Al reaccionar y controlar menos, la paciencia nos lleva de una mano; desapego, palabra oportuna de la otra mano con la actitud de dar y cuidar. Dar lo accesorio es cómodo, pero sacrificio implica reducir tenencias, comodidades. Imposible vitalizar nuestro aprendizaje sin conciencia del dolor y soledad de los demás.

El altruismo, generoso enfoque humanístico y solidaria actitud, amerita del sacro-oficio, para actuar en nombre de lo sagrado. Ahora, actos benevolentes en nombre de la deidad nos convierte en elegidos y por ende, sacerdotes. Captamos sagrado mensaje de la presente época Cristica, cuando Dios en forma indirecta confía en aquellos dispuestos a realizar su labor. El velo del templo se rasga y por dentro el eco divino susurra, “Eres sacerdote al servicio de Dios”. Sin ropaje ni ceremonia actúa con sacra intención.

Salimos de nuestra tierra, promovemos el cambio y sin metas humanas nuestro sacro oficio refleja lo divino. En silencio han surgido dos peldaños de misteriosa conexión de la tierra al cielo, del raciocinio a la revelación.

image

No Reacción, Menos Control, Desapego y

Palabra Oportuna se convierten en dos

Lemas para avanzar.

Sígueme en Facebook

Menú de cierre

Send this to a friend