pajaro

Reciban un torrente de Amor desde mi corazón, rara vez escribo, pero hoy sentí de compartirme con ustedes, mi gran familia de Luz.

En estos últimos tres meses, tuve un lapso en que me deje llevar por mi Voz Interna, y sentí de no hacer nada! O por lo menos el mínimo esfuerzo. No he leído ningún libro últimamente (cosa rara en mi), y mi deseo de no hacer nada, ha ocasionado algunas reacciones en mi pareja, para quien el dinero es muy importante. Cosa que entiendo, pues en esta tercera dimensión es parte del juego, pero tampoco me quita el sueño. Mi pareja, a quien amo, está en sus propios procesos, lo cual respeto.

Nos mantenemos dando clases de arte, así que mas que trabajo, para mi es mi oportunidad de disfrutar los cambios que a niveles tan profundos se están gestando en esta dimensión.

Digamos que vivo al día, mas no me falta realmente nada. Mi salud, estuvo un poco frágil por asma, pero estoy bien.

De un tiempo para acá experimento un fuerte impulso a no hacer, y disfrutar el silencio. Y en ese silencio “escucho” un zumbido, cada vez más fuerte, que hace vibrar mi cerebro y el centro de mi frente. A veces va acompañado de una vibración en el centro de mi pecho, con un calorcito que se intensifica, si cierro mis ojos, y me dejo llevar. Esto a veces me ocasiona ciertos mareos, y ya me ha ocurrido que la gente no me ve!

El país en que vivo, está pasando por violencia extrema, por lo tanto hay mucho miedo en común denominador de nuestro pueblo. No niego que yo también he sentido miedo, pero últimamente las cosas las percibo diferente. He aprendido a aceptar el temor, y de alguna manera, eso me da tranquilidad.

> TAMBIÉN PUEDES LEER:   Confía, nada es imposible

Suena extraño, pero reconocer mis miedos, me ha enseñado a convertirme en observadora sin emitir juicios, y ahora sé, que pase lo que pase, todo es perfecto. Y por lo tanto, me da Paz Interior.

En ocasiones siento cierta inquietud, como la semana pasada, en que mi mente me estaba pasando un ratito de duda. Así que me acosté, en mi camita que está arriba, en el segundo piso para no hacer nada! Cerré los ojos y dije:

– Dios, no quiero dudar de estos cambios, no quiero dudas, pues sé que lo que siento, es real.-

Y comencé, con mis ojos cerrados a dar gracias a Mi Divina Presencia Yo soy, por todo lo que me ha dado, por todo lo que he vivido, incluso mis sufrimientos. Di gracias a mis perritos, a mi pareja, a mi familia, a mi casa, a mis plantas, a todo, y sentí un profundo Amor.

De pronto, escuché que tocaban a mi ventana, abrí los ojos, y un segundo toquido me hizo voltear, y cuál fue mi sorpresa, que era un pajarito, que me observaba! Llena de alegría, le dije en voz alta: -¡hola! Pajarito…tienes un mensaje para mí?-

Y el pajarito empezó a cantar!

Lágrimas de Amor, alegría, y gratitud, me salieron. No pensé nada…sólo me deje envolver por la experiencia.

A partir de ese día, tomo más y más consciencia, de toda la energía que derrochamos buscando respuestas fuera de nosotros, cuanta energía desperdiciamos en pláticas vacías, y entregamos todo nuestro poder al mal hábito de opinar de cómo deberían ser las cosas.

Y lo único realmente importante, es permitirnos SER. Y dejarse abrazar por la luz de Dios, quien nos habla con tanta simpleza…lo único que tenemos que hacer, es detenernos, callar y poner atención.

> TAMBIÉN PUEDES LEER:   ¿Vives libre?

Gracias al “oportuno” pajarito, decidí parar mi mente…para escuchar la sinfonía del Amor, y permitirme el abrazo de mi Fuego Interno…

Y al abrazar a mi propio SER, te abrazo a ti…hermano, hermana, compañeros de viaje en esta aventura llamada Planeta Tierra.

Con Amor: Alma

Menú de cierre

Send this to a friend