El secreto de la eterna juventud – Cómo volver a sentirse entusiasmado por la vida

Los secretos de tu fecha de nacimiento

“Estar plenamente vivo, ser plenamente humano y estar completamente despierto es estar continuamente expulsado del nido. Vivir plenamente es estar siempre en tierra de nadie, experimentar cada momento como algo completamente nuevo y fresco. Vivir es estar dispuesto a morir una y otra vez. “~Pema Chödrön, Cuando las cosas se desmoronan

Tengo cuarenta y nueve años y nunca me he sentido tan joven en mi vida. Mucha gente de mi edad se siente vieja. Muchas personas más jóvenes que yo se sienten viejas, mientras que muchas personas mayores que yo siguen sintiéndose jóvenes.

¿Qué hace que alguien se sienta joven? Te puedo asegurar que no tiene nada que ver con el número de arrugas que tengas. Es algo mucho más profundo que eso, y sin embargo algo muy sencillo.

La mayoría de nosotros nos tomamos la vida en serio alrededor de los treinta años. Nos dedicamos a construir nuestra carrera, a construir nuestra familia, o a ambas cosas. De jóvenes que se preocupan sobre todo por divertirse, pasamos a ser adultos responsables. Necesitamos demostrar nuestra valía, ganar dinero, comprar una casa y asegurar nuestro futuro.

“Por el camino, me olvidé de entusiasmarme con las cosas. Todo se convirtió en un proyecto, algo con lo que tenía que lidiar”, me dijo una amiga cuando le pregunté si estaba emocionada por la compra de una nueva casa.

Cuando construimos nuestra casa, nuestra carrera, nuestra familia y nuestra reputación, hay una parte de nosotros que dejamos atrás. Cuando entramos en el mundo de las hipotecas, los seguros y los fondos de pensiones, la diversión se va por la ventana. Y cuando eso ocurre, perdemos el fuego.

El fuego es diversión, es libertad, es alegría. El fuego es coraje y audacia. El fuego es la pasión y el entusiasmo. El fuego es ser espontáneo, asumir riesgos y decir tu verdad. El fuego es ejercicio y energía en movimiento.

El fuego es luchar por lo que crees. El fuego es creer en ti mismo, creer en la vida, creer que mereces cumplir tus sueños más salvajes. El fuego es tener sueños salvajes. El fuego es aprender cosas nuevas y enseñarlas a los demás. Es estar inspirado e inspirar.

A menudo nos vemos abrumados por las exigencias de la vida y nos olvidamos de divertirnos; nos olvidamos de mantener vivo nuestro fuego y perdemos nuestro mojo. Algunos de nosotros nos quemamos con nuestro fuego cuando éramos más jóvenes. La diversión nos llevó a las adicciones y a otros comportamientos destructivos. Hemos aprendido a temer nuestro fuego y a evitarlo a toda costa.

Durante unos años salvajes en los que vivía en Nueva York, un amigo me dijo una vez: “A los veinte años tenemos que hacer locuras para tener algo de lo que hablar a los treinta”.

Así es como vivimos, sintiendo que a partir de ese momento la vida va cuesta abajo hacia la decadencia. Sentimos que nuestros mejores años han quedado atrás. Intentamos reducir los signos de la edad para sentirnos mejor cuando nos miramos en el espejo o en las fotos de nosotros mismos. Pero, hagamos lo que hagamos, no tendremos el mismo aspecto que teníamos a los veinte años.

Hace unos tres años, empecé a sentirme vieja. Siempre había parecido más joven que mi edad, pero perdí en la carrera del bótox, ya que no me hice ninguno. Perdí la pasión; perdí las ganas de divertirme y disfrutar; todo era muy serio.

Odiaba mirar mis fotos. Todo lo que veía era la falta de encanto y belleza que antes poseía. Intenté convencerme de que eran preocupaciones externas, irrelevantes y sin importancia, pero no lo eran; reflejaban algo profundo que estaba pasando en mi vida.

No me malinterpreten. Durante este tiempo, ya estaba trabajando en algo que amaba con todo mi corazón. Amaba ser madre de mi hijo más que nada en el mundo. Amaba a mi marido y estaba muy agradecida por nuestro matrimonio. Pero salvo mi trabajo y mi papel en la familia, no me importaba nada. No tenía tiempo, ni capacidad, para disfrutar de la vida.

Luego las cosas empeoraron aún más. Enfermé y me vi obligada a ocuparme constantemente de mi salud y mi alimentación. Mi dieta se volvió más limitada que nunca; ya no podía disfrutar de la comida. Pensé que iba a morir. Ya era mayor que mi madre cuando falleció a los cuarenta y cuatro años, y era lógico que siguiera sus pasos hacia el cielo.

Pero también tuve suerte. Tuve suerte porque había algo dentro de mí que era más fuerte que todo esto. Una voz interior me decía que todavía estaba viva y que no debía darlo por sentado. Cada día que tenía que vivir era un regalo. ¿Qué iba a hacer con esto?

¿Iba a mirar atrás y llorar por no ser tan bella como antes? ¿O iba a mirar hacia adelante y hacer que mi vida fuera como yo quería? Me di cuenta de que todo dependía de mí. Podía seguir hundiéndome en mis limitaciones dietéticas, mis luchas por el trabajo en casa y mi aspecto envejecido, o podía encender mi fuego.

Decidí que era el momento de hacer una gran mudanza, de Israel a Estados Unidos, donde siempre he querido vivir. Para estar plenamente viva, tenía que arrojarme del nido.

Aunque mi marido no deseaba hacer esta mudanza, yo sabía que era una cuestión de vida o muerte para mí y que tenía que tomar la iniciativa. Era mi verdad, y requería asumir un enorme riesgo.

Durante la pandemia ni siquiera pudimos hacer una visita preliminar, ni podíamos saber con seguridad si nuestro hijo sería aceptado en la escuela, pero tuvimos que arriesgarnos.

Una vez que nos instalamos en Asheville, Carolina del Norte, me compré ropa nueva y colorida. Después de años de llevar monos negros de bambú, añadí algo de estilo a mi vestuario.

Hice algunos cursos con grandes profesores que me inspiraron. Volví a practicar yoga y formé parte de la comunidad local de yoga. Volví a escuchar música que me daba ganas de bailar.

Empecé a escribir y a publicar mi trabajo. Empecé a decir mi verdad más a menudo. Tuve algunas conversaciones importantes con gente importante en mi vida. Dije algunas cosas que nunca me había atrevido a decir. ¿Qué tenía que perder? ¿Qué tiene que perder nadie?

Eso es lo bonito de ser mayor. Eres más sabio, tienes más experiencia, te conoces a ti mismo y entiendes la vida mejor que nunca. Eres lo suficientemente maduro como para lidiar con tu fuego de forma saludable.

Ya sabes que no tiene sentido fingir ni esconderse. Puedes vivir tu verdad, puedes ser quien realmente eres y puedes trabajar para cumplir tus sueños. Y es rejuvenecedor, muy rejuvenecedor, a pesar de las arrugas y de que tu cuerpo ya no está en su mejor momento.

Puedes vivir como si hubieras muerto y vuelto a la vida. ¿Qué vas a hacer diferente? Hazlo. Hazlo hoy. No esperes.

Si tu vida no te emociona, hazla emocionante. Si la vida no es divertida, hazla divertida. Obviamente, no puedes controlar todo. La experiencia humana no siempre es divertida, pero no importa cuáles sean tus circunstancias, siempre puedes hacer que las cosas mejoren para ti, aunque sólo sea un cambio de actitud.

Las personas, especialmente las que están en el camino espiritual, desestiman la diversión, y soy el primero en admitir que lo hago. Siempre hay cosas más importantes que hacer. Es tan difícil encontrar tiempo para ser madre, para ser pareja, para trabajar, para cocinar, para escribir, para meditar, para practicar. El alcohol es malo, las drogas son malas y el azúcar es malo. Todas las cosas con las que te divertías a los veinte años son malas.

Durante años preparé todas las comidas de mi familia. Cuando comes fuera, la comida no tiene tu energía amorosa y no está hecha con los mismos ingredientes orgánicos, locales y frescos. Todo esto es cierto, pero la presión de cocinar constantemente tuvo un efecto contraproducente en mi salud.

Hoy en día, a veces como fuera o pido comida a domicilio, y eso me hace muy feliz. Soy más flexible, más abierta y estoy mucho más sana. Se trata de encontrar el camino del medio. Si tu camino apaga tu fuego, significa que algo va mal.

No es que encender mi fuego haya resuelto todos mis problemas. La experiencia humana sigue siendo dura. Sigo enfrentándome a muchos retos, en cierto modo incluso a más retos. Cuando cambias, o dices tu verdad, no suele ser tan fácil para la gente que te rodea lidiar con ello. Pero me siento capacitada para hacer frente a mis problemas. Me siento plenamente viva y hermosa.

Hoy me encanta mi aspecto. Me encanta el aspecto de las mujeres y los hombres mayores que me inspiran. Cuando vives desde la pasión, el coraje y la verdad, irradias belleza.

Si estás dispuesto a mirar más allá de los anuncios antienvejecimiento, puedes ver que envejecer es un proceso hermoso. Me entusiasma envejecer. Quiero envejecer. Mi madre no tuvo la oportunidad de ser vieja. Tengo tantos sueños que cumplir, y agradezco cada momento que se me da para cumplirlos.

Una cosa es segura: nunca volveré a perder mi fuego saludable.


¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 100 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.