La dieta perfecta para perder peso según tu tipo de sangre

¿Has pensado cuáles eran las tentaciones, hablando exclusivamente de alimentos, de todos nuestros antepasados? Sabemos perfectamente que la vida nómada no era fácil, y menos la obtención de sus alimentos, pero al tener opciones tan reducidas como la carne, los frutos y las semillas, no existía posibilidad alguna de incluir en su dieta harinas o carbohidratos simples. La dieta perfecta para perder peso según

Ahora tiene un poco más de sentido que, conforme han pasado cientos y cientos de años, el ser humano se ha involucrado con mayor facilidad en uno de los problemas más graves de salud: la obesidad. Pues así como la evolución de la especie ha figurado en el desarrollo de la tecnología y de muchos otros aspectos, también hemos puesto sobre la mesa infinidad de productos procesados y principalmente de alto contenido calórico que hoy influyen en el enorme porcentaje de obesidad, por no mencionar otras enfermedades relacionadas que aquejan a la población, por lo menos a la mexicana.  La dieta perfecta para perder peso según

La realidad es que el producto como tal no es el problema, pues en el supermercado nadie nos obliga a comprar lo más dulce que encontremos, la verdad es que casi ninguno de nosotros sabe elegir correctamente lo que más beneficiará a su cuerpo, en todo sentido. No sólo se trata de subir o bajar de peso, sino de estar saludable, y para ello debemos tener conocimiento de cómo nuestras características físicoquímicas, como nuestro tipo de sangre, afectan directamente al tipo de dieta que deberíamos elegir.  La dieta perfecta para perder peso según

Si todos supiéramos que de acuerdo a nuestro tipo de sangre deberíamos comer ciertos alimentos para mantenernos sanos y sobre todo en nuestro peso ideal, podríamos evitarnos muchos problemas a corto y largo plazo. Justo así trabaja la dieta desarrollada por el médico y naturópata canadiense Peter J. D’Adamo, quien, basándose en la nutrición de nuestros genes y en los cambios alimenticios vividos a lo largo de la evolución humana, desarrolló la dieta del grupo sanguíneo tras varios años de investigación; asó concluyó que existe una conexión entre el tipo de sangre de las personas y la tolerancia a determinados alimentos, pero si estos son totalmente incompatibles con quien los consume, entonces se desata el aumento de peso. La dieta perfecta para perder peso según

tiposde sangre

Grupo sanguíneo O: “El cazador”

Origen:  La dieta perfecta para perder peso según 

También en soyespiritual.com:   24 Hábitos autodestructivos de las personas crónicamente infelices

Es el más antiguo de todos los grupos y corresponde al de los cazadores activos y resistentes que se iban desplazando de un lugar a otro en busca de alimento. Su dieta está basada principalmente en el consumo de carne, ya que no cultivaban, por lo que este grupo no tolera nada bien los hidratos de carbono refinados presentes en el pan blanco, pastas, azúcares, etcétera. Sin embargo, su sistema digestivo es resistente y está preparado para consumir proteína animal constantemente.

Consume:

-Carne roja para tener un metabolismo eficiente.
-Productos de mar para favorecer a la hormona tiroidea.
-Espinaca y brócoli para dotarte de minerales.
-Aceites como el de olivo para la reducción del colesterol.
-Infusiones y jugos para beneficiar tu digestión.

Evita:

-Trigos y cereales, pues dificultan el proceso metabólico.
-Lentejas, ya que se depositan en el tejido muscular, afectando la quema de grasa.
-Coliflor y col para no retener líquidos.

Elimina:

-Lácteos y huevos, porque tu grupo sanguíneo no está bien adaptado para recibir estos alimentos.
-Dulces y azúcares, pues tu cuerpo no es capaz de procesarlos debidamente.

Grupo sanguíneo A: “El agricultor”

Origen La dieta perfecta para perder peso según 

Este grupo apareció como respuesta a las nuevas condiciones ambientales, cuando los cazadores debieron migrar hacia otras regiones en busca de alimento. La necesidad los obligó a adaptarse a estilos de vida agrarios, privilegiándose del consumo de cereales y verduras. También se acostumbró a tomar muchas frutas y hortalizas, por lo que necesita de una alimentación ligera para mantenerse delgado y productivo.

Consume:

-Verduras para favorecer la digestión y acelerar el metabolismo.
-Cereales que sean preferentemente granos enteros.
-Soja para dotar de proteína a tu organismo.
-Bacalao, salmón y sardina de tres a cuatro veces por semana.
-Aceites vegetales para impedir la retención de líquidos.
-Maní y semillas de girasol para compensar la escasez de proteína animal.
-Frutas hasta tres veces al día.

Evita:

-Carnes rojas y blancas, pues por la escasez de ácidos grasos en tu estómago no las puedes digerir bien.
-Lácteos, ya que todos estos interfieren con las enzimas digestivas.
-Garbanzos y habas, pues inhiben la producción de insulina.

Elimina:

-Alimentos procesados, ya que tu cuerpo está adaptado únicamente a una alimentación ligera y natural.
-Azúcares como el chocolate, la miel, las mermeladas, azúcar refinada y morena.

Grupo sanguíneo B: “El nómada”

Origen

Es el superviviente por excelencia, capaz de adaptarse a los nuevos climas y a la mezcla de razas. Se dedicaba al pastoreo y su alimentación consistía en leche y sus derivados. Aún así, su sistema digestivo es bastante tolerante y le permite incluir en su dieta opciones mucho más flexibles que los grupos anteriores.

También en soyespiritual.com:   Despertar del Cáncer. El Cáncer es mi Maestro.

Consume:

-Productos lácteos, pues este grupo sanguíneo es el único que puede disfrutar de ellos sin presentar intolerancia a la lactosa.
-Verduras para evitar tu propensión a contraer enfermedades autoinmunes y tu vulnerabilidad a los virus.
-Pescado como tu mayor fuente de proteína.
-Té verde en lugar de café y jugos para beneficios antioxidantes.

Evita:

-Lentejas y semillas de sésamo, pues contienen lectivas que retardan el proceso digestivo.
-Maíz y trigo, ya que provocan descensos en los niveles de azúcar.
-Pollo: la lectiva aglutinante que contiene fomenta la fatiga en este grupo sanguíneo.
-Aceite de canola, maíz y girasol, pues perjudican todo tu sistema digestivo.

Grupo sanguíneo AB: “El enigma”

Origen

Es el más reciente y un verdadero misterio evolutivo, resultado de la fusión de los tipos A y B. Tiene un gran poder de adaptación a las condiciones ambientales y alimentarias cambiantes e incluso adversas; a pesar de adaptarse fácilmente, su sistema digestivo es un tanto delicado.

Consume:

-Algas marinas y pescados para mejorar la producción de insulina.
-Productos lácteos, ya que igual que al grupo B, el AB también se beneficia al consumirlos.
-Huevos, porque son una fuente de proteína importante.
-Verduras frescas para aportarle fotoquímicos a tu organismo.
-Tofu para balancear tu dieta.
-Piña para mantener eficiente la digestión de proteínas.

Evita:

-Carne roja, pues tu poco ácido gástrico dificulta la digestión de este alimento.
-Trigo y maíz, ya que ambos inhiben la producción de insulina y retrasan el metabolismo.
-Semillas de sésamo, girasol y amapola, pues atrofian el flujo de insulina, causando problemas al organismo.
-Aceite de girasol y maíz, pero en su lugar se recomienda aceite de oliva.
Comer bien es mucho más complejo que simplemente no comer dulces o pasteles, puede que todo lo que beneficia a tu mejor amiga es lo que más te afecta a ti, por eso es tan importante que si planeas comenzar una dieta, sea una hecha especialmente para ti, ya sea una basada en tu tipo de sangre o en cualquier otra de tus características, pero que tenga como objetivo, además de llevarte a tu peso ideal, mantenerte saludable y fuerte por dentro.

Fuente : http://ift.tt/19wDDTV

Cerrar menú

Comparte con un amigo