¿Por qué la gente se suicida?

Alicia Caballero Galindo

Es paradójico; Robin Williams, un actor que en apariencia nada le faltaba, se suicida en su recámara en forma por demás dramática ¿Qué hace al ser humano llegar a tal extremo? ¿Qué extraña fuerza vence al natural instinto de supervivencia?… enigmático e incomprensible.

Con demasiada frecuencia vemos en los medios de comunicación noticias de personas que se quitan la vida; además, cabe pensar ¿cuántas muertes por suicidio no son documentadas? es impresionante y dramático pensar en el estado de ánimo de los últimos minutos de un suicida, surge de inmediato la pregunta; a qué extremo de desesperación habrán llegado para atentar contra sí mismos para ser capaces de vencer el instinto natural de supervivencia?… desde el punto de vista cristiano, es un pecado cometer suicidio porque la vida es un don divino que sólo El Creador tiene la facultad de marcar el fin del camino terrenal. Para un creyente sería imposible cometer tal desacato divino pero existen personas que a pesar de ser cristianos llegan a quitarse la vida; vencen dos barreras poderosas el instinto natural y la fe religiosa, lo que indica que la causa que los orilla a cometer un acto de tal naturaleza es capaz de saltar esas dos barreras poderosas.

To-everyone-whos-depressed-out-there-Think-twice

De acuerdo a los preceptos de Erich Fromm en su libro clásico El Arte de Amar, las religiones son un método didáctico para lograr que las grandes masas de población carentes de una cultura amplia y una espiritualidad elevada comprendan la importancia de la fe en ese ser superior del cual todos llevamos una pequeña chispa de vida y nos permite SER; esta circunstancia al ser asimilada por cualquier camino, nos lleva a entender que la vida es sagrada y no podemos cegar la de nadie, ni la de nosotros mismos.

Se dice que el mal endémico de nuestros tiempos es la falta de comunicación y la depreciación de valores éticos y religiosos; esta pérdida paulatina lleva al ser humano a cometer innumerables abusos contra sus semejantes y contra sí mismo sin respeto alguno. La juventud de hoy convive con la muerte mediante juegos, películas y una realidad dura que se vive a nivel mundial; estas condicionantes desembocan en un ser humano “ostra” ensimismado en su propio mundo que pierde la conciencia grupal. Las familias se disgregan en muy corto tiempo por la clase de ocupaciones de sus miembros, provocando una soledad endémica. Los valores se tergiversan y el materialismo pasa a ocupar el lugar de la espiritualidad arrojando como resultado seres humanos deshumanizados y con una base moral frágil.

También en soyespiritual.com:   Despertar del Cáncer. El Cáncer es mi Maestro.

Cuando se presenta un caso como el del actor Robin Williams, lo primero es pensar: tiene dinero, familia, fama por su trabajo, ¡NO LE FALTA NADA! Sin embargo, ¡se suicidó!¿Por qué lo hizo?… los rumores no se hicieron esperar; tenía principio de Parkinson, desavenencias familiares, soledad extrema… tal vez la fama le provocó una vanidad exacerbada que no deseaba verse y que lo vieran en malas condiciones físicas… finalmente, excusas banales, lo que implica valores éticos y religiosos endebles que se vieron arrasados por el materialismo. En este caso particular, la esposa que ocupaba una habitación contigua, no se dio cuenta del drama que se desarrollaba a su lado, lo que implica una falta de comunicación entre ellos.

Con frecuencia comenta la gente que no posee grandes capitales que deben ser muy felices quienes poseen dinero y bienes materiales en abundancia; centran el bienestar en el aspecto material, sin embargo, el que posee grandes capitales también vive grandes riesgos, teme perder su estrato, es amenazado por la inseguridad, no tiene vida privada porque está siempre en un aparador, desconfía de quienes se le acercan porque no sabe si es interés o afecto sincero, los hijos lo ven como una fuente de dinero y…más.

Los excesos provocan hastío porque lo que quieren lo “compran” y el impulso que hace crecer sanamente a un individuo intelectual y espiritualmente, es la lucha diaria por obtener satisfactores. El materialismo, hace que los individuos vivan con miedo de perder lo que tienen y desconfían de todos, hasta de sus propias familias. La ambición despierta en los individuos reacciones insospechadas por lo tanto, la felicidad no radica en la posesión de bienes materiales; éstos no son la fuente de la felicidad.

También en soyespiritual.com:   9 tipos de dolor que están directamente relacionados con los estados emocionales

El suicidio se da en todos los estratos sociales y es un recurso para   escapar de su realidad, y no enfrentar sus responsabilidades como ser humano. Debe ser una presión insoportable la que lo orille a quitarse la vida…

No puede pensarse en forma mágica que el dinero es la panacea que mitiga todos los males porque es una falacia. El ser humano está conformado por tres aspectos igualmente importantes; cuerpo alma e intelecto, el justo equilibrio entre estos tres aspectos da como resultado un ser humano capaz de entender su propia naturaleza y fundar sus valores y su felicidad en la obtención de sus satisfactores físicos, intelectuales y materiales por medio de esfuerzo propio. La verdadera felicidad radica precisamente en recorrer caminos en busca de la propia identidad y cada paso dado debe ser considerado como un triunfo que genera felicidad y satisfacción.

El suicidio por ningún concepto, es una solución aceptable para los problemas de cualquier índole.

Los seres humanos debemos caminar con los pies firmes en la tierra, conscientes de nuestras capacidades y el poder del intelecto sobre cualquier problema. Siempre hay una salida, siempre podremos encontrar una luz en el camino y debemos buscarla sin desfallecer. Suicidarse no es una muestra precisamente de valentía; al contrario es ir en contra de las leyes naturales de Dios y la naturaleza. El secreto es ser capaz de conocer alcances y limitantes de cada uno, aplicarse en las fortalezas que cada quien posee y paladear la vida como un manjar delicioso y único que nos fue dado y no tenemos derecho a cegar una vida aunque sea la propia

Es mi pensamiento en busca de formar conciencia.

Tomado de http://eldiariodevictoria.com.mx/

Cerrar menú

Comparte con un amigo