¿Alguna vez te has preguntado qué secretos esconde tu fecha de nacimiento? ¿Quieres descubrir tu verdadero propósito en la vida y desatar todo tu potencial? ¡Nuestra Carta Natal Numerológica es la clave que has estado buscando!

Imagina tener una guía personalizada que revela las vibraciones únicas de tus números personales. Desde tus talentos innatos hasta los desafíos que te esperan, cada aspecto de tu vida está escrito en el lenguaje universal de los números.

Con nuestra Carta Natal Numerológica, recibirás:

✨ Análisis Detallado: Descubre las influencias de tu fecha de nacimiento y nombre.
✨ Potencial Oculto: Identifica tus fortalezas y talentos innatos.
✨ Desafíos Personales: Conoce los obstáculos y cómo superarlos.
✨ Guía Personalizada: Consejos prácticos para alinear tu vida con tu verdadero propósito.

Cada carta es elaborada cuidadosamente por expertos numerólogos, ofreciendo una experiencia transformadora y precisa. Ya sea que estés en una encrucijada o busques un nuevo comienzo, nuestra Carta Natal Numerológica te brinda la claridad que necesitas para tomar decisiones con confianza.

No dejes pasar la oportunidad de conocerte a ti mismo en un nivel más profundo. Haz tu pedido hoy y empieza a escribir el siguiente capítulo de tu vida con certeza y propósito.


empezaempezar a disfrutar la vidar a disfrutar la vida

“Estas montañas que estás cargando, sólo debías escalarlas”. ~Najwa Zebian

Durante un curso de desarrollo personal, una de mis primeras tareas fue ponerme en contacto con tres amigos y pedirles que hicieran una lista de mis tres principales cualidades. Era para ayudarme a verme a mí misma como me veían los demás.

En ese momento, mi confianza era baja y no podía verme realmente. No recordaba quién era ni lo que quería. La tarea era una forma de reconstruir mi autoestima y verme desde una perspectiva más amplia.

Cuando pregunté y recibí las respuestas de forma vulnerable, me sentí inmediatamente decepcionada. Las tres listas tenían puntos en común, concretamente en torno a la responsabilidad. El problema era que yo no veía la responsabilidad como un rasgo positivo. De hecho, no quería ser responsable; quería ser ligera, divertida y alegre.

Aunque entendía que mis seres queridos compartían este rasgo de forma positiva -como que era digno de confianza y de cuidado-, intuitivamente, sabía que la responsabilidad era mi armadura. La utilizaba para proteger y controlar mientras, en el fondo, quería ser libre y fiel a mí misma.

No confiaba en la vida. Me encontré incapaz de soltarme por miedo a lo que pudiera o no pasarme a mí y a los demás. Dejaba volar mi imaginación en lugares oscuros y creía que si pensaba en cómo salir de cada escenario malo o estaba en guardia, podría de alguna manera estar preparada para enfrentarme a los desafíos que surgieran.

Pensaba que si lo supervisaba todo, se solucionaría correctamente y entonces estaría a salvo del dolor de la vida. El dolor de la vida no era sólo el mío, sino el de mi familia, el de la comunidad local y el del mundo. Quería planificar y tramar una forma de arreglar todo para que todo fuera perfecto.

Me veía a mí misma como una persona que actúa y hace que las cosas sucedan. Me esforzaba mucho por encontrar soluciones y, a veces, me enorgullecía de mi capacidad para trabajar duro, hacer varias cosas a la vez y ser inteligente. Sin embargo, con el tiempo, me sentí resentida y agotada.

Con los años se convirtió en una carga demasiado pesada. Mis hombros ya no podían soportar el peso del mundo, y era incapaz de hacer malabarismos con tantas pelotas. Tenía que dejarlo ir.

Sigue leyendo 👉  Descubre la fuente de la sabiduría divina: ¿Cuál es la leche espiritual?

Había tantas cosas que estaban fuera de mi control, incluso situaciones que no tenían nada que ver conmigo, y sin embargo había tanta gente a la que quería y tantas posibilidades peligrosas.

Vivir en un estado de responsabilidad constante significaba que tenía que estar alerta; tenía que estar en guardia. Nunca estaba presente y, por tanto, no podía divertirme. No entendía cómo disfrutar de la vida siendo responsable. Consideraba que eran deseos que competían entre sí y acabé evitando totalmente la alegría.

Creía que podía guardar la alegría para las vacaciones o la boda del mes que viene. Siempre posponía la alegría hasta más tarde para poder volver a ser responsable.

Sin embargo, ser un hacedor y asumir la responsabilidad de cosas que no estaban bajo mi control directo tenía consecuencias. Me sentía infeliz y agotada, preguntándome constantemente por qué no podía relajarme y disfrutar de la vida.

Incluso cuando me iba de vacaciones, era incapaz de calmar mi mente y divertirme. Me decía a mí misma que una vez que me ocupara de x,y,z, me sentiría tranquila, pero entonces surgía algo nuevo y estaba pensando en eso en lugar de disfrutar de mi viaje.

Esto me hizo darme cuenta de una cosa muy poderosa: Me sentía más seguro sintiéndome ansioso y tenso que sintiéndome feliz.

De alguna manera retorcida, me sirvió. En ese momento, ser feliz era demasiado vulnerable, mientras que estar en guardia por la próxima catástrofe me parecía más seguro. No era así como quería seguir viviendo la vida.

Quería quitarme la armadura. Quería confiar y disfrutar de la vida, y quería creer que, estuviera o no al tanto de todo, las cosas saldrían bien.

Sabía que podía ser responsable sin llevar el peso del mundo sobre mis hombros. Que podía ser fiable y cariñoso sin estar estresado o serio. Esas eran las expectativas que me había puesto falsamente, y dependía de mí eliminarlas.

Una vez que me di cuenta de que resolver los problemas del mundo estaba perjudicando mi salud y de que estaba eligiendo el miedo en lugar de la alegría por una falsa sensación de seguridad, decidí darme permiso para sentir la incomodidad y la vulnerabilidad de la felicidad. Al hacerlo, encontré el valor para dejarme llevar, confiar, jugar y amar la vida.

Sigue leyendo 👉  ¡Encuentra la tienda espiritual perfecta cerca de ti y conecta con tu camino interior!

Empecé a establecer límites conmigo misma. La persona que había puesto la insignia de la responsabilidad sobre mis hombros era yo, y había elegido hacerlo por miedo, no por amor. Tuve que dejar de saber todo lo que ocurría en la vida de los demás y en el mundo, y quitarle espacio a las redes sociales, a los amigos y a la familia para hacer espacio para mí.

Empecé a cultivar la alegría practicando la presencia a diario y dedicando tiempo a las cosas que me gustaban hacer.

Tomé clases de yoga, vi programas de comedia, fui a la playa y continué con cursos de desarrollo personal.

Aprendí que, aunque se me daban muy bien las multitareas y los empujones, no era lo que quería. Quería seguir con valentía mis sueños y disfrutar de mi preciosa vida.

Eso significaba que tenía que sentir la incertidumbre, la tristeza y el peligro de las circunstancias de la vida sin lanzarme a arreglar nada. Tenía que dar un paso atrás y hacer conscientes mis pensamientos para no unirme inconscientemente al carrusel de la solución de problemas.

Era un principiante en todas estas cosas, pero cuanto más practicaba, más alegría experimentaba, y esto se extendía a los demás. Sorprendentemente, mis amigos me contaban cómo les inspiraba y ayudaba, no por resolver sus problemas, sino por ser lo suficientemente audaz como para disfrutar de mi vida.

Si quieres disfrutar de tu vida pero te estresas intentando salvar a todo el mundo del dolor, empieza a poner límites contigo mismo. Mantente en tu carril y céntrate en las áreas sobre las que tienes control directo: tu actitud, tus actividades diarias y tus perspectivas.

Intenta bajar el ritmo, invirtiendo tiempo y energía en actividades que te iluminen. No puedes proteger a nadie de lo que viene en el futuro, pero puedes disfrutar de tu presente dejándote llevar y abriéndote a la alegría.

Publicaciones Similares