¿Alguna vez te has preguntado qué secretos esconde tu fecha de nacimiento? ¿Quieres descubrir tu verdadero propósito en la vida y desatar todo tu potencial? ¡Nuestra Carta Natal Numerológica es la clave que has estado buscando!

Imagina tener una guía personalizada que revela las vibraciones únicas de tus números personales. Desde tus talentos innatos hasta los desafíos que te esperan, cada aspecto de tu vida está escrito en el lenguaje universal de los números.

Con nuestra Carta Natal Numerológica, recibirás:

✨ Análisis Detallado: Descubre las influencias de tu fecha de nacimiento y nombre.
✨ Potencial Oculto: Identifica tus fortalezas y talentos innatos.
✨ Desafíos Personales: Conoce los obstáculos y cómo superarlos.
✨ Guía Personalizada: Consejos prácticos para alinear tu vida con tu verdadero propósito.

Cada carta es elaborada cuidadosamente por expertos numerólogos, ofreciendo una experiencia transformadora y precisa. Ya sea que estés en una encrucijada o busques un nuevo comienzo, nuestra Carta Natal Numerológica te brinda la claridad que necesitas para tomar decisiones con confianza.

No dejes pasar la oportunidad de conocerte a ti mismo en un nivel más profundo. Haz tu pedido hoy y empieza a escribir el siguiente capítulo de tu vida con certeza y propósito.


3 Lecciones Saludables de Amor para Sobrevivientes de Trauma y Abuso | Soy Espiritual

“Tal vez es momento de que el luchador sea luchado por, el que sostiene sea sostenido, y el amante sea amado.” ~Desconocido

Creciendo, no tenía ninguna referencia de lo que era una relación saludable. Mis padres me tuvieron como resultado de una aventura. Estuve distanciada de mi padre por una década y pasé mi infancia con mi madre y mi padrastro, y ambos estaban lejos de ser saludables.

Recuerdo vívidamente un día en que tuvieron una pelea verbal. La situación se calentó tanto que él le lanzó una copa de vino a mi madre mientras ella se dirigía a la puerta para ir al trabajo.

Afortunadamente, la copa golpeó la pared cuando mi madre cerró la puerta, riéndose del intento fallido de mi padrastro de lastimarla. Yo, una niña pequeña, me quedé para limpiar el desorden y lidiar con la furia de mi padrastro. Como ya no podía dirigirla a ella, no tuvo problemas en dirigirla hacia mí, golpeándome y abusándome durante toda mi infancia.

Para empeorar las cosas, llevábamos una vida muy aislada; nunca pasaba tiempo en las casas de mis amigos ni tenía gente en la nuestra hasta que mi madre finalmente decidió dejarlo. Tenía diecisiete años cuando, nerviosamente, empacamos nuestras maletas y huimos en secreto, dejando a mi padrastro atrás.

Debido al abuso y la aislamiento, estaba bastante ajena a otras dinámicas familiares. Tal vez te rías de mí, pero como no tenía otro lugar donde mirar, a veces las telenovelas brasileñas eran mi principal fuente de información.

Cuando pienso en ello, hay un día en particular que me viene a la mente.

Me veo a mí misma, una niña negra delgada con el cabello corto y alisado, sentada en el suelo, viendo una telenovela con mi mamá y mis dos hermanos mientras soñaba con una relación amorosa como las de la telenovela. Recuerdo a los personajes principales en la pantalla declarando apasionadamente su amor mutuo. Mis ojos brillaban con asombro, esperando que algún día eso me sucediera a mí.

No sé si mi madre notaba lo esperanzada que me veía, pero bajaba mis esperanzas recordándome que eso no ocurría en la vida real.

¿Buenos tiempos, verdad? Hoy en día, me río de eso mientras vivo una relación parecida a una telenovela, pero sin la toxicidad característica de esos shows. ¡Estoy tan feliz de que ella estuviera equivocada!

Durante años, creí que no merecía amor y que nadie querría tener una relación a largo plazo conmigo, lo que me llevó a un ciclo de relaciones poco saludables y sin amor.

Afortunadamente, al comenzar a sanar, me di cuenta de que esto no era verdad. Era simplemente algo que los adultos en mi vida me enseñaron cuando era niña, con palabras y acciones. Seamos realistas; no tuve los mejores ejemplos al crecer.

Sigue leyendo 👉  Despierta tu Capacidad para la Autosanación, la Súper-percepción, y una Vida Más Larga

Pero como siempre digo, solo porque no tuviste buenos ejemplos al crecer, no significa que no puedas ser el ejemplo.

Sin embargo, tenía que ser honesta conmigo misma. Aunque estaba abierta a una relación saludable y a largo plazo, no tenía idea de cómo funcionaba eso, así que sabía que tenía que empezar desde cero. Y déjame decirte: aprendí algunas lecciones invaluables en este viaje, y no puedo esperar para compartirlas contigo.

#1. Tu relación contigo mismo dictará el tipo de relación que atraes.

No me di cuenta de que todavía me trataba a mí misma como mis abusadores solían hacerlo hasta casi los treinta años. Antes de esta realización, mi autoconversación era atroz: me llamaba estúpida, fea, tonta, rara… Como dije, atroz. Además, me negaba cosas, saboteaba todas las oportunidades de éxito real, ponía a todos antes que a mí y me acosaba a mí misma todo el día.

Más tarde aprendí que, aunque tendemos a hacer estas cosas en la intimidad de nuestros pensamientos, inevitablemente se manifiestan en todas las áreas de nuestra vida. Por ejemplo, las personas con malas intenciones ven que no tenemos respeto por nosotros mismos, así que intervienen y nos faltan al respeto. Los individuos egocéntricos notan nuestra falta de límites, y adivina qué hacen: sí, cruzan la línea una y otra vez.

Aprendí por las malas que los demás te tratarán como tú te tratas a ti mismo. Por lo tanto, cuando buscas tener una relación saludable a largo plazo, el primer paso es sanar la relación contigo mismo.

#2. Aburrido es bueno.

He notado que, la mayoría de las veces, cuando los sobrevivientes como yo hablan de estar aburridos en una relación, en realidad no estamos hablando de estar aburridos; simplemente no estamos familiarizados con la paz y la “normalidad”. Esto es algo que definitivamente experimenté.

Recuerdo haberme enfrentado a este sentimiento en un día en particular; no pasó nada especial, pero me sentía extrañamente inquieta mientras caminaba por la calle. Mi cerebro de superviviente inmediatamente comenzó a pensar que algo estaba mal; comencé a revisar mi mente en busca de problemas y cosas de las que preocuparme. Y entonces me di cuenta: simplemente estaba sintiéndome en paz y tranquila. No había absolutamente nada de qué preocuparse, y eso es saludable y está bien. Simplemente no estaba acostumbrada a eso. En absoluto.

Sigue leyendo 👉  Descubre tus dones espirituales y aprende a utilizarlos en tu vida diaria

Cuando se trata de relaciones, si estamos acostumbrados a patrones poco saludables y los hacemos la norma, se siente extraño cuando las cosas van bien. Es por eso que podemos intentar buscar problemas y cosas de las que preocuparnos en nuestra relación cuando, en realidad, todo está bien, porque no nos damos cuenta de que así es como se siente lo saludable: pacífico.

Por supuesto, si realmente estás aburrido y no hay amor, esa es una historia diferente. Pero creo que vale la pena hacer una revisión por si acaso nuestro cerebro está tratando de engañarnos para sabotear el amor verdadero y saludable y hacernos regresar a lo “familiar”, que, para muchos de nosotros, significa poco saludable.

Sé que suena loco, pero confía en mí, nuestro cerebro piensa que todas las cosas familiares son buenas, y toma un tiempo reprogramarlo. Siento que esta es una excelente oportunidad para comenzar a hacer el trabajo de reprogramación. ¿Qué opinas?

#3. El amor saludable es fácil.

Como alguien que creció viendo relaciones tóxicas en telenovelas, soportó abusos y también sufrió la presión e influencia de la sociedad, solía creer firmemente que el amor era difícil, doloroso, una lucha, y que requería trabajo. Mucho trabajo.

Pasé la mitad de mi vida persiguiendo mariposas en el estómago, solo para darme cuenta de que las mariposas en realidad eran ansiedad porque mi entonces pareja no me hacía sentir segura.

Hoy en día, si hay algo de lo que estoy segura, es que el amor saludable es fácil y fluye. Sí, tendrás desafíos, pero toda la relación no se sentirá como una lucha.

Te prometo, reconocerás el amor saludable cuando lo veas, especialmente después de comenzar a sanar la relación contigo mismo y empezar a buscar paz en lugar de emociones relacionadas con el trauma.

¿Conoces la sensación de cargar con el peso de una relación? No estará ahí en una pareja saludable. Lo mismo ocurre con cuestionar el amor y la dedicación de tu pareja hacia ti y la relación.

Pero aquí está la cosa: Solo podemos experimentar esto si comenzamos a sanar y dejamos de perder el tiempo en relaciones poco saludables.

Verás, las probabilidades de encontrar a alguien incompatible contigo son infinitas, y por supuesto, te encontrarás con algunos personajes interesantes. El secreto está en no perder tu tiempo allí. Sigue adelante. ¡El amor verdadero y saludable está a la vuelta de la esquina!

Espero que esto te inspire a dar la bienvenida y nutrir el verdadero amor y relaciones más saludables y no dejar que tus experiencias pasadas te digan lo que puedes o no puedes tener.

Eres digno de una relación hermosa, satisfactoria y amorosa. Déjala entrar.

Publicaciones Similares