¿Por qué los millonarios no pierden tiempo con los envidiosos?

John Davison Rockefeller, el enorme magnate, dijo: “no puedo perder tiempo con gente que solamente desea es verme abajo, en exactamente el mismo nivel que ellos. Lo mejor que puedo hacer es ignorarlos y proseguir en mis proyectos.”

Señores, jamás en la historia se ha visto que las personas de espíritu pequeño detienen a los gigantes. Y es gigante. Gigante en capacitación, gigante que no puede dedicar su energía a quienes le difaman o bien sueltan chismes para hacerle daño. Su energía es demasiado esencial, póngala en sus proyectos. No se distraiga, no caiga en el juego de los perdedores.

Sabido es que “la envidia es el homenaje que la mediocridad rinde al talento.” El enorme conferenciante mexicano, Miguel Ángel Cornejo, nos recordaba que “la envidia es admiración con odio.”

“La vida del envidioso es realmente triste pues el envidioso no desea tener lo que tienes, lo que desea es que tu pierdas lo que tienes”, añadía Cornejo.

La envidia es ineludible, mas no es tema suyo. Lo propio es avanzar. Lo propio es edificar. La máxima dice: los envidiosos, con envidiosos; los constructores, con constructores. Usted debe escoger dónde desea estar.

Sígueme en Facebook

Si verdaderamente está edificando algo grande, entonces no debe tener tiempo para estar mirando de re-ojo a los vecinos, a los amigos o bien a los familiares. Ese es un deporte de ociosos.

Por el hecho de que cuando uno está verdaderamente conectado con lo propio, si algo le falta… es tiempo. Deje que sus resultados charlen.

Los millonarios no pierden el tiempo con envidiosos
Los millonarios no pierden el tiempo con envidiosos
Lea:   Aquí te explico el porqué eres es un imán de los mosquitos
Menú de cierre

Comparte con un amigo