¿Sigues buscando el propósito de tu vida?

¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 200 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

INGRESA AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.

La verdadera espiritualidad se trata de la existencia cotidiana | Soy Espiritual

A menudo se asume que para llevar una vida verdaderamente consciente espiritualmente debemos distanciarnos cada vez más del mundo material y estar más plenamente inmersos en el mundo espiritual. Debemos reducir nuestra implicación con todas las cosas físicas y, en su lugar, centrarnos exclusivamente en lo no físico o metafísico.

Sin embargo, ser verdaderamente “espiritual” no consiste en eso. La verdadera espiritualidad es, de hecho, todo lo contrario. Se trata de vivir esta vida física al máximo. Se trata de estar presente en cada momento y vivir con alegría, aprecio y gratitud.

La vida espiritual consiste en honrar y expresar el amor, la gracia y la compasión de Dios, la Fuente, el Espíritu, lo Divino en nuestra existencia cotidiana. Se trata de disfrutar de la belleza divina y la abundancia de la creación, y abrazar el amor incondicional y la luz de la divinidad en nuestras vidas todos los días.

Como seres espirituales en forma física, necesitamos cosas materiales para sobrevivir en esta realidad física y asegurarnos una existencia más fluida y cómoda. Y mientras estamos ocupados enfocando nuestro tiempo y energía en adquirir esas cosas materiales que necesitamos, no significa que ya no seamos espirituales, o que no seamos “suficientemente espirituales”.

Por ejemplo, la mayoría de nosotros necesitamos trabajar para ganarnos la vida, para poner comida en la mesa y un techo sobre nuestra cabeza. Ir a trabajar cada día y prestar un servicio es un acto tan espiritual como dedicar tiempo a la meditación trascendental, por ejemplo, o participar en un círculo de oración.

El espíritu lo impregna todo; por eso la vida espiritual es simplemente la vida, dondequiera y comoquiera, vista desde el punto de vista del espíritu ~ John Shea

Para la mayoría de la gente, “poner un techo sobre sus cabezas” significa comprar o alquilar una casa o un apartamento convencional. Sin embargo, también conozco a una mujer muy espiritual que vivió en una tienda de campaña durante muchos años con sus cinco hijos, con total éxito, porque cree que eso es lo que se supone que debe hacer una persona verdaderamente espiritual. Bueno, a cada cual lo suyo, pero para ser verdaderamente espiritual no es necesario elegir un estilo de vida tan extremo. Al fin y al cabo, tanto las casas como las tiendas son inventos de inspiración divina.

Sigue leyendo 👉  Versos de Gratitud al Universo: Reflejos Espirituales de Agradecimiento por los Milagros Cotidianos

Tengo un problema de movilidad en los pies debido a una lesión que sufrí en un accidente hace años. En lugar de caminar para hacer ejercicio físico, ahora prefiero montar en bicicleta. ¿Esto me hace menos espiritual y más material? Desde luego que no. Esas dos horas serenas montando en bicicleta al aire libre suelen ser cuando me siento más en paz y profundamente conectada con los reinos superiores.

Cada acontecimiento, grande o pequeño, es una parábola en la que Dios nos habla, y el arte de la vida consiste en captar el mensaje ~ Malcolm Muggeridge

La verdadera espiritualidad no consiste únicamente en dedicar una o dos horas a una práctica espiritual intensa y formal. Esos momentos breves y aleatorios a lo largo del día en los que reflexionamos sobre la vida, el amor y el sentido de la vida son igualmente espirituales y metafísicamente importantes. En realidad, ser alegre, observador y verdaderamente agradecido de los muchos pequeños milagros que ocurren en el mundo que nos rodea cada día es, en mi opinión, incluso más espiritual que la oración, la meditación o el canto más sofisticados.

Por supuesto, es un logro y una bendición asombrosos dedicar algún tiempo de calidad a la contemplación espiritual centrada o a una práctica metafísica formal. Pero es ingenuo y contraproducente esforzarse por mantener este tipo de aura en cada momento de cada día. Tal vez la idea no sea aspirar constantemente a una perfección espiritual extrema y abarcadora, sino simplemente permitir que el amor y la luz divinos fluyan suavemente a través de nuestra existencia cotidiana.

Publicaciones Similares