El budismo tiene una forma muy particular de acabar con el sufrimiento. Esta filosofía fomenta la idea de que es posible terminar con el sufrimiento, a pesar de que este sea una parte inevitable de la vida. Por el hecho de que si bien la vida traiga por sí sola dolor, no estamos condenados a sufrirlo pasivamente.

Conforme los budistas, para terminar con el sufrimiento la primera cosa que se debe hacer es admitir que existe. La vida de todos y cada uno de los humanos, después o bien más temprano es tocada por el dolor. Resistirse a ello solo lo acrecienta.

Ahora bien, admitir el dolor no significa resignarse a sentirlo. El budismo plantea que este nace del deseo y que, por lo mismo, aprender a abandonar al deseo es la vía expedita para terminar con el sufrimiento. Por su parte, esta filosofía apunta que hay 8 caminos que han de ser practicados de manera libre a fin de que la paz y la armonía prevalezcan en nuestras vidas. Son los próximos.

1. Discernimiento justo, la primera forma de terminar con el sufrimiento

La mejor forma de ser justos es, exactamente, no juzgando. Ya antes que decidir si algo es bueno o bien malo, más bien deberíamos intentar comprender a fondo su naturaleza. Bastantes personas actúan de forma equivocada. No obstante, ¿quiénes somos para juzgarlos?

fraile ante árbol pensando en terminar con el sufrimiento

Para terminar con el sufrimiento es preciso cultivar una actitud comprensiva, ya antes que juzgar. No nos toca valorar, aprobar o bien condenar las conductas del resto. Tampoco tienen la potestad de hacerlo con nuestras acciones.

2. Forjarse propósitos nobles

Hay gran diferencia entre fijarse metas de éxito y plantearse objetivos nobles. Las primeras se inspiran en un deseo de ensaltación individual, que muy frecuentemente nos deja vacíos al final. El triunfo propio nos deja aplaudirnos, mas ¿tiene alguna trascendencia para el cosmos?

Los budistas invitan, en cambio, a forjar propósitos nobles. Es un camino para terminar con el sufrimiento pues siempre y en toda circunstancia conducen a profundas satisfacciones que son compartidas por otros. Sentirnos útiles y trascendentes le da más sentido a nuestros sacrificios.

Lea:   Los 7 tipos de empatía que están aquí para cambiar el mundo
Los 8 caminos para acabar con el sufrimiento
Los 8 caminos para acabar con el sufrimiento

3. Ser sincero y prudente con la palabra

La palabra da vida y asimismo la quita. Edifica y destroza. Cuando la palabra nace de un ánima limpia, acostumbra a ser un ungüento para el planeta. Transmite entendimiento, cariño y hermandad. Consuela, motiva y exalta los mayores valores de la vida.

Fraile budista pensando en terminar con el sufrimiento

No obstante, asimismo en ocasiones se emplea la palabra para engañar, para herir o bien para injuriar. Absolutamente nadie puede ser feliz si hace daño a el resto por medio de la palabra. Más temprano que tarde esto se revierte y acaba dañando a quien emplea la lengua de esa forma.

4. No hacer daño, ni sobrepasarse

Hay un principio que está presente en casi todos los códigos éticos de las distintas etnias. Este principio es el de no matar o bien atentar contra la vida de otros. Además de esto, esto no únicamente aplica a lo físico, sino asimismo, de forma simbólica, se extiende a lo espiritual.

Para terminar con el sufrimiento es esencial no ocasionárselo a otros, puesto que sería una enorme contradicción. Igualmente, cualquier forma de exceso atenta contra nuestro bienestar y de ahí que debe evitarse. Nada mejor para lograr la armonía que sostener el equilibrio en nuestro estilo de vida.

5. Ganarse la vida merced al esmero

No es conveniente intentar edificar formas de vida en las que el sustento se derive de algo diferente a nuestro trabajo. Cuando esto sucede, el sentimiento de orgullo personal se ve disminuido y perturbado.

El trabajo convierte al humano y lo hace mejor. Es una forma de basar la dignidad, de medrar y de servir a otros. La ociosidad tarde que temprano conduce a la insatisfacción y a la sofocación. Atasca y nos lleva a desaprovechar nuestras mejores virtudes y habilidades.

elefante siguiendo a frailes representando el acto de terminar con el sufrimiento

6. Cultivar la virtud

No es posible terminar con el sufrimiento si no emprendemos un camino de evolución incesante. La virtud, en sentido general, no es una cosa que caiga del cielo, sino más bien el fruto de un paciente cultivo. Nace a resultas del esmero.

Lea:   ¿Te sientes perdida después del Despertar Espiritual? No estás sola

Cultivar la virtud nos da asimismo un sentimiento de mayor amor propio. Nos lleva a vernos como personas en proceso de aprendizaje y de desarrollo. Deja que estemos abiertos a las críticas y los fallos, y a ver ocasiones para evolucionar.

7. La observación abierta

Si deseamos terminar con el sufrimiento es preciso que nos sostengamos atentos a los mensajes que manda nuestro cuerpo. Este nos advierte sobre los desequilibrios que puede haber en nuestra cada día. Nos alarma sobre los modos de vida que pueden ser perjudiciales.

Igualmente, es recomendable que nos transformemos en observadores atentos y desprevenidos en frente de nuestra forma de actuar. No debemos mirarnos para juzgarnos, ni tampoco para aprobarnos o bien sancionarnos. Más bien es esencial que nos veamos con los ojos inocentes de quien está en función de conocerse poco a poco más.

8. Aprender a tranquilizar la psique

Cuando la psique se deja llevar por las emociones, pierde su poder. Y si todo queda a cargo de sentimientos o bien pasiones desmandadas, de manera fácil acabamos hundiéndonos en situaciones que por último solo nos ocasionan más sufrimiento.

Cada persona debe localizar los mecanismos que le asistan a tranquilizar la psique en instantes de ofuscación, temor o bien sofocación. Cuando se actúa bajo esas influencias es cuando más se cometen fallos. De ahí que es esencial aprender a contenerlas.

Los 8 caminos para terminar con el sufrimiento son el resultado de una sabiduría milenaria. Son asimismo una guía puntual para hacer frente al planeta y a la vida. Aplicados de forma perseverante conducen al equilibrio interior, a la armonía y a la paz en el corazón.

Los 8 caminos para acabar con el sufrimiento escrito por Edith Sánchez

Menú de cierre

Send this to a friend