cosmos humanoLa transcomunicación instrumental ha abierto una nueva era en la comunicación con el más allá,  recibimos imágenes de otras dimensiones o mundos paralelo, conocidos como mundo  astral y espiritual. La cuarta Dimensión o Mundo Astral, es el mundo que como una realidad objetiva, se abre ante nuestras percepciones, mas allá de la muerte. El  que quiera observar los hechos con mente abierta, no podrá negar la existencia de otras realidades Paralelas, constituidos por átomos y partículas subatómicas en diferentes vibraciones. Todas las religiones han enseñado que en el ser humano existe una realidad trascendente que perdura en el mas allá y que llamamos Espíritu, Yo Superior, Ser Interior, Yo Soy.

 

Si, está claro que la vida en la tierra solo es un periodo de  prueba y experimentación para la vida espiritual. Si el ser humano es un ser espiritual e inmortal y su cuerpo físico es solo un vestido material. Cabe preguntarnos ¿para qué acumular y acumular riquezas y dinero? todo lo tendremos que dejar al morir, de  que sirve atesorar aquello que es perecedero. Es evidente que estamos de paso por la vida y que las auténticas metas que venimos a conquistar son metas espirituales. Son los tesoros eternos del Amor, de la paz, de la sabiduría, de los valores o virtudes y la  belleza espiritual; lo único que podremos llevarnos mas allá de la muerte, serán nuestras conquistas eternas.

 

Una nueva consciencia se abre ante la vida,  estamos de paso por la tierra, vivimos un proceso de evolución y desarrollo espiritual para  transformarnos  en seres de luz, en seres puros, en inmortales, en nuestro ascenso hasta que seamos Ángeles (seres cósmicos).

 

Este proceso de madurez, requiere de muchas vidas, que pasan como  las páginas de  un libro. Vamos acumulando en cada vida las  experiencias, para nuestro crecimiento:  la luz, el amor, la verdad y la belleza eterna. Es evidente que una vida pasa muy rápidamente y no da para aprender  todo o para experimentarlo todo. A través de cada vida, nos vamos transformando y vamos reflexionando sobre los errores cometidos contra la vida, la evolución y las personas, hasta que nos transformamos en ciudadanos del Mundo Espiritual, en hombres Luz, pasamos a formar parte de la  familia que es la hermandad blanca, en el mundo espiritual. Es en este momento, que nuestro ser espiritual nos revela los secretos de nuestra evolución, la sabiduría de todas nuestras vidas y nos es permitido penetrar en los secretos del universo.

 

Voy al mundo y me descubro a mí mismo en el encuentro con los demás. Penetro en mí mismo y descubro al mundo dentro de mi.

 

Me conozco a través de los demás, los demás son el espejo donde proyecto mis debilidades, mis pensamientos, mis traumas, todo lo que no me gusta de los demás y es aquello que en el fondo no me gusta de mi mismo, no acepto de mi mismo. Lo que me molesta de los demás es todo aquello que me molesta de mi mismo. En mi interior están los filtros subconscientes de experiencias y actitudes que me llevan a ver en los demás aquello que está en mi interior.

 

Aceptarme tal cual soy, lo positivo y lo negativo, con traumas y preconceptos, es el primer paso para iniciar mi camino de despertar. La conciencia clara de mi mismo y el autoconocimiento real de mi  existencia, es el motor de toda transformación. Solo cuando me veo tal cual soy, soy capaz de comprender y tolerar a los demás, solo amándome a mi mismo tal cual soy, podre amar a los demás tal cual son, con sus defectos y debilidades, pues en la humildad de mi consciencia sabré reconocer que todos estamos en el camino para la luz y si yo no tengo este defecto que tiene mi amigo, seguro que tendré otro defecto, que en él es virtud. Tolerar el querer ajeno, aceptarnos  y aceptar a los demás como son, es la base de todo crecimiento espiritual, en el Amor Universal.

 

La base de toda autotransformación  es la observación permanente de lo que pienso, de lo que siento, de lo que digo, para descubrir los motivos reales de mi actuar y para aprender a crear el silencio mental, la quietud interior. Cuando soy capaz de mantener mi mente en calma, en silencio, sin juzgar, permito que los  fenómenos me hablen por si mismos, sin poner los filtros de mi subjetividad. Al observar en silencio mental, dejo que todo me muestre sus porqués, sus motivos. En las personas siento las razones y las experiencias de su modo  de ser y actuar.

En la naturaleza, detrás de los fenómenos, observo sus leyes y detrás de las leyes, descubro a los seres del mundo espiritual, actuando como creadores, cuidando de la vida, de la naturaleza y del universo. Son los elementales, las hadas, los espíritus de la naturaleza, los ángeles o Mentores, los Ingenieros Siderales, las Consciencias Logóicas. Todo a mi alrededor está vivo, todo en el universo es un mar de seres  trabajando por el placer de amar, cuidando  de la vida, de la naturaleza y del universo. La objetividad implica en mi mismo una observación multidireccional, en varias direcciones, sobre mi actuar, escuchando las opiniones de los demás, para no quedarme cerrado en dogmas, preconceptos, fanatismos, rigideces.Estar en constante transformación me lleva a cuestionarme permanente mis patrones de conducta, mi forma de ver la realidad, las representaciones que tengo de los demás, para no quedarme estático, estancado.

 

Cuando mantengo una representación, una etiqueta, de otro ser, estoy en un punto de vista unilateral, subjetivo. Sin embargo, al  ampliar mas y más nuestros puntos de vista, nuestra forma de percibir, nuestras percepciones; abriendo un espacio en nuestro interior para encontrarnos con los demás  como si  fuera  cada día la primera vez, volviendo a intentar nuestra comunicación. La objetividad son 360 grados alrededor de una idea, de un acto, de un fenómeno, de mi propia experiencia.

Nadie tiene esa percepción total y debe aceptar, humildemente, que algo de la percepción del otro es real y algo de su percepción esta fijado en el pasado. La verdad no es una teoría, esto implica que solo experimentando, viviendo, podrás estar en la realidad, en evolución. Si no has vivido algo, abstente de juzgar y criticar; no debemos hablar de lo que no conocemos en profundidad. Criticar sin conocer y sin experimentar, por mera interpretación de libros, es estar fuera de la realidad. Es un conocimiento muerto, teórico, con el que te has identificado, te has cerrado en tus paradigmas, a tus  patrones científicos, culturales y religiosos, que te han programado desde la infancia e impiden expresar tu esencia interior. Estar abierto a que la vida te muestre su belleza, sus leyes, su sabiduría; estar abierto a sentir y compartir, es fluir con la vida y experimentar lo que nos une en el  corazón  a los demás seres.

 

Jesús nos explicaba, solo si te vuelves como un niño podrás entrar en el reino de los cielos, en la  vida nueva.VOLVER A SER PUROS Y CONSCIENTES COMO SABIOS.

 

Conocerás la verdad y la verdad te hará libre. la verdad es una realidad, que el ser humano tiene que descubrir, es el mundo de los ideales, la utopía del mundo espiritual y de tu ser que quiere manifestarte en tu vida, como felicidad, a través del desarrollo de todas tu potencialidades creadoras. Los rayos de Luz espiritual, constantemente nos llegan queriendo expresar nuestra esencia que es nuestra naturaleza espiritual, es nuestro destino eterno, vivir la utopía en el tercer milenio.Volveremos vida tras vida hasta que nos transformemos en la utopía, en Ángeles.

 

Vive la felicidad como un acto de comunicación y creación. En la pureza del amor impersonal, eres libre para compartir desde la afinidad, los ideales del corazón, la paz del amor y la ternura de la creatividad. En la comunión amorosa dos seres se transforman en uno, el universo se ama a si mismo a través de todos los seres que se aman y se recrean a si mismos, vibrando en el amor  universal en todas las células, en todos los seres, desde la libertad y la afinidad de compartir, nuestros sentimientos, nuestros ideales y nuestros actos de entrega.

 

El universo se expresa y llega a su plenitud en el Amor Universal, que se crea en el encuentro amoroso, es el infinito  manifestándose en: la unión, la comunión, la creatividad por amor al amor en sí mismo. Ábrete, se puro, vacíate de dogmas, prejuicios y resentimientos para que el Amor pueda expresarse en toda su plenitud. La felicidad no se recibe de nadie, se crea en el interior y se da por Amor al darse. Sé feliz haciendo felices a los demás.  Toda utopía son los ideales que existen como una realidad en el mundo espiritual  y en otros planetas del universo. El mundo de las ideas, el mundo espiritual es la realidad y el mundo físico de la forma, de la apariencia, el mundo materia, es un proyecto evolutivo, los seres humanos tenemos que vibratoriamente integrar el mundo espiritual en el físico, esto es la transformación de la Tierra. Las Jerarquías están proyectando la tierra utópica, para que se plasme en el próximo milenio.

 

A través de la elevación vibratoria y de la práctica de la fraternidad, el holograma de la  nueva Tierra, se va anclando en el planeta. El camino de la raza dorada en el Tercer Milenio, será vivir los ideales en la realidad, hacer coincidir el mundo físico  con el mundo de las ideas, el mundo espiritual. Los ideales son la fuerza para el gran cambio, son la fuerza del  progreso de la humanidad, atraen a nuestras mentes el mundo espiritual, para  mantenernos firmes y perseverar hasta la realización de nuestras metas. Los  ideales son pensamientos poderosos que tienden a realizarse, son  poderosas imágenes que inundan de luz toda nuestra realidad.

 

El Tercer Milenio sera el milenio de los artístas de la luz, que busquen expresar la belleza, la bondad y la universalidad, a través de sus obras. Donde expresan de forma  poética, una realidad superior, elevada, mostrando los caminos de la experiencia pura y del pensar puro. Es la  sensibilidad, la devoción,  la admiración, lo  que  nos comunica con nuestro ser espiritual y desciende  la armonía de las esferas, a nuestra realidad.La nueva era sera una era de comunicación y sensitividad donde percibiremos a los seres espirituales de la naturaleza y donde nos comunicaremos constantemente  a través del viaje astral, con nuestros familiares, en el mundo astral. El desdoblamiento nos permitirá vivir a plena consciencia en el mundo físico, en el astral y en el espiritual.

La transcomunicación instrumental ha abierto una nueva era en la comunicación con el mas alla,  recibimos imágenes de otras dimensiones o mundos paralelo, conocidos como mundo  astral y espiritual. La cuarta Dimensión o Mundo Astral, es el mundo que como una realidad objetiva, se abre ante nuestras percepciones, mas allá de la muerte. El  que quiera observar los hechos con mente abierta, no podrá negar la existencia de otras realidades Paralelas, constituidos por átomos y partículas subatómicas en diferentes vibraciones. Todas las religiones han enseñado que en el ser humano existe una realidad trascendente que perdura en el mas allá y que llamamos Espíritu, Yo Superior, Ser Interior, Yo Soy.

 

Si, está claro que la vida en la tierra solo es un periodo de  prueba y experimentación para la vida espiritual. Si el ser humano es un ser espiritual e inmortal y su cuerpo físico es solo un vestido material. Cabe preguntarnos ¿para qué acumular y acumular riquezas y dinero? todo lo tendremos que dejar al morir, de  que sirve atesorar aquello que es perecedero. Es evidente que estamos de paso por la vida y que las auténticas metas que venimos a conquistar son metas espirituales. Son los tesoros eternos del Amor, de la paz, de la sabiduría, de los valores o virtudes y la  belleza espiritual; lo único que podremos llevarnos mas allá de la muerte, serán nuestras conquistas eternas.

 

Una nueva consciencia se abre ante la vida,  estamos de paso por la tierra, vivimos un proceso de evolución y desarrollo espiritual para  transformarnos  en seres de luz, en seres puros, en inmortales, en nuestro ascenso hasta que seamos Ángeles (seres cósmicos).

 

Este proceso de madurez, requiere de muchas vidas, que pasan como  las páginas de  un libro. Vamos acumulando en cada vida las  experiencias, para nuestro crecimiento:  la luz, el amor, la verdad y la belleza eterna. Es evidente que una vida pasa muy rápidamente y no da para aprender  todo o para experimentarlo todo. A través de cada vida, nos vamos transformando y vamos reflexionando sobre los errores cometidos contra la vida, la evolución y las personas, hasta que nos transformamos en ciudadanos del Mundo Espiritual, en hombres Luz, pasamos a formar parte de la  familia que es la hermandad blanca, en el mundo espiritual. Es en este momento, que nuestro ser espiritual nos revela los secretos de nuestra evolución, la sabiduría de todas nuestras vidas y nos es permitido penetrar en los secretos del universo.

 

Voy al mundo y me descubro a mí mismo en el encuentro con los demás. Penetro en mí mismo y descubro al mundo dentro de mi.

 

Me conozco a través de los demás, los demás son el espejo donde proyecto mis debilidades, mis pensamientos, mis traumas, todo lo que no me gusta de los demás y es aquello que en el fondo no me gusta de mi mismo, no acepto de mi mismo. Lo que me molesta de los demás es todo aquello que me molesta de mi mismo. En mi interior están los filtros subconscientes de experiencias y actitudes que me llevan a ver en los demás aquello que está en mi interior.

 

Aceptarme tal cual soy, lo positivo y lo negativo, con traumas y preconceptos, es el primer paso para iniciar mi camino de despertar. La conciencia clara de mi mismo y el autoconocimiento real de mi  existencia, es el motor de toda transformación. Solo cuando me veo tal cual soy, soy capaz de comprender y tolerar a los demás, solo amándome a mi mismo tal cual soy, podre amar a los demás tal cual son, con sus defectos y debilidades, pues en la humildad de mi consciencia sabré reconocer que todos estamos en el camino para la luz y si yo no tengo este defecto que tiene mi amigo, seguro que tendré otro defecto, que en él es virtud. Tolerar el querer ajeno, aceptarnos  y aceptar a los demás como son, es la base de todo crecimiento espiritual, en el Amor Universal.

 

La base de toda autotransformación  es la observación permanente de lo que pienso, de lo que siento, de lo que digo, para descubrir los motivos reales de mi actuar y para aprender a crear el silencio mental, la quietud interior. Cuando soy capaz de mantener mi mente en calma, en silencio, sin juzgar, permito que los  fenómenos me hablen por si mismos, sin poner los filtros de mi subjetividad. Al observar en silencio mental, dejo que todo me muestre sus porqués, sus motivos. En las personas siento las razones y las experiencias de su modo  de ser y actuar.

En la naturaleza, detrás de los fenómenos, observo sus leyes y detrás de las leyes, descubro a los seres del mundo espiritual, actuando como creadores, cuidando de la vida, de la naturaleza y del universo. Son los elementales, las hadas, los espíritus de la naturaleza, los ángeles o Mentores, los Ingenieros Siderales, las Consciencias Logóicas. Todo a mi alrededor está vivo, todo en el universo es un mar de seres  trabajando por el placer de amar, cuidando  de la vida, de la naturaleza y del universo. La objetividad implica en mi mismo una observación multidireccional, en varias direcciones, sobre mi actuar, escuchando las opiniones de los demás, para no quedarme cerrado en dogmas, preconceptos, fanatismos, rigideces.Estar en constante transformación me lleva a cuestionarme permanente mis patrones de conducta, mi forma de ver la realidad, las representaciones que tengo de los demás, para no quedarme estático, estancado.

 

Cuando mantengo una representación, una etiqueta, de otro ser, estoy en un punto de vista unilateral, subjetivo. Sin embargo, al  ampliar mas y más nuestros puntos de vista, nuestra forma de percibir, nuestras percepciones; abriendo un espacio en nuestro interior para encontrarnos con los demás  como si  fuera  cada día la primera vez, volviendo a intentar nuestra comunicación. La objetividad son 360 grados alrededor de una idea, de un acto, de un fenómeno, de mi propia experiencia.

Nadie tiene esa percepción total y debe aceptar, humildemente, que algo de la percepción del otro es real y algo de su percepción esta fijado en el pasado. La verdad no es una teoría, esto implica que solo experimentando, viviendo, podrás estar en la realidad, en evolución. Si no has vivido algo, abstente de juzgar y criticar; no debemos hablar de lo que no conocemos en profundidad. Criticar sin conocer y sin experimentar, por mera interpretación de libros, es estar fuera de la realidad. Es un conocimiento muerto, teórico, con el que te has identificado, te has cerrado en tus paradigmas, a tus  patrones científicos, culturales y religiosos, que te han programado desde la infancia e impiden expresar tu esencia interior. Estar abierto a que la vida te muestre su belleza, sus leyes, su sabiduría; estar abierto a sentir y compartir, es fluir con la vida y experimentar lo que nos une en el  corazón  a los demás seres.

 

Jesús nos explicaba, solo si te vuelves como un niño podrás entrar en el reino de los cielos, en la  vida nueva.VOLVER A SER PUROS Y CONSCIENTES COMO SABIOS.

 

Conocerás la verdad y la verdad te hará libre. la verdad es una realidad, que el ser humano tiene que descubrir, es el mundo de los ideales, la utopía del mundo espiritual y de tu ser que quiere manifestarte en tu vida, como felicidad, a través del desarrollo de todas tu potencialidades creadoras. Los rayos de Luz espiritual, constantemente nos llegan queriendo expresar nuestra esencia que es nuestra naturaleza espiritual, es nuestro destino eterno, vivir la utopía en el tercer milenio.Volveremos vida tras vida hasta que nos transformemos en la utopía, en Ángeles.

 

Vive la felicidad como un acto de comunicación y creación. En la pureza del amor impersonal, eres libre para compartir desde la afinidad, los ideales del corazón, la paz del amor y la ternura de la creatividad. En la comunión amorosa dos seres se transforman en uno, el universo se ama a si mismo a través de todos los seres que se aman y se recrean a si mismos, vibrando en el amor  universal en todas las células, en todos los seres, desde la libertad y la afinidad de compartir, nuestros sentimientos, nuestros ideales y nuestros actos de entrega.

 

El universo se expresa y llega a su plenitud en el Amor Universal, que se crea en el encuentro amoroso, es el infinito  manifestándose en: la unión, la comunión, la creatividad por amor al amor en sí mismo. Ábrete, se puro, vacíate de dogmas, prejuicios y resentimientos para que el Amor pueda expresarse en toda su plenitud. La felicidad no se recibe de nadie, se crea en el interior y se da por Amor al darse. Sé feliz haciendo felices a los demás.  Toda utopía son los ideales que existen como una realidad en el mundo espiritual  y en otros planetas del universo. El mundo de las ideas, el mundo espiritual es la realidad y el mundo físico de la forma, de la apariencia, el mundo materia, es un proyecto evolutivo, los seres humanos tenemos que vibratoriamente integrar el mundo espiritual en el físico, esto es la transformación de la Tierra. Las Jerarquías están proyectando la tierra utópica, para que se plasme en el próximo milenio.

 

A través de la elevación vibratoria y de la práctica de la fraternidad, el holograma de la  nueva Tierra, se va anclando en el planeta. El camino de la raza dorada en el Tercer Milenio, será vivir los ideales en la realidad, hacer coincidir el mundo físico  con el mundo de las ideas, el mundo espiritual. Los ideales son la fuerza para el gran cambio, son la fuerza del  progreso de la humanidad, atraen a nuestras mentes el mundo espiritual, para  mantenernos firmes y perseverar hasta la realización de nuestras metas. Los  ideales son pensamientos poderosos que tienden a realizarse, son  poderosas imágenes que inundan de luz toda nuestra realidad.

 

El Tercer Milenio sera el milenio de los artístas de la luz, que busquen expresar la belleza, la bondad y la universalidad, a través de sus obras. Donde expresan de forma  poética, una realidad superior, elevada, mostrando los caminos de la experiencia pura y del pensar puro. Es la  sensibilidad, la devoción,  la admiración, lo  que  nos comunica con nuestro ser espiritual y desciende  la armonía de las esferas, a nuestra realidad.La nueva era sera una era de comunicación y sensitividad donde percibiremos a los seres espirituales de la naturaleza y donde nos comunicaremos constantemente  a través del viaje astral, con nuestros familiares, en el mundo astral. El desdoblamiento nos permitirá vivir a plena consciencia en el mundo físico, en el astral y en el espiritual.

Antonio Cerdan
http://shekinahmerkaba.ning.com

Menú de cierre

Send this to a friend