Permitir la felicidad

chocolates

¿Has notado cómo la felicidad es a menudo fugaz? Sin importar cuán eufórico te sientas, al final tu mente encuentra cosas por las cuales preocuparse. Algunas veces incluso creamos problemas donde en realidad no hay ninguno.

Una de las tendencias más autodestructivas que tenemos como humanos es no permitirnos ser felices. Esto ocurre porque existe otra voz en nuestra cabeza, la fuerza del adversario que se abalanza en el momento en que alcanzamos cualquier sentimiento de verdadero júbilo, y susurra en nuestros pensamientos todas las razones por las cuales necesitamos tener miedo, estar molestos o estresados.

Nuestro trabajo es escoger conscientemente un sentido de paz interior sobre esa voz de la negatividad.

Una vida de felicidad yace en tus manos y, más importante, en tu propia mente. Sólo está esperando que la escojas.

 

Visita Wadie.com

Yehudá Berg

Lea:   11 citas para poner fin al pensamiento excesivo
Menú de cierre

Comparte con un amigo