image

La palabra “tratamiento’ se aplica generalmente a una oración que se pronuncia para lograr una curación u otro propósito específico , a diferencia de la oración en general , que en realidad es una visita a Dios.

Debe recordar que un tratamiento es una acción práctica , concreta, con un objetivo definido, y un principio y final también definidos. Es, en esencia, una operación quirúrgica del alma.

Al igual que una intervención quirúrgica, se debe ejecutar con limpieza y método, y bajo condiciones de esterilización.

Supongamos que usted decide curar cierta dificultad mediante la oración. Usted sabe que la dificultad , sea cual sea, debe ser el producto de algún pensamiento negativo o de algún grupo de pensamientos negativos cargados de temor y localización en el subconsciente , y que si usted es capaz de borrar esos pensamientos, conseguirá la curación que desea.

Usted, por lo tanto, se vuelve a Dios, recuerda Su Bondad, Su poder ilimitado, y Su preocupación por usted. A medida que trabaja, el miedo se disuelve y el recuerdo de esas verdades también corrige creencias erróneas.

Cuando se sienta satisfecho, o cuando al menos sienta que ya no puede hacer más por el momento, dé gracias a Dios por la curación que usted cree que sobrevendrá y luego aparte por completo su pensamiento del asunto hasta que se sienta impulsado, tras un cierto período de tiempo, a repetir el tratamiento.

Mientras aplica el tratamiento, niéguese terminantemente a conceder cualquier poder a la dificultad , o admitir por un instante que la curación no se producirá . En esto consiste la esterilización o asepsia quirúrgica.

Sígueme en Facebook

La oración general es como la comida, aire fresco y el ejercicio que nos mantienen sanos aunque los disfrutemos por el mero placer que producen. Un tratamiento es una operación.

Lea:   Reza esta oración a los Arcángeles por protección y sanación

“Mandó Su palabra, y los sanó”. Salmos 107:20

Emmet Fox

Menú de cierre

Comparte con un amigo