Esto podría sonar un poco a: “el destino está escrito”, podríamos asumir que si le damos validez a que todo llega cuando tiene que llegar, no tenemos mucha capacidad de acción, de control y de elección de lo que ocurre en nuestras vidas. Sin embargo, esto no es más que una invitación a fortalecer nuestra paciencia, a aprender a esperar, a saber cuándo actuar y a entender que nada de lo que nos ocurre, lo hace de manera casual, todo corresponde a un proceso, todo es consecuencia de nuestras acciones y decisiones.

Es por ello que no nos es posible creer que todo está escrito, que hay un destino trazado, pero sí que nada ocurrirá a destiempo, si no estamos preparados para que algo ocurra, si no estamos listos para conocer a alguien, si es necesario aprender ciertas lecciones antes, pues estaremos en posición de esperar a que las condiciones estén dadas.

todo llega cuando tiene que llegar

Tenemos control sobre nuestros procesos personales, podemos tomar consciencia de cada paso, podemos dejar de vivir por inercia y sencillamente ir indagando y aprendiendo de cada experiencia. Más allá de los sentimientos que guardemos, más allá de las emociones que una situación despierte en nosotros, debemos tratar de encontrar respuestas que nos ayuden a crecer.

Nuestro inconsciente está en un aprendizaje continuo, pero la práctica es la que ayuda al inconsciente a fluir con cada experiencia. Parte del proceso de adquisición de información parte del raciocinio, de dedicar tiempo para aprender, de entender los “para qué” de lo que nos ocurre.

En cada paso que demos, nuestra actitud será determinante, mientras más ansiosos estemos, mientras más preocupaciones tengamos, más difícil será fluir con la experiencia y más trabas colocaremos para llegar a donde queremos estar. Solo la paciencia y la calma nos permitirán atravesar caminos, disfrutando de cada paso, sin perdernos detalles, generando en un estado de tranquilidad las condiciones para que lo cada una de las cosas que tengamos que vivir se manifiesten en nuestras vidas.

Lea:   Cuando una mujer dice BASTA, no hay nada que la haga cambiar de opinión

No nos enfrasquemos en querer vivir algo determinado, escuchemos nuestra voz interior, que sabe de antemano qué es lo más conveniente para nosotros, a veces queremos una estrella y el universo nos quiere dar una galaxia, mantengamos y cultivemos la mejor actitud, mientras escribimos cada línea de nuestro libro.

Sígueme en Facebook

Al final entenderemos que la desesperación nunca nos lleva a un buen sitio, que no podíamos saltarnos alguna experiencia, porque si no hubiésemos llegado a cualquier otro lugar y que estructuramos nuestras vidas exactamente como lo necesitamos de acuerdo a nuestra evolución. Todo llegó cuando tenía que llegar, ni antes, ni después. Por eso decimos que los tiempos del universo son perfectos.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet
via Rincon del Tibet

Menú de cierre

Comparte con un amigo