Tu mayor activo

Lo más importante que podemos ofrecer es nuestra habilidad de compartir con otros. Por ello, la conciencia más efectiva que podemos tener no es decir: «Dios, tienes que ayudarme porque yo soy esto o aquello», o «Dios tienes que ayudarme porque soy una víctima», sino, «Dios, ayúdame a encontrar la fuerza para hacer más y convertirme en más para que pueda beneficiar a otros».

Todos tenemos defectos y negatividad, pero también tenemos la habilidad de crear energía positiva a través de nuestras palabras y acciones de compartir.

Hoy, está consciente de que todo lo que está a tu alrededor es un regalo, que nada es «tuyo». Cada día es una nueva oportunidad para inyectar energía real, poderosa y duradera en tu vida y en el cosmos como un todo.

Karen Berg

comparte

También en soyespiritual.com:   Hechizo de corte de cable - Cómo repeler personas y contactos negativos
Cerrar menú

Comparte con un amigo