una canción para sus madres y padres delante del público. Antes y después de la actuación se midió la frecuencia cardiaca, la actividad electrodérmica y los resultados del electrocardiograma de los participantes.

Transcurrido un tiempo, cuando los niños tenían 7,5 años, los adultos les pidieron que rellenaran cuestionarios para medir las características del narcisismo y la autoestima. Descubrieron que los niños genéticamente predispuestos al narcisismo presentaban “niveles elevados de conductancia cutánea” cuando anticipaban la realización de la tarea. Esta fue una de las formas en que lo determinaron. Su conductancia cutánea se mantuvo elevada durante toda la actuación, y no volvió a su nivel previo a la actuación incluso después de que hubieran terminado de recuperarse.

Por otro lado, la conductancia cutánea de los niños que tenían una autoestima sana fue menor mientras se sometían al procedimiento. Esto demuestra que, contrariamente a la creencia generalizada de que las personas con trastorno narcisista de la personalidad suelen tener niveles sanos de autoestima, no suele ser así. Al contrario, demuestra lo contrario. Su pretensión de superioridad es con frecuencia un esfuerzo por su parte para compensar los bajos niveles de autoestima real.