Uno de los mayores problemas que enfrentamos como seres humanos es la dificultad que tenemos para comprender cómo es que creamos nuestra realidad. La mayoría de las personas piensa que las cosas les suceden por buena o mala suerte, pero si tú eres de aquellas personas que se ha podido dar cuenta de que eres el creador de tu realidad, sabrás que eres tú mismo el que ha creado tus estancamientos, tus dificultades y también tus aciertos.

En el camino de tomar conciencia de nuestro poder creativo, no basta con saber que somos los creadores, es necesario darse cuenta de cómo es que estamos creando nuestra realidad momento a momento. Existen pequeños pero significativos detalles que hacen la diferencia entre crear una realidad amorosa y una realidad adversa para nosotros.

Creamos nuestra realidad segundo a segundo. No existe un solo momento de nuestra vida en que no estemos sembrando las semillas de lo que va germinar mas tarde en nuestra existencia. Estas semillas se van engendrando con cada uno de los pensamientos que vamos pensando, por cada uno de los sentimientos que vamos sintiendo, por cada actitud que vamos sosteniendo frente a lo que estamos experimentando.

Muchas de nuestras reacciones cotidianas son contrarias a lo que desearíamos alcanzar en nuestra vida y debido a eso es que nuestras energías se dividen en partes opuestas entre lo que deseamos y lo que no deseamos. Cuando nuestro foco se encuentra unificado en una sola dirección, no existe ningún impedimento para llegar a instalarse en ese objetivo. Cuando nuestro foco oscila entre una alternativa y su opuesto, es obvio que no llegaremos a la meta deseada.

Lea:   Es en el momento presente cuando construyes tu futuro

Es como si te encontraras en un restaurante, donde te sientes indeciso al hacer tu pedido, pasas de un plato a otro y la persona que toma tu pedido no puede servirte ninguno debido a tu bagaje.

Unificar nuestra energía en una sola dirección es una ardua tarea que muy pocos pueden dominar debido a que nuestra mente está acostumbrada a divagar. Las estructuras sociales, culturales y educativas no favorecen un buen dominio de nuestra mente, no sabemos cómo conducirla e incluso muchas personas ni siquiera saben que sea posible dirigirla en la dirección deseada.

Llave
Unsplash / Pixabay

¿Te ha sucedido que sabiendo que quieres ir por una determinada meta, no haces mucho por llegar a ella? O ¿te has preparado para cierto resultado que nunca llega?

Estos son alguno de los ejemplos que señalan una división interna de tus pensamientos.

¿Recuerdas cuando alguna vez decidiste conseguir algo y lo hiciste con mucha facilidad? Seguramente tu mente se encontró perfectamente alineada con ese objetivo y por eso no tuviste ninguna dificultad para llegar allí.

Para alinear nuestra mente a lo que deseamos es necesario tomar conciencia de cada momento del día en que nos alejamos de los objetivo con sentimientos, pensamientos y acciones. Esta toma de conciencia es un proceso. Es necesario prestarse mucha atención a sí mismo, estar muy atento a aquellos momentos en que nos desviamos de la vibración que necesitas sostener.

Tenemos el hábito de pensar más en la carencia de lo que queremos, que pensar en la solución para obtener eso que deseamos. El sentimiento de carencia te aleja de lo que quieres conseguir y el sentimiento de solución te genera entusiasmo y alivio. Este entusiasmo debe ser sostenido sin decaer y esta es una de nuestras mayores dificultades. Se nos hace muy difícil sostener la certeza de que todo está en camino y desviamos la energía pensando nuevamente en la carencia de lo que deseamos.

Lea:   Cuando una mujer dice BASTA, no hay nada que la haga cambiar de opinión

Pon atención a cuánto tiempo pasas recreando la carencia y cuánto tiempo pasas entusiasmado en la solución. Muchas veces ni siquiera hemos diseñado la solución de nuestros desafíos. Presta atención a esto y podrás crear lo que quieres sin morir en el intento.

Patricia González

Lectura del Aura, Consulta Virtual, Coaching

www.evolucionespiritual.com

Envía tu consulta a patricia@evolucionespiritual.com, responderé lo más pronto posible.

Menú de cierre

Send this to a friend