Cuando eres criado en un hogar humilde notas que a pesar del trabajo de ambos padres muchas veces el dinero no alcanzaba lo suficiente. Además, crecer sin padre, pero con una mamá que hizo hasta lo imposible para suplir las necesidades, te hace pensar que cuando seas grande comprarás todo lo que te hizo falta, por eso no puedes permitir que la pobreza robe todos esos sueños.

Sin embargo, pasó el tiempo, usted creció, formó su propia familia, y no pudo cumplir con todas esas promesas. ¿Puede usted recordar que era eso que tanto quería? ¿Usted es de los que creció diciendo “algún día” voy a tener? ¿Cuándo es ese “algún día”? ¿No es ahora? ¿No cree que a su edad ya es para que tenga algunos sueños cumplidos?

No dejes que la pobreza robe tus sueños

Jamás permitas que la pobreza te robe tus sueños

¿Has escuchado la frase “la pobreza es un estado mental”? Es decir, se refiere a que el efecto natural de un modo de afrontar los retos de la vida desde el derrotismo, es una actitud que bien pudo ser herencia de unos padres que fallaron a sus hijos a la hora de dotarles del sano espíritu emprendedor que les insuflara la fuerza moral del triunfador.

La pobreza puede ser una experiencia, pero nunca una residencia, tampoco puede ser hereditaria. El momento es ahora. El dinero tiene dueño. Usted puede ser su dueño… pero como dicen en la calle “tiene que ponerse las pilas”. A Bill Gates se le atribuye esa extraordinaria frase que dice: “Si naces pobre, no es tu culpa. Si mueres pobre, esa es tu culpa”

Fuente: Mentalidad Empresarial 

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend