abrazo
No abrazo la Vida.. Sino que , al fin, me dejo abrazar por ella.. Esa era mi mayor misión, mi mayor comprensión, mi mayor revelación…Mientras, la Vida se desvivía para que la luz se hiciera en mi pequeña mente y corazón.

Dejarme abrazar por la Vida era el mayor triunfo de mi ser al que la experiencia humana, sin vacilaciones, me dirigía. La gran atalaya de la salvación del ser dormido que dormita en el Universo sin posibilidad de realización… La Vida desde la concreción , desde la contundencia que la materia, mater, madre ofrece a los frutos de la Luz en El Origen … Entonces, algunos ángeles que pululan por la corteza terrestre y otros deslizándose entre cuerpos humanos, vibran y ensalzan a Dios en Mí , a Dios en Ellos, a Dios en el Todo y la Nada, y entonces.. la vida se abre camino como una resurrección inevitable. La Vida, la vida en la carne, se convertía así en la única vía de salvación hacia otras eternidades con las que se deleita el Creador y la Creación… La Vida, así, era el mayor abrazo al que podría aspirar desde mi naturaleza incompleta. Pero, ese abrazo, era gloria entre mis delicadas partículas subatómicas que clamaban por ser henchidas por el calor que sólo Mater, Madre, Tierra tan majestuosamente ofrece a sus Hijos en el sumun de la concreción hacia la Experiencia Completa de Dios.

Me dejé abrazar, así, sin más… por la Vida. Y se iluminó mi Ser..

Comprendí.

Me sané.
Transcendí..

Yo no soy la que pretende forzar el movimiento del Amor…. Yo soy la que recibe el Abrazo de Amor del Supremo , su hermosa Creación, su Hija Amada, el Eterno Fruto de Su Amor…

Sígueme en Facebook

Lea:   Los 7 tipos de empatía que están aquí para cambiar el mundo

Isabel De La Fuente

conscienciaenacción
Isabel.consciencia@gmail.com

Menú de cierre

Join our list

Subscribe to our mailing list and get interesting stuff and updates to your email inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

Comparte con un amigo