Ejercicios diarios para el cultivo del alma

Cuando Cristo visitó a Marta y María, la primera estaba preocupada mucho más de los preparativos de sus comodidades materiales que en atender a los asuntos espirituales que Él enseñaba; de aquí el reproche de que ella atendía a muchas cosas de menor importancia en vez de la única necesaria”. Es indudable que ha de
considerarse positivamente malo el descuidar el cumplimiento de los deberes propios de llenar las obligaciones que se nos presenten en nuestra vida cotidiana. Pero muchos de nosotros cometemos la gran equivocación de reputar como primordiales nuestra tarea y nuestros deberes de la vida material, pensando que la parte espiritual de nuestro desarrollo puede aguardar hasta un tiempo propicio en que no tengamos otra cosa que hacer. Un número cada día mayor de individuos admite que debería prestar mucha más atención a los asuntos espirituales, pero encuentra siempre una excusa para no empezar enseguida, inmediatamente. “Mis asuntos requieren toda mi atención” dirá alguno. “Tengo los momentos tan contados y mi negocio es tan exigente, que para mantener la casa a flote debo trabajar desde las primeras horas de la mañana hasta muy tarde por la noche. Pero así que los tiempos mejoren me preocuparé de estos otros asuntos y les prestaré más atención.” Otros pretextan el que determinados parientes están a su cargo y que una vez que quede libre de estas obligaciones para con sus familiares estarán en disposición de consagrar su
tiempo al desarrollo del alma.

Es indudable que en muchos casos y hasta cierto punto, estas excusas son legitimas, y que los que las presentan están sacrificándose real y verdaderamente por algún otro. Acude a mi memoria el caso de una probacionista que, llena de congoja, escribía una vez que sus dos niñitos requerían su atención, especialmente cuando ella debería realizar sus ejercicios matutino y vespertino. Deseaba ardientemente avanzar en el camino de la vida superior, pero el cuidado de sus hijos parecía un obstáculo y preguntó que debía hacer. Cuidar de sus hijos, naturalmente, fue lo que yo le contesté. El sacrificio que representaba descuidar su propio progreso por la seguridad y el cuidado de sus hijos, la proporcionaría indirectamente un desarrollo del alma mil veces mayor que si hubiera desatendido a sus hijos por su propio y egoísta interés.

Lea:   Medité todos los días durante un mes y esto es lo que pasó

Pero por otra parte existen muchos que carecen del vigor mental necesario para este esfuerzo sostenido. Por muy agotadoras que sean las condiciones del negocio de cada uno, es siempre posible dedicar un pequeño lapso de tiempo cada día, mañana y noche, al alcance de la espiritualidad. Es una práctica extraordinariamente buena la de concentrar nuestra mente en un ideal durante el tiempo empleado en ir de casa al despacho en tranvías o coches. El mismo hecho de que exista tanto ruido y confusión, lo que hace más dificultoso el esfuerzo, es en sí mismo una ayuda; puesto que el que llega a dirigir su pensamiento hacia un solo punto bajo tales circunstancias, no encontrará dificultad alguna en obtener iguales o mejores resultados en condiciones más favorables. El tiempo así empleado resultará mucho más provechoso que si se utiliza en leer un periódico o una revista que llamará nuestra atención hacia condiciones que quizás estén muy lejos de ser elevadas.

cultivo del alma

La mente de la mayoría es como un colador o un tamiz. Los pensamientos se filtran a través de sus cerebros lo mismo que el agua a través del colador. Estos pensamientos son buenos, malos o indiferentes, estos últimos en gran mayoría. La imaginación no retiene ninguno de ellos suficientemente para poder conocer su naturaleza, y sin embargo alimentamos la idea de que no podemos impedir que nuestros pensamientos sean como son. A causa de este error muchos individuos han tomado la costumbre de pensar con toda negligencia, lo que les vuelve incapaces de concentrarse en un sujeto determinado, hasta no estar bien dominado. Puede ser algo difícil de lograr, pero cuando se ha conseguido el control del pensamiento, aquel que lo haya logrado tiene ciertamente en su mano la llave maestra del éxito en cualquier camino que emprenda.
Por consiguiente y en relación con estas series de lecciones que, está recibiendo: EI efecto oculto de las emociones, yo le estimularía a reflexionar seriamente sobre estos puntos y a elegir algunos momentos de cada día para dedicarlos al decidido propósito de conseguir el control de su pensamiento. Existen muchas valiosas instrucciones y métodos dados por varios autores, pero por mi parte consideraré este asunto terminado, procurando ofrecer algunas ideas para fijar en general el pensamiento. Esto no deja de ser difícil, porque todo depende del temperamento del estudiante. La instrucción debe ser, realmente, individual más bien que colectiva, para lograr los mejores resultados.

Sígueme en Facebook

Lea:   Meditación de Luna Llena 27 julio 2018 por AGARTAM

MAX HEINDEL

Menú de cierre

Comparte con un amigo