Desarrollar auténtico cuidado por los demás

Recientemente alguien me hizo esta pregunta: ¿Cómo desarrolla uno un deseo auténtico de cuidado para la humanidad y el mundo?

Para ser sincera, esta es una pregunta difícil de responder. Pero un punto que siempre enfatizo es este: Ya sea que te des cuenta o no, todos tenemos dentro una enorme cantidad de ganas de cuidar de los demás. Usualmente, expresamos estas ganas de cuidar de los demás con personas dentro de nuestros propios círculos, círculos que puede que incluyan amigos y familia (padres, hijos, hermanas y hermanos, cónyuges, abuelos, etc.). La idea es transferir estas ganas de cuidar de los demás hacia afuera de nuestros círculos personales y con el tiempo a la humanidad entera.

¿Cómo alcanzamos esto en un nivel práctico? Aquí están algunos consejos útiles:

1. -Deberíamos tratar a aquellos con los que interactuamos a diario con el mismo cuidado con el que trataríamos a alguien de nuestros propios círculos, teniendo presente que cada persona tiene una chispa del Creador dentro. Imagina lo que sientes por tu hija o hijo y con ese mismo sentimiento pregúntale a alguien con quien trabajas que parece estar deprimido o triste: “¿Estás bien? ¿Puedo ayudarte en algo?”. El mundo sería un lugar diferente si todos tuviéramos esta conciencia a diario.

2.- Cuando rezamos, debemos rezar primero por alguien más y sólo después rezar por nosotros mismos. Al Creador realmente le interesa ver nuestro desarrollo espiritual: ¿Sólo estamos interesados en nosotros mismos y en “nuestra gente”? ¿O estamos verdaderamente interesados en el ambiente en general y en la humanidad como un todo?

cuidando a los demás

Adoro la analogía de un gimnasio. Cuando comenzamos a ejercitarnos a diario, nos fortalecemos. De la misma manera, cuando comenzamos a concentrarnos en cuidar a aquellos fuera de nosotros mismos, desarrollamos una vasija que puede hacer mucho más de lo que hace hoy.

También en soyespiritual.com:   El tren de la vida, lee este hermoso relato cuando necesites fuerza

Al final, todo lo que hacemos o dejamos de hacer por otras personas eventualmente se correlaciona con lo que se hace o se deja de hacer por nosotros

Karen Berg

Cerrar menú

Comparte con un amigo