Monclova, Coahuila. Madre Testigo de Jehová deja morir a su hijo al negarle una transfusión de sangre en un Hospital del Seguro Social.

El pequeño de 10 meses resultó lesionado en una volcadura el jueves pasado en la Avenida Montessori y fue llevado a la Clínica 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social, en el municipio de Monclova, en Coahuila. Allí, su madre se negó por cuestiones religiosas a que su bebé recibiera sangre de otra persona, afirmó profesar la fe de los Testigos de Jehová.

Aunque personal del IMSS se comunicó a la Procuraduría de los Niños, Niñas y la Familia (PRONNIF), defensora de los menores para que intercediera y otorgara una orden para realizar la transfusión, ésta nunca llegó. La Delegada de PRONNIF, Cecilia Ramos, argumentó que el personal médico no hizo el oficio adecuado y sólo realizó una llamada telefónica.

Dios manda no comer sangre ni recibir transfusión

transfusion sangre

Razones de fe

Los Testigos de Jehová tienen la convicción de que “para Dios, la sangre representa la vida” (Levítico 17, 14); pues deben cuidarse de no obtener sangre, “sólo cuídate de no comer la sangre, porque la sangre es la vida, y no comerás la vida con la carne”, (Deuteronomio 12, 23).

Por estos y otras razones bíblicas (Génesis 9,4; Hechos 15, 28-29) es que los Testigos los fervorosos se abstienen de la sangre por respeto a Dios, quien le otorgó la vida.

Por su parte, el párroco José López Sandoval de Monclova, parte de la Iglesia Católica, opinó sobre el caso: “Respeto las creencias pero no estamos de acuerdo. Dios es el creador y nuestra vida le pertenece, nosotros tenemos la tarea de conservarla y si uno de los medios es compartir la sangre, así debe ser”, externó.

Escrito por: Diego Velázquez R.

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend