2018 es el año de los milagros inesperados que intentan tomar forma

Los milagros inesperados abundarán en formas y foros inimaginables a medida que la Tierra entra en este nuevo ciclo de aprender y amar simultáneamente. La Tierra sabe en lo más íntimo de su corazón, así como todo ser humano, que todo está en orden divino, sin importar cuánto chapotee uno en su drama. La bondad, al igual que la divinidad, se están convirtiendo en un producto inalcanzable que solo se halla en el estante superior y no está disponible para la gente común. Toda la Humanidad tiene el poder de los milagros dentro de su corazón. Como especie, es solo de ellos, es un regalo de despedida del Creador. Ninguna otra especie en el universo posee lo que contiene el corazón de la humanidad. El manantial interno de la humanidad ha sido drenado en los últimos años, dejando a la gente sedienta por la aparición de algunos milagros dispersos.

Los milagros inesperados no se adaptarán a la plataforma conocida de los milagros de antaño. Estos milagros serán caballos salvajes de algún tipo; Mustangs fuertes de propósito que buscan nuevos lugares para pastar. Un milagro puede cambiar la forma, el propósito y la misión en un instante fugaz. Un milagro puede tomar la forma de alguien, o una sanación instantánea. Un milagro que ya no se queda en los parámetros creados por el Universo y exige más de sí mismo, mientras busca dejar atrás algo de su poder leve e inexplicado en cada devastación sin esperanza. El amor es un valor viviente no imbuido sobre todas las especies. Como un fuego, necesita madera para encenderlo y cuidado constante. La vibración del amor, como toda vida, desea expandirse y no permanecer estancada o atascada o insulsa por naturaleza. Ella, como todas las creaciones de Dios, busca convertirse en más para amar más y ser más para experimentar más.

Lea:   Cómo encontrar la paz si la perdiste

Al igual que alguien en un aeropuerto muy concurrido, la humanidad ha alterado su plan de vuelo, cambiando los patrones de aterrizaje, causando demoras en el tiempo. La humanidad desea fervientemente que la vida sea pura y simple como la miel, pero los deseos son colmados por leyes naturales y cósmicas que siempre firman con tinta invisible. Las propias expectativas revelan muchas debajo de capas grabadas bajo la superficie de las cosas que vendrán. Toda la humanidad usa una disposición de cifras diferente. Al igual que una codificación clave, le permite ingresar a numerosos niveles de luz. Esa encriptación clave se necesita para que la humanidad tenga éxito lejos de su destructiva naturaleza animal. El instinto animal es parte del dominio humano; en todas las etapas de desarrollo, a los seres humanos se les dio una pizca animal para su preservación. Los animales resguardan su capacidad de sobrevivir, de adaptarse. Ese adoctrinamiento específico ha seguido su curso y es una programación antigua.

2018 es el año de los milagros inesperados que intentan tomar forma
2018 es el año de los milagros inesperados que intentan tomar forma

El saborear con la boca y los sentidos de su humanidad se disfrazarán con capas de invisibilidad a medida que afloren nuevas características. A veces probarán y olerán el pasado. Como un animal amalgamado con un ser humano, la naturaleza llega al punto de aceptar el aspecto animal sin miedo y con reverencia. Porque la Humanidad apenas ha probado un pequeño bocado de lo que es sobrevivir en lo agreste, en lo imprevisto y en lo incontrolable.

Las corrientes del tiempo elevan a la humanidad dentro y fuera de los desechos emocionales pasados, presentes y futuros que se presentan como un pavo real en época de apareamiento. Los lapsos de tiempo ocurren dentro y fuera del orden cronológico, moviendo al ser humano biológico dentro y fuera de los acontecimientos actuales como un bebé al que se bautiza una y otra vez. Dentro de estas palabras, como en los cuartetos de antaño, están escondidas y expuestas las pistas de los próximos eventos superables.

Sígueme en Facebook

Lea:   Señales de que eres un trabajador de la luz

En 2018, la Tierra entrará en una nueva curvatura de tiempo. Esta curvatura es de naturaleza fluida e incorpora todas las dimensiones, todas las vidas pasadas, todas las vidas futuras y todas las vidas en el medio. Les pide cimentar el amor que mora en su corazón como un mástil galáctico que se agita a través de todos los extremos del clima celestial. La Matrix revela lo que no es de naturaleza holográfica. Como una superposición en la que uno dibuja una imagen del futuro, estas energías se delinean en las geometrías de la necesidad y la precisión matemática.

Comparte 2018 es el año de los milagros inesperados que intentan tomar forma

Menú de cierre

Comparte con un amigo