Crea tu propia realidad

La mayoría de las personas piensa que son víctimas de sus padres, parejas, hijos, el gobierno, etc. y aceptan su presente con resignación. Consideran que si nacieron pobres, nunca podrán tener más dinero; si siempre fracasaron con las parejas, nunca van a tener una relación sana; si siempre estuvieron enfermas, nunca van a gozar de buena salud y así. Dan por sentado que lo que les pasa es así y no se puede cambiar. Desde ese punto de vista es muy probable que tengan razón porque justamente son nuestras creencias las que forman nuestra realidad. Es más fácil echar la culpa de lo que nos pasa a los otros, ponerlo en el afuera que hacernos cargo de nuestra propia vida.

Como decía Einstein: “no pretendas tener resultados diferentes si haces siempre lo mismo”. Salir de la “zona de confort” requiere valentía y decisión. No es una tarea fácil. Pero mucho más difícil es vivir una vida con sufrimiento y dolor. Y aquí va una buena y una mala noticia. Empecemos por la mala: Todo depende de nosotros. Y la buena: Todo depende de nosotros.

Una vez que entendemos que tenemos la posibilidad de crear nuestra propia realidad, debemos aprender a cómo hacerlo.

Lo primero es ser conscientes de que todo empieza con un pensamiento. Son éstos los que generan emociones y no al revés. Si pensamos en la guerra o vemos una película, esas imágenes, esa información va a generar en nosotros emociones de miedo, tristeza y nuestro cuerpo acompañará encogiéndose, acelerando la respiración, el ritmo cardíaco. Por el contrario, si pensamos en un bebé, nos llenaremos de sentimientos de cariño, amor, alegría y nuestro cuerpo estará relajado y en paz. Podemos pasar por estos dos estados sin ni siquiera habernos movido del sillón. Nada pasó allá afuera. Todo ocurrió en nuestra mente y sin embargo, cantidad de sensaciones, sentimientos y procesos físicos se pusieron en movimiento.

Lo segundo es saber que el universo está lleno de infinitas posibilidades. Somos nosotros los que nos limitamos. Son los mandatos familiares, sociales, bloqueos emocionales los que no nos permiten soñar con algo mejor. ¿Cómo imaginar una vida que no conocemos? Y éste es el punto de inflexión entre las personas famosas que han pasado a la historia y el resto de los mortales. Personajes como Gandhi, Jobs, Mandela, Einstein, por sólo nombrar algunos, creyeron que era posible generar algo diferente y así lo hicieron. Lucharon contra viento y marea por sus ideales, fueron fieles al dictado de su corazón y lograron alcanzar las metas que se impusieron a pesar de las negativas de su entorno. Si ellos pudieron, ¿por qué no nosotros?

Lea:   Tu estado de ser determinar tu creación

Te propongo hacer un análisis exhaustivo de las distintas áreas de tu vida. Ponles un puntaje del 1 al 10 evaluando cuán cerca están de tu ideal.

El trabajo. Gran parte de nuestro tiempo lo pasamos en el trabajo por eso es un área muy importante así también porque se ponen en juego nuestras capacidades intelectuales, interpersonales, valores y reconocimiento.

¿Tienes una actividad laboral que te satisface tanto en la tarea en sí como en la remuneración económica? ¿Vas a trabajar contento? ¿Es un espacio de realización personal?  ¿Está de acuerdo a tu filosofía de vida?

Crea tu propia realidad

Las relaciones. Somos seres sociales y necesitamos sentirnos queridos y reconocidos. Nuestras necesidades básicas son amar y ser amados.

¿Cómo es tu relación con tus padres? ¿Con tu pareja? ¿Tus hijos? ¿Tus amigos? ¿Tienes relaciones saludables, maduras, que te hacen sentir bien?

La salud. Cuando nos sentimos bien físicamente es más fácil disfrutar de la vida que cuando estamos enfermos. Para mantener un cuerpo saludable el ejercicio físico y la alimentación son fundamentales. Mantener una actividad física regular ayuda a sentirnos bien, a aumentar las defensas y elevar las endorfinas. Comer más frutas, verduras y menos harinas y dulces también colabora a liberarnos de toxinas que pueden generar enfermedades.

¿Sigues un programa regular de ejercicio físico? ¿Te ocupas de tener una alimentación saludable o comes cualquier cosa? ¿Eres sedentario?

 

La espiritualidad. Tener una conexión con nuestro Ser Superior es de máxima importancia. Es lo que nos hace confiar en que todo lo que sucede es para nuestro mayor bien. Es creer que hay una inteligencia superior que sabe más que nosotros lo que es bueno para nuestra vida.

Lea:   12 cosas de las que ya no deberías avergonzarte

¿Te sientes solo? ¿Piensas por qué me pasa esto a mí? ¿Cómo es tu relación con la Divinidad? ¿Crees que hay un poder superior? ¿Realizas alguna práctica espiritual?

El tiempo libre. Desarrollar nuestra parte artística o hacer una actividad sin esperar que haya productividad sino por el sólo placer de hacerlo es un alimento para el alma.

Visita Wadie.com

¿Qué haces en tu tiempo libre? ¿Practicas algún deporte o actividad artística? ¿Te diviertes? ¿Disfrutas o no sabes qué hacer? ¿Te aburres? ¿Buscas excusas para quedarte en tu casa mirando la tele?

El servicio. Ayudar a los demás es ayudarse a uno mismo. Cuando vemos a gente viviendo en la calle o a niños sin padres es inevitable preguntarse: y yo, ¿de qué me quejo? La perspectiva hacia nuestros propios problemas cambia completamente.

¿Ocupas algún tiempo para hacer servicio? ¿Perteneces a alguna fundación solidaria?  ¿Sientes que no tienes nada para dar?

Todas estas áreas son importantes para sentirnos bien, felices, queridos, útiles. Si alguna o varias de ellas no están como quisiéramos, es el momento de hacer un plan de acción para llevarlas al punto deseado. El plan de acción es planificar concienzudamente los pasos a tomar para cubrir nuestras necesidades. Puede ser desde buscar clases de pintura hasta anotarse en un gimnasio, retomar los estudios o unirse como voluntario a alguna fundación solidaria. De esta manera, nuestro bienestar está repartido en varias canastas y no depende de una sola o unas pocas. Cuando todos estos aspectos de nuestra vida están cubiertos, si algún área se desbalanceara, como una separación o un despido, las otras ayudarán a encontrar el equilibrio más fácilmente. La felicidad es una decisión y depende pura y exclusivamente de nosotros mismos. Así que: ¡manos a la obra!

Lic. Marcela Sejas

unidadtotalhoy@gmail.com

www.unidadtotal.wordpress.com  

Menú de cierre

Comparte con un amigo