La Milagrosa multiplicación de los peces

 milagro_panes_y_peces

Si no debiéramos comer carne, presumo que también estaría incluido el pescado. ¿Cuál,

entonces, es la respuesta a la milagrosa multiplicación de los peces tal como se relata en la

Biblia? Sin duda alguna éstos fueron requeridos como alimento.

Respuesta: Con frecuencia hemos dicho, que si bien los Evangelios son versiones reales de la

vida del hombre Jesús, son también manuales de Iniciación. El Sol, tal como lo vemos en los

cielos, es el portador de luz física que es la "cruz del mundo"; pero detrás de él está el Sol

invisible que también lleva luz espiritual. El Iniciado que sigue el camino de la Iniciación es

en el mismo sentido un dador de luz, o iluminador de la humanidad. Por lo tanto, su vida está

inseparablemente conectada con el Sol, el cual en su curso anual pasa por los doce signos del

Zodíaco por movimiento directo desde Aries, el carnero, hasta Piscis, los peces, y durante su

viaje madura los granos y las frutas que alimentan físicamente a la humanidad. También tiene

otro movimiento el Sol, conocido por los astrónomos como presesión de los equinoccios, por

el cual el Sol pasa por cada uno de los signos en unos 2.100 años aproximadamente. Esto tiene

relación con el progreso espiritual de la humanidad, y por consiguiente el símbolo del

Salvador en cualquier época, es siempre el del signo a través del cual el Sol, en ese tiempo

particular, se está moviendo por presesión.

Para mantenernos dentro de los tiempos históricos, podremos decir que en el tiempo en que el

Sol por presesión pasó por el signo de Tauro, el Toro o el Becerro era adorado entre las

naciones más adelantadas en el mundo. Encontramos al Toro, Apis, entre los egipcios, y a

Mithra, el Cristo persa, montado en un Toro. Sin embargo, cuando el Sol por presesión pasó a

Aries, el signo del Carnero o Cordero, el pueblo de Dios salió de Egipto, en la Pascua, o

equinoccio vernal, cuando el Sol pasó por el Ecuador. Entonces fue idolatría adorar al Toro o

Becerro y fueron enseñados a adorar al Carnero o Cordero de Dios. Por tiempo del

advenimiento del Cristo, el Sol, por presesión estaba alrededor de los siete grados de Aries y

dentro de la órbita del siguiente signo, Piscis, los pescados. Él era el Salvador de la venidera

dispensación. Por consiguiente, buscó pescadores, y a medida que los sacaba de su oficio,

afirmó que los haría pescadores de hombres. En todo el Nuevo Testamento se encontrará esta

continua alusión a los pescados.

En el tiempo en el que la Religión Cristiana estaba siendo establecida después de Su muerte,

hubo controversia con relación a si el símbolo de este Salvador debiera ser el Cordero o el

Pez. En consecuencia, como una reliquia de esa controversia tenemos hasta los días actuales

que los obispos usan una mitra con la forma de la cabeza de un pescado. Al mismo tiempo los

funcionarios de esa iglesia también tienen el báculo o cayado del Pastor, significando la

conexión con Aries, el Cordero. No fue sino después de varios cientos de años después de la

crucifixión de Cristo Jesús que el Cordero fue usado como Su Símbolo. Piscis, el signo de los

peces, es un signo acuo, y en tal virtud, vemos a las puertas de la Iglesia Católica el agua bendita

con la cual los fieles hacen la señal de la cruz. Se les enseña que los Viernes tienen que

abstenerse del uso de la carne y tomar en su lugar pescado, y también durante el tiempo de

Cuaresma el pescado es el alimento principal; Todo esto debido a que el Sol, por presesión,

está pasando por el signo Piscis. Ahora está acercándose a Acuario, el signo del Hijo del

Hombre, y en esa época, el símbolo del Salvador será diferente. Una fase diferente de la

religión Cristiana también estará en boga para satisfacer las necesidades de las generaciones

Visita Wadie.com

más avanzadas que entonces habitarán la tierra. En verdad, este es el objeto de las enseñanzas

Rosacruces.

MAX HEINDEL

Menú de cierre

Comparte con un amigo