Para brillar con luz propia no necesito a una pareja a mi lado

Aunque mucha gente crea lo contrario, no lo necesitas: no es necesario tener una pareja para brillar con luz propia. Porque tú ya llegaste al mundo con una estrella en tu interior, es la misma que te guía en noches de oscuridad y ella quien, cuando así lo quiere y si se da la oportunidad, elige salir a bailar con otra estrella igual de luminosa.

Decía Platón con gran sabiduría que “al contacto del amor todo el mundo se vuelve poeta”. De pronto, hallamos fortalezas donde las creíamos perdidas y el mundo, sin más, adquiere una pátina de luminoso esplendor. Este éxtasis emocional es algo que sin duda merece vivirse. Sin embargo, la pasión no es el único estado del que vive el ser humano. También se puede brillar en soledad, en ese estado de calma y satisfacción personal donde nada sobra y nada falta.

“Hay dos maneras de difundir la felicidad: ser la luz que brilla o el espejo que la refleja”
-Edith Wharton-

 

Una pareja puede darnos vitalidad, felicidad, sexualidad, ternura e intimidad. Sin embargo, y esto deberíamos tenerlo claro, al ser amado no se le puede utilizar como pócima mágica para sanar nuestras insatisfacciones vitales. Si tú no brillas por dentro, no puedes arrebatarle la luz a otra persona esperando que su energía valga para ambos. Valdrá durante un tiempo limitado, pero al poco, se irá apagando en un lento fenecer.

A día de hoy, muchos de nosotros vivimos aún encapsulados en ciertas ideas preconcebidas sobre un amor ideal que ha de llegar para apagar nuestras frustraciones. Sin embargo, las frustraciones no se apagan, ni se destruyen, ni escapan por el coladero de los sueños rotos, sino que se superan en primera persona.

Te proponemos reflexionar sobre ello.

 

También en soyespiritual.com:   Las 18 reglas de vida del Dalai Lama que le ayudarán a organizar su vida

Brillar con luz propia, un don reservado a unos pocos

Las polillas son unos seres tristemente fascinantes. Presentan fototaxis positiva, es decir, se sienten atraídas por la luz. La Luna, por ejemplo, les sirve de guía y de orientación en sus migraciones nocturnas y en sus rituales de apareamiento. Sin embargo, en la actualidad, debido a la gran contaminación lumínica de origen artificial, cada vez hay menos polillas. Asimismo, en su absoluta atracción hacia los focos de luz, es común ver cómo acaban perdiendo la vida al revolotear alrededor de las bombillas de nuestras casas.

Mujer
MadalinIonut / Pixabay

Grande es quien para brillar, no necesita apagar la luz de los demás

En las relaciones afectivas suele suceder algo similar. Hay personas que tienen luz propia, son casi como auténticas “bombillas” en medio de la oscuridad. Son seres que pueden brillar porque gozan de plenitud personal, de una buena autoestima y de esa magia fascinante que resulta hipnótica para muchos. Es común que otros se sientan cautivados e inicien una relación esperando que esa calma y esa luz, alivie sus miedos, sus insatisfacciones y esos rincones privados de callada penumbra.
Queda claro, no obstante, que hay muchos tipos de relación de pareja. Hay quien se une para calmar anhelos, otros para disfrutar de la intimidad y hay quien busca una vinculación auténtica con la que construir un futuro. No hay pues un modelo perfecto de relación, pero sí relaciones que nos enriquecen o que nos empobrecen. Quien nos busca solo para quitarnos nuestra “luz” en provecho propio, para consolar sus tristezas o inseguridades conseguirá que vayamos perdiendo una por una todas nuestras fortalezas.

Tu luz interior emergerá cuando estés preparado

Tal y como ya hemos señalado, una pareja puede hacernos feliz pero no darnos una felicidad auténtica. Este último aspecto, depende siempre de uno mismo. Tanto es así, que a día de hoy es común ver a muchas personas casadas o manteniendo una relación afectiva de bastantes años que declaran querer a sus cónyuges o compañeros/as afectivos/as y, sin embargo, siguen sin ser felices. Sienten un vacío, un malestar, una suerte de inexplicable frustración.

También en soyespiritual.com:   Cómo deshacerse de los pensamientos indeseados

Algo que deberíamos empezar a asumir es que la felicidad, como estado de éxtasis absoluto, no existe. Si lo es, resulta ser muy breve, tan efímera como un sueño de verano. Sin embargo, no por ello debemos sentirnos más apagados o apesadumbrados. Tal y como hemos señalado al inicio, todos nosotros venimos de “fábrica” con una estrella en nuestro interior. Está ahí, aunque no la veamos: solo hay que saber encenderla para que nos alumbre y nos guíe.

Ahora bien, una luz se enciende solo cuando tiene bastante energía. La nuestra se nutre de esas fortalezas interiores que a veces, descuidamos: la autoestima, la seguridad personal, la autoeficacia, la autonomía emocional, un buen autoconcepto… Brillar con luz propia requiere también disfrutar de un buen sentido del humor, ser agradecidos, ser creativos y no dejar que la penumbra del miedo nos ronde como esas nubes abigarradas de tormenta que osan cubrir el sol en los días de primavera.

No necesitas que otros te den su luz. No la exijas, no apagues la de otros ni aún menos la robes a cambio de amor. Todos somos capaces de brillar primero en la soledad de nuestros propios planetas. Solo así seremos dignos de crear firmamentos más hermosos: lugares en los que reine ese amor auténtico que empieza siempre por uno mismo, para irradiar después de la forma más plena y auténtica en esa entrega hacia el ser amado.

Visita Wadie.com

Escrito por Valeria Sabater, tomado de lamenteesmaravillosa.com

Menú de cierre

Comparte con un amigo