A veces, las mejores personas llegan sin que las busques… – Soy Espiritual