Gimnasia facial para un piel más saludable

Antes de realizar los ejercicios de la gimnasia facial es importante calentar y relajar la musculatura de la cara, el cuello y los hombros. Realiza un pequeño masaje sobre estas partes del cuerpo golpeando suavemente con las yemas de los dedos. Esto ayuda a reactivar la circulación de la zona. Darte pequeños pellizcos sobre estos puntos también es muy beneficioso.

Consejos generales sobre la gimnasia facial

Es importante que las primeras veces que realices los ejercicios los practiques delante de un espejo para que vayas cogiendo conciencia sobre las diferentes muecas y posiciones de las diferentes partes de la cara.

El mejor momento para ejercitar los músculos del rostro es antes o después del tiempo destinado al cuidado de la piel. Cuando vayas adquiriendo soltura los puedes hacer en cualquier instante del día: conduciendo, paseando o viendo la tele.

Más o menos 5 minutos por la mañana y de 5 a 10 minutos por la noche es más que suficiente para conseguir resultados. Es importante repetir cada ejercicio de 10 a 20 veces.

Algunos ejercicios requieren que complementes las muecas con estiramientos simultáneos realizados con los dedos para que no se formen arrugas en la cara.

Importantísimo: no estires la piel con fuerza. Los ejercicios hay que hacerlos con calma y sin forzar demasiado la piel. Mantén la tensión de cada ejercicio unos 6 segundos y luego ve relajando poco a poco.

Ejercicios para la frente

Ejercicio 1. Coloca los dedos de ambas manos sobre la frente de tal manera que la palma esté en contacto con ella y que las puntas de los dedos se toquen. Haz presión hacia arriba y siente que las cejas, los párpados y los músculos de frente se tensan. Mantén esta tensión durante 6 a 10 segundos y a continuación relaja. La sensación es muy estimulante.

También en soyespiritual.com:   24 Hábitos autodestructivos de las personas crónicamente infelices

Ejercicio 2. Coloca los dedos entre las cejas y tensa hacia abajo. Al hacer este movimiento aparece una arruga sobre la nariz (es la que aparece cuando frunces el ceño). Este ejercicio ejercita los músculos contrarios a los que hemos entrenado con el ejercicio anterior por lo que son complementarios. Mantén la presión durante 6 segundos y relaja.

Ejercicio para las patas de gallo

Coloca los dedos en las sienes e intenta que estos lleguen hasta la parte superior de las orejas. Abre la boca y desplaza la mandíbula de delante a atrás. Con este movimiento de la mandíbula tienes que sentir que los músculos de las sienes se tensan y se fortalecen. Mantén la tensión durante 6 segundos y luego relaja.

El resto de los músculos de la cara no se tensan durante estos ejercicios.

El contorno de los ojos

Ejercicio 1. Crea la forma de unas gafas con los pulgares y con los índices y colócatela sobre el contorno de los ojos tensando la piel de arriba y de debajo de la zona. Mantén esta tensión y parpadea de 10 a 20 veces sintiendo la resistencia que ejerce la presión de los dedos sobre los músculos de esta parte del cuerpo. Relaja.

Ejercicio 2. Partiendo de la misma postura que en el ejercicio anterior, en esta ocasión, tienes que cerrar los ojos y mantenerlos cerrados haciendo presión durante 6 segundos. De esta manera la tensión y el entrenamiento se realiza sobre otros músculos que en el ejercicio 1. Mantén la tensión durante 6 segundos y relaja.

Gimnasia Facial
Gimnasia Facial

Ejercicios para las mejillas

Este ejercicio de gimnasia facial ayuda a tensar y fortalecer las mejillas. Es muy sencillo. ¡Te los enseñamos! Sigue estos tres pasos.

También en soyespiritual.com:   Los poderes curativos de la madre naturaleza

Paso 1. Hincha las mejillas con aire y golpea suavemente con las yemas de los dedos sobre ellas. Al echar todo el aire tienes que sentir un cosquilleo en las mejillas.

Paso 2. Mantén una gran tensión mientras tienes la boca llena de aire.

Paso 3. Al echar el aire por la boca hazlo de forma suave, lenta y constante.

Ejercicio para la papada

Tienes que posicionarte de manera erguida y a continuación mover tu cabeza un poco hacia atrás, con cuidado. Después, mientras miras hacia arriba, haz que tu boca se mueva como si estuvieras masticando alimentos con tu boca abierta. Puedes realizar este ejercicio con unas 15 repeticiones.

Haz estos ejercicios de acuerdo a las partes de tu rostro que más necesitan tonificación y elasticidad. Recuerda evitar la deshidratación, el fumado, la sobreexposición al sol y otros hábitos que pueden provocar el envejecimiento prematuro de tu piel y que se hacen notables principalmente en tu cara. Practicas buenos hábitos, como estos ejercicios, y notarás la diferencia en un rostro de apariencias más fresca y tonificada.

Finalizando

Para terminar la sesión de entrenamiento de gimnasia facial de los músculos de la cara es importante relajar la zona con masajes específicos.

¿Cómo se hace? Coloca las yemas de los dedos sobre los huesos de la mandíbula inferior. Haz una suave presión sobre la zona y realiza movimientos circulares. Ve realizando estos masajes por toda la cara, de abajo hacia arriba, y continúa por la zona del nacimiento del pelo. Realiza el mismo tipo de masaje por la zona de la nuca.

Cerrar menú

Comparte con un amigo