mensajero

Cada uno de nosotros es un mensajero con quien sea que estemos hablando. Esto es un gran regalo, tanto para esa persona e incluso más para nosotros. Mientras más seamos capaces de canalizar la Luz del Creador a la vida de alguien más, más iluminados serán nuestros caminos en nuestros propios bosques.

Desafortunadamente, muchas veces entorpecemos nuestro propio camino. Olvidamos, o no nos damos cuenta de que somos el mensajero, y no el mensaje. Cuando esto ocurre, tendemos a recibir los mensajes incorrectos e ir por mal camino.

La clave es sacarnos a nosotros mismos de la película cuando estemos escuchando y ayudando a otros.

Sígueme en Facebook

Karen Berg

Lea:   ¿Te sientes perdida después del Despertar Espiritual? No estás sola
Menú de cierre

Join our list

Subscribe to our mailing list and get interesting stuff and updates to your email inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

Comparte con un amigo