Los secretos de tu fecha de nacimiento

Cuando estás preparado para el cambio: Necesitas creer en tu futuro yo

“El crecimiento es incómodo porque nunca has estado aquí antes. Nunca has visto esta versión de ti. Así que date un poco de gracia y respira a través de ella”. ~Kristin Lohr

Me estaba mostrando más o menos.

Para el mundo exterior, parecía que estaba haciendo todas las cosas. Sonreía. Hablaba de ejercicio y de comer bien. Publicaba citas felices y positivas, pero en realidad no me estaba mostrando a mí misma.

Había sufrido un aborto espontáneo a las trece semanas. Se suponía que esta era la zona segura. Se lo había contado a la familia y a los amigos. Mi marido y yo incluso teníamos nombres preparados. Este era el cuarto bebé, así que me creía una profesional.

Únete al reto de "21 DÍAS DE SANACIÓN ESPIRITUAL"

Consiste en realizar 21 meditaciones guiadas, una por día.;

Las meditaciones guiadas ya están grabadas, luego de la compra se te dará acceso inmediato y de por vida a ellas.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Estaba en un ambiente de trabajo tóxico, pero seguí adelante. Incluso después de mi aborto, sentí que tenía que volver allí rápidamente para que otros no tuvieran que lidiar con mis responsabilidades.

Después de experimentar esta pérdida, pasé un tiempo bastante largo siendo más o menos seria en cuanto a mi bienestar. Pero seamos sinceros, fingí durante años. Escuchaba “¡Cuídate!” en repetidas ocasiones. Era bien intencionado, pero no tenía ni idea de cómo hacerlo. Nadie me decía cómo cuidar de mí misma.

Conocía todos los “deberías” y “deberías”. Pero me sentí abrumada por esos conceptos al añadirlos todos a mi lista de tareas. Sabía que debía comer sano y mover mi cuerpo, pero ¿qué iba a hacer con esos pensamientos negativos de no ser lo suficientemente buena que flotaban en mi cerebro cada día? La culpa me desbordaba, pero me limitaba a sonreír.

Asumí más responsabilidades y me puse tantos sombreros diferentes que parecía que era capaz de hacerlo todo. En realidad, estaba tan estresada que lo manifestaba físicamente a través de un molesto tic en el ojo.

Cuando la gente lo notaba, ponía como excusa que estaba cansada. Defendí esa excusa porque necesitaba creerla. No dormía bien. Comía chatarra entre las ocasionales comidas saludables. Me movía, pero no de forma regular. Seguí sonriendo, poniendo excusas y fingiendo que todo iba bien.

Una mañana, me di cuenta de que no podía seguir haciendo esto. Abrí los ojos y acepté que sólo estaba dando la cara por mí misma y que no podía seguir manteniendo este estilo de vida sin causar un daño irreversible a mis seres queridos y a mí misma. Así que dije las palabras más aterradoras: “No, lo siento. No puedo”.

Hay que reconocer que al principio sólo me susurraba estas palabras. Luego ocurrió algo poderoso: Empecé a decirlas en voz alta a otras personas.

Primero, sólo a mi círculo íntimo, y luego empezó a extenderse por todas partes. Hablaba de recuperar mi poder. Hablaba de una estrategia de salida de mi entorno laboral tóxico. Hablaba de que mi aborto involuntario me había afectado mucho. Me sacudió hasta el fondo.

Hablé abiertamente de mis sentimientos. Me permití experimentar todas mis emociones. Estaba cambiando. Me estaba convirtiendo en una nueva mujer, una versión similar a la mujer feliz y sana que fui una vez. Era emocional. Daba miedo. Valía la pena. Me costó mucho trabajo y orientación. Todavía está evolucionando. En muchos sentidos, espero estar siempre creciendo y cambiando.

Me dije a mí misma: Cree en tu futuro yo. Parece que debería ser fácil de hacer, pero es difícil para la mayoría de la gente. Lo más probable es que tengas miedo al cambio. Todos lo tenemos. Y puede ser duro para tu ego admitir que necesitas hacer algo diferente.

Como humanos, queremos tener razón. No queremos admitir que una elección que hicimos fue la equivocada. Puede que nos lo pensemos mejor y que veamos muchas banderas rojas por todas partes, pero aún así odiamos admitir que hemos tomado la decisión equivocada. Así que seguimos con lo que hacemos aunque nos parezca mal.

Tengo un pequeño secreto que contarte: Las personas con más éxito son las que superan el miedo al cambio y lo hacen de todos modos, aunque sea duro para su orgullo. Se puede hacer. Será complicado en el medio, pero lo superarás. Cuando la duda sobre uno mismo se cuela, hay que seguir dos pasos para hacer un cambio.

Un cambio de mentalidad

Para tener éxito, debes creer absolutamente que puedes y que tendrás éxito. No importa cuál sea el objetivo, debes creer en ti mismo y ver el éxito como una posibilidad real.

Por ejemplo, si quiere mover más sus músculos mediante el ejercicio, empiece su mañana con el mantra de “Estoy haciendo de mi salud una prioridad. Hoy moveré mis músculos”. Empieza a actuar como alguien que hace ejercicio. Toma decisiones como una persona que se mueve con regularidad. Prográmalo. Hable de ello.

Si quieres ser más feliz y saludable, utiliza estas afirmaciones de “Yo soy” para ayudarte a conseguirlo: “Soy suficiente”. “Soy digno de ser feliz cada día”. Muchas personas dicen que quieren sentirse más felices pero no creen que se lo merecen, por lo que acaban saboteándose a sí mismas. Di esas afirmaciones en voz alta. Escríbelas. Llega a la raíz de cualquier trauma o condicionamiento del pasado que te impida creerlas.

Una vez que cambies tu mentalidad, tus elecciones y tu camino se alinearán con tu nuevo yo. Alcanzarás tus objetivos, o al menos avanzarás hacia ellos. Puede que experimentes el síndrome del impostor en el camino. Sigue adelante. Esto forma parte del proceso de cambio de mentalidad. Responde. Si crees que puedes hacer las cosas que quieres hacer, lo harás.

Una estrategia

La segunda parte de tu viaje hacia el éxito es la hoja de ruta para avanzar. No puedes limitarte a desear y esperar que las cosas sucedan. Debes hacer el trabajo.

Si has cambiado tu mentalidad, ahora tienes que recorrer los kilómetros para llegar a donde quieres. ¿Cómo se hace esto? Establece objetivos realistas. Haz un plan. Siga el plan y sea constante. Necesitarás orientación en el camino. Rodéate de gente que esté haciendo lo que a ti te gustaría hacer. Escucha los consejos de quienes han recorrido este camino antes que tú. Pide ayuda para seguir siendo responsable.

No des por sentado que será un camino fácil de recorrer. La mayoría de las cosas que merecen la pena requieren un buen rato de trabajo. Espere que se produzcan bloqueos en el camino y supérelos.

Sepa que no todas las personas de su círculo actual estarán preparadas para su cambio. El cambio da miedo a nivel personal. Cuando los demás cambian a tu alrededor, te da miedo si tú no cambias junto a ellos. En algunos casos, tu cambio creará un efecto dominó positivo para los más cercanos a ti, pero sucederá para ellos una vez que el momento sea el correcto.

Tu futuro yo está esperando para encontrarse contigo, sólo tienes que ponerte en marcha. El camino no será todo sol y arco iris, pero puedes recorrerlo. Puedes hacer un cambio, incluso uno grande.

Una vez que estés en el otro lado, te preguntarás por qué has tardado tanto en llegar. Serás más feliz. Estarás más sano. Los demás te preguntarán cómo lo has hecho. Da ese primer paso y sigue adelante. Te prometo que el otro lado es mejor.

¿Sigue buscando el propósito de su vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - USD$0.00