ser espiritual

Nuestro cuerpo tiene limitaciones, pero nuestra alma no tiene límites.

El deseo del cuerpo es recibir mientras que el deseo del alma (nuestro verdadero deseo) es compartir. Permitir que nuestra alma tome las riendas es lo que nos pone en contacto con la habilidad para superar nuestras limitaciones.

A través del compartir, elevamos nuestra conciencia a un lugar en el que podemos derrumbar los muros en nuestra vida para extendernos así a conquistar las cosas que una vez sentimos que eran imposibles.

Si quieres volverte un ser sin límites, comparte tanto como te sea posible.

Sígueme en Facebook

Yehudá Berg

Lea:   Es en el momento presente cuando construyes tu futuro
Menú de cierre

Join our list

Subscribe to our mailing list and get interesting stuff and updates to your email inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

Comparte con un amigo